El capitán copyright ha muerto

El capitán copyright ha muerto. No se han vertido demasiadas lágrimas, todo hay que decirlo.

Descanse en paz.

Lo cierto es que ya nos lo esperábamos… no era cosa extraña. Lo que no sabemos es si como algunos villan… digooo, superhéroes de los comics de verdad igual este individuo le da por resucitar. Lo que es seguro es que la acojida por parte de los ciudadanos no pudo ser peor. No es extraño, pues cuando un pretendido superhéroe lo que hace es calificar de criminales a los que compartimos cultura, pues mal camino lleva… Seguramente se ha pasado al lado oscuro.

La realidad del entorno digital se impone, las licencias libres, las redes de pares, los nuevos modelos de negocio incipientes, la percepción de la realidad más coherente de la ciudadanía que la visión cerrada y obtusa de la industria… da como resultado que ni los mismos defensores del copyright a ultranza se sientas cómodos defendiendo su anacrónica postura.

Esperemos que la muerte del capitán copyright simbolice el cambio necesario que la industria del entretenimiento tiene que tomar en esta nueva era.

Y para celebrarlo, nada como una imagen de nuestro amigo Mermadon. Muy significativa. El copyright tropieza consigo mismo, se ciega y muere bajo las ruedas de la cultura libre.

Lo dicho, descanse en paz. Y que no vuelva de entre los muertos.

El capitán copyright ha muerto