Bajo el terror

Publicado el 3 de Septiembre de 2004

Todos habréis escuchado la noticia (que no tiene mucho que ver con internet, o tal vez sí) de los secuestradores de más de un centenar de niños en la ciudad de Beslan, en Osetia del Norte (una república Rusa que yo personalmente no sabía que existía).

En estos días que hemos denunciado a varias páginas de pederastia se nos hiela la sangre al ver cómo unos seres deciden libremente el amenazar a niños ante el estupor de la comunidad internacional, pero no es la primera vez que ocurre ni por desgracia será la última.

Poneos por un momento en el lugar de los padres de esos chiquillos.

Pero existe una falsa sensación de disculpa que todos albergamos en nuestro fuero interno un sentimiento de justificación del estilo, la vida, la situación, la guerra, la opresión les ha obligado a ello…. ¿?

Pues ya no estoy de acuerdo.

No soy muy amigo de religiones ni nada que se le parezca, pero reconozco que algunas tienen ideas buena que clarifican bastante bien lo que tanto nos confunde a veces. En concreto hay un dicho budista que me impactó bastante cuando lo leí: “Nosotros somos culpables del mal que hacemos, el mal que hacemos no es obra de nuestro padre o de nuestro hermano, es obra nuestra y por lo tanto somos nosotros los que tenemos que pagar por ello”. En pocas palabras, todo ser humano tiene la responsabilidad última de sus actos, y no valen escusas.

Pero eso me lleva a otras reflexiones. ¿Y nuestra propia culpa, nuestro propio mal? Europa ha hecho mucho daño, nosotros mismos ¿cuántas veces nos hemos callado ante una injusticia? ¿cuántas veces no defendemos aquello en lo que creemos?

Demasiadas.

Al final lo que vemos ante el silencio de nuestra cobardía es que tenemos que alzar la voz y decir que no a ese mal, al nuestro y al ajeno.

En realidad nadie tiene derecho a quitar la vida de nadie (porque la vida es de cada uno y… ¿qué derechos humanos puede haber sin humanos?). Nadie puede escusarse en el dolor recibido para justificar el dolor que inflije. Tanto eufemismo me enferma y enferma a la humanidad. Como dijo aquel “El que mata a un hombre, no defiende una idea, ante todo mata a un hombre”.

No sé, no existe más fórmula que la de saber que los que no deseamos este horror somos más, muchos más que los que si lo hacen. Creo que tenemos que hacer ver a terroristas y gobernantes que decimos que no a la violencia, cualquiera que sea, ejercida por cualquiera. No al muro de Israel, no a la política terrorista de George Bush, no a la criminal venganza de los Nepalís contra los musulmanes, no a los terroristas Chechenos, a los integristas de Hammas, a los hijo de la gran ramera de babilonia etarras, no al secuestro de nadie en Irak, no la estúpida ley del velo de Francia, no a la criminalización de internet, etc…

Por eso decimos que internet es importante, porque podemos lograr que la gente sepa que no está sola en esta lucha, y por eso yo me levanto y digo no a la violencia.

Fuerza y honor a todos.

Texto bajo licencia Creative Commons.

Bajo el terror

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s