La industria del entretenimiento quiere controlarnos

Publicado el 6 de Diciembre de 2005

La industria del entretenimiento quiere, como siempre ha querido controlarnos, eliminar cualquier rastro de privacidad con el fin último de decidir qué y cómo tenemos que pensar. Al fin y al cabo para ellos apenas somos algo más que una cartera repleta de dinero que tiene que pasar a sus manos.


Leed la carta del lobby que ha ex¡gido esta intromisión en nuestra privacidad.

Pero entonces entramos los Internautas y la gente que en general sabe leer y no se cree todo lo que le dicen y escribimos a los políticos que al fin de cuentas, cobran un sueldo que nosotros pagamos.

Pego lo que me mandan:

Carta a los eurodiputados

Las discográficas han solicitado al Parlamento Europeo poder usar en su particular lucha contra la «piratería» los datos de comunicaciones que se almacenarán en períodos de entre seis meses y un año, según la medida antiterrorista propuesta por el Comité de Libertades Civiles. Lo han hecho enviando cartas a todos los europarlamentarios.

CMBA, como ha denunciado la organización de defensa de derechos del consumidor digital ORG, ejerce un activo lobby que pretende aprovechar a beneficio de las discográficas la preocupante situación del terrorismo internacional. Es por tanto fundamental que los ciudadanos hagamos llegar a nuestros eurodiputados la alarma justificada por el ataque a nuestras libertades y nuestra privacidad que pretenden las discográficas, y la indignación ante quienes de forma tan descarada pretenden aprovechar económicamente una lacra que desgraciadamente está siendo pagada con las vidas de súbditos europeos.

Envíe el texto de la carta por correo electrónico o por correo postal. Puede encontrar las direcciones de los diputados españoles en la tabla adjunta a este documento.

SEÑOR/A
(Poner aquí nombre y apellidos)
EURODIPUTADO/A. BRUSELAS.

Estimado/a señor/a (Poner aquí nombre)

Los ciudadanos vemos con preocupación en los últimos tiempos que en la Eurocámara nuestros representantes aprueban medidas de seguridad en relación con las amenazas terroristas internacionales, que pueden afectar nuestra libertad como ciudadanos puesto que instrumentan la posibilidad de un ejercicio de control policial invasivo para con nuestra privacidad a nada que exista una mínima extralimitación. Y son normas que parecen allanar el camino para que ello suceda, en tanto que el legislativo nos parece que ha decidido trabajar sobre una filosofía abandonada del espíritu garante que para el derecho y las libertades debe ser el norte de toda acción gubernativa en democracia; todo ello, entendemos, en nombre de nuestra seguridad.

Asistimos con preocupación ante las posibilidades que ustedes están abriendo para que en una sociedad enormemente variada y gestionada desde instancias regionales de toda diversidad a lo largo del territorio continental, nuestra privacidad se pueda llegar a ver amenazada y nuestra libertad pueda padecer retrocesos muy significativos; nuestra libertad es un bien precioso.

Parece como si fuera para ilustrar la amenaza que nos preocupa, recientemente conocemos por los medios de comunicación que reciben ustedes propuestas desde algunas grandes corporaciones para obtener de ello un provecho económico de interés privativo: nos cuentan en prensa que las grandes discográficas desean utilizar a beneficio propio los datos de nuestras comunicaciones almacenados, según norma aprobada por el Comité de Libertades Civiles para luchar contra el terrorismo, y que así lo han solicitado a todos ustedes en cartas dirigidas a cada europarlamentario. No deben permitirselo bajo ningún concepto. Porque entonces, no quedaría sombra de duda sobre el enorme ataque a las libertades de los ciudadanos europeos, si ustedes permiten al gran capital entrometerse en nuestras vidas privadas; ¿qué argumento les quedará para defender que la medida se adopta por nuestra seguridad? Ninguno. ¿Qué confianza de los ciudadanos merecerán si acceden?

Como ciudadano representado, tanto por el derecho que me asiste a hacerles una solicitud, como el que se lo permite a las empresas privadas, quiero hacerle llegar mi humilde exigencia para que reflexionen sobre las inquietudes mostradas en esta carta. La legitimidad con la que he planteado los problemas inherentes a las propuestas privadas de abusar de la desgraciada situación internacional pagada con algunas de nuestras muy queridas vidas, con fin de acceder a datos sensibles para beneficio personal, está amparada por la escasez de réditos politico-económicos que el firmante obtendría.

Espero, le ruego, acepte la invitación a zanjar sin “medias tintas”, con contundencia y definitivamente la presión que están ejerciendo sobre nuestros dirigentes y tranquilicen a la sociedad, asegurando que solo se tendrá acceso y se podrá utilizar dicha información en casos concretos de terrorismo.

Atentamente,

(firma, firmado y DNI)

SIR/LADY
(to Put here name and surname)
EURODEPUTY. BRUSSELS.
(Insert full name here)
MEMBER OF THE EUROPEAN PARLIAMENT

Dear Sir/Lady,

As a citizen, I am concerned to see that our representatives in the European Parliament are passing security measures relating to international terrorism that could affect our freedom, by providing instruments for police control that invade our privacy under minimum suspicion. They also seem to be regulations that are paving the way for this to occur and our legislators appear to be determined to adopt a philosophy that forsakes the guarantees that are the cornerstone of our fundamental and democratic rights, all of which we are being told are in the interests of our security.

We are perturbed by the possibilities you are creating for our privacy to be threatened and our freedom significantly jeopardised, in a diverse society that is managed by a wide range of regional governments throughout Europe. Freedom is an extremely valuable asset.

A perfect illustration is the recent news in the media of the proposals you have received from large corporations intent on making a profit for private interests: the press reveals that large record companies are endeavouring to use the data from our recorded communications for their own benefit, according to the provisions approved by the Anti-Terrorism Civil Rights Committee, and that they have requested the authority to do so in a letter to each Member of the European Parliament. You must not grant such authority in any way, as it would undoubtedly result in a direct attack on the rights of European citizens. If you allow corporate powers to intrude in our private lives, how can you defend the argument that it was done to protect us? How can we trust you if you allow this to happen?

As a represented citizen, I have a right to make a request, just as private companies do, and therefore humbly urge you to consider the concerns expressed in this letter. The legitimacy of the problems posed by private proposals to abuse the unfortunate international situation brought about by a tragic loss of human life in order to gain access to private information for personal profit is supported by the fact that the undersigned would receive no political-financial gain whatsoever.

I trust and implore you to accept my invitation to firmly and conclusively oppose the pressure being placed on our leaders, in order to assure our society that the information may only be used in specific cases of terrorism.

Yours Sincerely,

(Signature and Identity Nº)

Lista de las direcciones de los eurodiputados

La industria del entretenimiento quiere controlarnos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s