Homeless Bones, un ejercicio de coherencia

Hacía mucho tiempo que no conseguía un CD nuevo y original. Esta vez ha sido un regalo de mi gran amigo Eme Navarro, sin duda una de las mejores personas que he conocido en mi queridad Internet.

Y es que cuando escuchamos a tantos pretendidos artistas quejarse de la piratería (bajo mandato de sus queridos editores la mayor parte de las veces) resulta un auténtico soplo de brisa fresca escuchar la música de unos artistas coherentes con la realidad de Internet y los medios digitales. The Homeless Bones son ejemplo de lucha, convicción y apuesta por el futuro.

Además nos sentimos increiblemente honrados de figurar entre los agradecimientos del CD. No estamos seguros de merecerlo, pero nos ha alegrado mucho leernos en el CD porque creemos que realmente este CD puede pasar a la historia de la lucha de los artistas por liberarse de unos modelos de negocio obsoletos.

Además de ser un CD de excelente calidad, es coherente con lo que Eme Navarro ha defendido siempre. Creo que queda demostrado que los que luchamos por defender un cambio de modelo de negocio, aquellos que creemos en la cultura libre y la necesidad de que el derecho de acceso a ésta debería ser una prioridad de los gobiernos, no estamos contra los artistas, sino contra las actitudes prepotentes de una industria y una clase política ajena a la realidad. Por desgracia son los políticos, nuestros representantes, los que nos han dado la espalda y el acceso a la cultura ha sido definitivamente prostituido. Y seremos los ciudadanos los que lucharemos contra las políticas fascistas que se imponen para evitar dicho acceso.

El disco de The Homeless puede ser descargado gratuitamente desde aquí.

Con hechos se demuestra de qué pasta está hecha cada persona. Y The Homeless Bones están hechos de la mejor pasta posible, la de las personas honradas y trabajadoras… Muchos no pueden siquiera soñar con ser así.

Homeless Bones, un ejercicio de coherencia

Todo lo que la industria del entretenimiento teme

No dejamos de escuchar a la industria del
entretenimiento sobre los peligros de la piratería. Es sorprendente que
a estas horas todavía sigan pensando que van a poder seguir engañando a
la ciudadanía por siempre y están agotando sus cartuchos, y ya son sus
últimos cartuchos. Existe un precario equilibrio entre lo que la gente
quiere y hace y lo que está dispuesta a soportar.

La industria del entretenimiento sigue pensando que compartir es
algo malo, pero es que sencillamente no lo es. Si no han sido lo
suficientemente previsores, el hecho de que se pueda copiar un programa
de streaming o que la gente pueda compartir sus memorias de teléfonos
no debería más que ser una muestra más de su propia incompetencia que
se acrecenta a leer que siguen pensando que eso es “malo”.

Una vez más nos insultan a la cara, pero no vamos a tolerarlo por
más tiempo. Si quieren solucionar “su” problema que lo hagan de la
única manera. No editen nada en digital, no usen CDs, no usen DVDs,
pasense a vinilo y cierren ya de una vez los cines. No hagan más
películas si no quieren que estas surfeen la red de redes.

¿No querían cosas digitales? ¿Pensaban que ibamos a quedarnos
sentados como seres egoistas y corruptos sin compartir, sin obtener a
muy bajo precio nuestras copias?

Compartir no es ilegal salvo en las mentes más abyectas del
universo. Aquellos que un alarde de necedad son los que odian todo lo
bueno que Internet puede traer.

Todo lo que la industria del entretenimiento teme