El Jueves contra la SGAE


La revista el Jueves, que sale los miércoles de este último 19 de Julio de 2006, la número 1520 ha tomado como tema principal algo que preocupa a la ciudadanía entera, el afan recaudatorio de la SGAE que se ha convertido, tras convencer al gobierno de que tiene la razón absoluta, en la institución privada con mayor poder económico y casi mediático de la nación.

Ahora, en un alarde de inteligencia y buen hacer, han logrado cargar a la sociedad entera con un impuesto privado para compensar la falta de previsión y el problema provocado exclusivamente por una industria, la del entretenimiento, incapaz de adaptarse a la realidad de Internet y el mundo digital. El problema es suyo. No nuestro… peeeeero nos lo trasladan a nosotros.

Como en realidad es más gratificante vivir de la sopa boba, han elevado esta capacidad a un auténtico arte. ¡Hay que reconocerlo! Tienen genio e inventiva, si no me creen miren lo que hacen: Provocan un problema, no reaccionan, no hacen nada por solucionarlo, nos insultan, intentan engañarnos diciendo que el problema lo hemos provocado nosotros a sabiendas de que no es así y al final consiguen que les paguen con nuestro dinero por todo ello. ¿Genial verdad? Lo malo es que nos querrían ver a todos tras las rejas por el hecho de compartir canciones. Bueno, es muy posible que al final lo consigan ¿no lo consiguen todo? Bueno, caer bien no… eso sí que no lo consiguen ni por casualidad…

Bueno, la cosa es que el Jueves ha dicho un par de cositas claras a la todopoderosa SGAE ¿y qué hace ésta que siempre se siente tan ultrajada? Nada… No se atreven con ellos, no les denuncian cuando seguramente podrían hacerlo, sólo se meten con los pequeños que lo tienen chungo defenderse (¿cómo se le llama a eso?). Por suerte el Jueves es todavía más valiente que muchos de aquellos que son objetos de críticas. Y la SGAE, con todo lo valiente que se dice ser defendiendo a sus artistas (y a sus soberanos EDITORES) demuestra la convicción de sus ideas, su gran valentía escondiéndose farfullando por lo bajo.

En fin, siempre digo lo mismo, no hace falta insultar, los que se creen tan valientes demuestran en situaciones así qué son en realidad.

Un aplauso a la SGAE y sus acólitos acamienses por demostrarnos a todos sin lugar a dudas… de qué pasta están hechos en realidad.

Fuente original: blog de oneras

El Jueves contra la SGAE