Millones y millones y una ecuación que falla

Millones de parados que podrían ofrecer bienes y servicios y millones de personas que necesitan bienes y servicios pero que no los reciben. Algo no me cuadra…

Y lo que no cuadra es, en efecto, el dinero.

Si ponemos al dinero por delante del intercambio de bienes y servicios porque creemos que sólo el valor de éste legitima tal intercambio, creamos un trueque en diferido, es decir, no usamos la moneda como apunte de valor, sino como objeto valioso en sí, como si fuera sal, o un metal especialmente interesante para hacer otras cosas y sacarlo del mercado de moneda. Ese objeto por si mismo carece de valor hoy en día, valor tangible que no sea que estamos coaccionados a usar por ley. El dinero debe ser la medida del intercambio de bienes y servicios, ergo tiene que venir después y no ante de la posibilidad de esos intercambios.

Si eliminamos al dinero equivocadamente diseñado de la ecuación, deja de afectarla y el intercambio puede darse sin más límite que la oferta y la demanda de esos bienes y servicios, no la oferta y demanda del medio de medida, el dinero; porque la divisa pasa a ser abundante de forma natural.

El dinero debe ser pues estable y pasivo.

Anuncios
Millones y millones y una ecuación que falla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s