10 Problemas del cine español

Hace varios años se abrió el debate ante la crisis de la industria fonográfica y se crearon básicamente dos grupos: por un lado los que se lamentaban de su suerte ante la llegada de Internet y los que hicieron negocio con ésta. Los que hicieron negocio, por cierto, fueron los del segundo grupo, como era de esperar. Los otros se tuvieron, y de hecho muchos están en proceso, que adaptarse, si bien mal y tarde.

Con el aumento de la capacidad de la banda ancha en los hogares de todo el mundo el debate ha llegado, como era de esperar, al mundo del cine que tiene unas ventanas de explotación muy distintas de la música.

Igualmente se han generado dos grandes grupos, los que se lamentan y optan por hacer lobby y proponer leyes injustas e ineficientes, y los que prefieren buscar modelos de negocio y oportunidades para generar valor y de paso, dinero.

¿Se pueden imaginar quiénes serán los que tendrán éxito?

Mucho se habla sobre los problemas del cine y si bien es cierto que existen problemas, muchas veces fallamos en los análisis del origen de éstos. Voy a reflexionar sobre algunos de estos problemas relacionados principalmente con el cine en España. Concedo que no me considero experto y me baso principalmente en multitud de artículos combinadas con mis propias reflexiones en relación con mi conocimiento de modelos de negocio principalmente en USA. Propongo 10 porque es un número que gusta mucho, a modo de decálogo, pero son una pequeña muestra que se puede ir ampliando:

1,- La competencia USA. Creo que el problema principal es la competencia con la que toca lidiar, los USA, una gran máquina de crear películas, buenas o malas de tal manera que la gente verá éstas ante que las españolas y sobre todo porque la última tendencia en España es tratar de imitar este mismo modelo con dispares resultados, pero principalmente malos. Es cierto que hay que cambiar y adaptarse, pero eso implica adaptar y cambiar la propia identidad del cine, no imitar una forma de hacer cine sólo apta para los grandes estudios. En este punto quiero señalar que contrariamente a lo que mucha gente piensa, el cine español no es todo malo, lo hay y muy bueno, el problema es que se asocia a aquel que más se promociona desde las instituciones, el malo y el peor.

2,- La competencia en Internet. Pero no me refiero al hecho de que la gente comparta contenidos en Internet. Creo que ese es el menor de sus problemas, aunque algunos no lo vean así. Es más, el hecho de que en Internet no se compartan mucho las películas españolas es un claro síntoma de que existen problemas muy preocupantes. Si los espectadores no consumen ciertas películas ni gratis ¿acaso podemos esperar que paguen por ello? Bueno, aquí me refiero en realidad a que la gente, sobre todo la joven, consume cada vez más otros contenidos que hay en la Red, ya sea en páginas de vídeos de usuarios, blogs, agregadores de noticias, redes sociales, etc. En definitiva, cada vez existe una mayor oferta de contenidos por cuyo acceso no se exige entrada, sino información de uso, y que devoran los segundos hasta que se convierten en horas que no se dedican a otros contenidos. Este es un problema común a todo el mundo del cine. Hay más contenidos, pequeños, cortos, fraccionados, y más o menos la misma capacidad de atención general. Destacar es un privilegio que no obtiene el cine español al no saber promocionarse de forma adaptada a la realidad digital.

3,- La crisis y el paro. Muchos dicen que la gente no gasta dinero en cine. Dejemos a un lado el tema de los precios de los DVDs, salas de cine y sistemas de copia y descarga de contenidos bajo pago casi inexistentes. Cuando en España nos vamos acercando a los cinco millones de parados hay que introducir este factor en la ecuación. No sólo que hay millones de personas que ven su futuro y el de sus familias en riesgo y aún así quieren entretenerse durante un rato (sin pagar), sino que existen más millones de personas con ingresos reducidos y preocupaciones crecientes que ven un futuro oscuro. Esperar que esta situación no afecte a las cajas de todos los modelos de negocio es de ilusos. Y cuando el modelo de negocio se enfrenta a la inmaterialidad de lo que se copia, es urgente reflexionar en un único sentido. El precio de la entrada no sólo tiene que bajar, en muchos casos, sobre todo en Internet, tiene que empezar a desaparecer en beneficio de otras opciones basadas en el valor añadido al contenido de calidad.

Seguir leyendo “10 Problemas del cine español”

10 Problemas del cine español