Miedo al peor

Dice V que “el pueblo no debería temer a sus gobernantes, sino los gobernantes al pueblo“.

Cuando los ciudadanos tememos al gobierno actual o al gobierno futuro es que algo está muy mal. Francamente mal. Debemos hacer una reflexión profunda, tal vez idealista, pero no debemos seguir soportando ese temor.

Me encuentro con gente que ante #nolesvotes tiene miedo de que los que ganen elecciones sean peores que lo que ya tenemos. Otros tienen miedo de los pactos serviles que los partidos alternativos puedan formar. En definitiva, que no parece haber alternativa, no hay solución. El sistema está corrupto.

Yo percibo miedo. Miedo e impotencia.

Es normal tener miedo, pero no deberíamos tener miedo del gobierno actual o futuro. Deberíamos tener más miedo de nuestra inacción.

Creo que sí existe un problema grave, un problema que subyace en el pueblo que consiente ser manipulado a sabiendas. Sí creo que la democracia, tal y como está ahora, es una charada de mal gusto. La gente vota a un partido porque el otro es peor, o por costumbre, o a pesar de la corrupción, el engaño y la mentira. Parafraseando de nuevo a V, algunos son más responsables que otros, pero si queremos ver a los culpables no tenemos más que mirarnos en el espejo. Creo que es muy acertado.

No creo que podamos ver un cambio sustancial en el corto plazo. Creo que debemos aprender como niños a caminar, a ejercer esos derechos olvidados. Debemos aprender a hablar de nuevo, a movernos, a no golpearnos una y otra vez. Y el movimiento se demuestra andando, no quedándonos cínicamente quietos, esperando lo mejor, que el cielo no se caiga sobre nuestras cabezas. Y lo cierto es que se está cayendo.

El sistema es una pantomima porque hemos dejado que se convierta en eso y por eso mismo debemos usarlo para hacer una declaración, para enviar una señal, para realizar una comunicación. El gobierno y los políticos en la oposición debe tener miedo al pueblo, pero no al pueblo manipulable, sino al pueblo de los ciudadanos que se informan, detectan la mentira, saben que todo es una farsa y quieren recuperar su voz.

No todas las leyes son del gusto de todos, es cierto, pero la mentira, el abuso y la manipulación no es una ley; es una forma de gobernar y hacer política que no debemos consentir.

Y por eso no debemos tener miedo a las consecuencias. Cuando peor están las cosas, cuando identificamos un enemigo común es cuando más nos unimos, cuando mejor luchamos, cuando más posibilidades tenemos. Como siempre lucharemos contra las crecientes dificultades, pero si hemos logrado hacer llegarles un mensaje claro y conciso, cada vez lo tendrán más difícil el manipular y mentir. Pero lo que es seguro es que por la noche podremos dormir un poco mejor que aquellos que prefieren el miedo o no hacer absolutamente nada.

Es hora de hackear el sistema para luchar contra los piratas de la democracia.

Miedo al peor

Las cosas claras: esto no va de creadores, sino de intermediarios

Dejemos las cosas claras. La política del Ministerio de Cultura y las iniciativas tipo Ley Sinde-Biden no tienen poco que ver con los autores, artistas y creadores en general. En realidad lo que se hace es favorecer a una serie de intermediarios, principalmente distribuidores, los evidentes perjudicados ante la llegada de lo digital al hogar de muchos ciudadanos.

De lo que se trata es de intentar mantener una serie de modelos de negocio de oligopolios que controlaban la copia, promoción, publicación y distribución, en la era digital en la que cualquier persona puede copiar, distribuir, promocionar y publicar.

En pocas palabras, la tarta que se repartían unos pocos tiene ahora más porciones y toca a menos a cada uno. Los artistas aquí son moneda de cambio. Nuevos actores han entrado en el juego, otros deberían salir, reducirse, desaparecer o adaptarse.

Como los oligopolios no quieren ceder poder, prefieren mantener la ilusión de que pueden hacer negocio tal y como hacían veinte años atrás sin cambiar un ápice, incluso cuando ya no son necesarios, y por eso han de forzar leyes que den la ilusión a los inversores de que hay futuro en la venta de CDs y DVDs.

Pero lo cierto es que ya no hay sitio para todos. Mucho lo han entendido ya, pero otros pretenden seguir existiendo a pesar de todo sin añadir el más mínimo valor al trabajo que realizan.

Los creadores se merecen algo mejor, mucho mejor. Necesitan que alguien les ayude a acercarse a esa gente que copia, comparte y promociona su trabajo y obtener algún tipo de beneficio adicional directo o indirecto de dicha actividad. No necesitan a  unos intermediarios que les ocultan la verdad de sus intenciones y que mediante lobbys, presión y campañas ofensivas hacia los ciudadanos les alejan de sus fans, de sus coleccionistas y de su futuro como creadores y artistas.

La realidad es que todo ha cambiado para siempre y los creadores deben explorar otras posibilidades. Sus financiadores, promotores, publicistas, distribuidores, fans, coleccionistas e incondicionales están ahí fuera. Si no van ellos a buscarles, nadie lo va a hacer en su lugar.

Las cosas claras: esto no va de creadores, sino de intermediarios

Sobre argumentos contra #nolesvotes parte segunda

Tras el artículo en el que trataba de rebatir tres de los principales argumentos contra #nolesvotes me he encontrado con otros tres argumentos y/o falacias que también merecen atención. Seguro que habrá más en el futuro, pero ahora nos centramos en estos: – #nolesvotes promueve la abstención; a pesar de #nolesvotes la gente irá a votar:

Esta falacia surge de políticos y es posible leerlo en algunos blogs también. El caso es que #nolesvotes no promueve la abstención, sino precisamente que se vaya a votar, pero que no se vote al PP, al PSOE o a CiU que han demostrado un absoluto desprecio hacia la ciudadanía al legislar a sabiendas de que lo que estaban haciendo está mal. Se me ocurren tres razones para difundir esta falsedad:

a) Ignorancia: Dicen que lo mejor es achacar a la ignorancia lo que podría ser también achacable a la mala intención. Vamos a pensar que es ignorancia, cosa, por cierto, imperdonable en los políticos. Lo malo no es ser ignorante, sino persistir obcecadamente en la ignorancia. Hoy en día creo que cualquiera tiene los medios suficientes para saber lo que realmente es #Nolesvotes. Otra cosa es que no les guste, pero desde luego no es promover la abstención, más bien al contrario, animar a todos votar, contra el bipartidismo por motivos más que suficientes.

b) Mala intención: Puede, y sólo puede, que realmente los políticos hayan caído en la fea tentación de mentir; que sepan que realmente esto no va de abstención, y prefieran intoxicar a la opinión pública asociando #nolesvotes con un simple “no votes”; quitando el “les” de la frase (el “les” se refiere al PP, PSOE y CiU). Algunos dirán que jamás harían tal cosa como mentir y engañar a la sociedad. Por desgracia algunos sospechamos que es eso precisamente en lo que algunos partidos y políticos son especialmente expertos y  la propia Ley  Sinde-Biden lo evidencia.

c) Desprecio hacia los otros partidos políticos y los ciudadanos que los votan: O puede que algunos políticos y ciudadanos piensen que votar a otros partidos que no sean PP, PSOE, CiU y alguno que otro más es como no votar. Eso demuestra un profundo desprecio hacia la propia democracia, el proceso democrático, la libertad de decisión de las personas y, claro está, esos otros proyectos y partidos políticos.

Pero cuando un político articula este tipo de falacia debería dimitir, o por ignorante y por lo tanto incompetente, o por mentir, o por burlarse de la propia esencia de la democracia y por lo tanto no merecer formar parte de ésta.

– Los que promueven #nolesvotes buscan protagonismo:

Cuando alguien carece o tiene pocos argumentos contra una iniciativa suele caer en la tentación de usar la falacia ad honorem. Se critica al impulsor o impulsores de la idea sin realmente criticar la idea en si, esperando que de alguna manera ésta quede invalidada. Muchos usuarios se sienten identificados con #nolesvotes porque llevan pensando o fomentando tal conducta desde hace años por una gran cantidad de motivos. Lo que une a la gente es el consenso, que en el caso que nos ocupa tiene como ejemplo la ley Biden-Sinde, pero no tanto por la ley en si, sino por la burla que su tramitación y aprobación forzada por el Gobierno de los EEUU significa para los ciudadanos de España.

¿Quienes han promovido #nolesvotes realmente quieren protagonismo? ¿Acaso lo necesitan? Y ¿Acaso es importante o relevante que sea o no así? ¿Invalidaría la iniciativa la respuesta en uno u otro sentido?

Personalmente conozco en persona a algunos de los que han lanzado la iniciativa y honestamente, poco importa si nos caen bien o mal, lo importante es que esta iniciativa, pacífica y democrática, se perfila como un medio razonable para un fin justo, denunciar que muchos partidos han dejado de trabajar hace tiempo para los que les pagamos el sueldo y prefieren trabajar para los intereses de unos pocos lobbys en detrimento de nuestras libertades y garantías legales.

– Las elecciones del 22 de Mayo son municipales y autonómicas, no generales:

¿Qué ocurre si en algún municipio el buen candidato es de uno de esos tres partidos y cualquiera de los otros candidatos es peor opción? ¿Votamos al que sabemos que lo va a hacer mal? ¿Apartamos al que lo ha hecho bien por el municipio porque el partido se ha burlado de los ciudadanos? Sin duda es difícil y de nuevo debemos recordar que nada es blanco o negro, sino matices de gris.

En realidad #Nolesvotes se inicia ahora, porque es el momento del consenso, pero creo que las próximas elecciones son un ensayo. Las próximas elecciones son un buen terreno de entrenamiento. Claro que muchos alcaldes y concejales nada saben o directamente están, como sería razonable, en contra de lo que su partido ha votado en Madrid; pero esto debería invitarnos a la reflexión: ¿Deberían esos candidatos abandonar el partido y presentarse por otro o por libre? ¿Sería posible hacer tal cosa? ¿Deberían declarar qué piensan realmente de las tácticas del partido bajo cuyas siglas se presentan? Si todos callan ante el abuso evidente ¿no son de alguna manera cómplices? ¿Qué tal si les preguntamos a los candidatos de esos partidos qué piensan de la charada alrededor de la Ley Biden-Sinde, los métodos empleados para aprobarla y decidimos así si vale la pena votarles?

No tengo una respuesta clara. Creo que hay casos y casos. Ciertamente me cuesta imaginar un municipio en mi entorno que no tenga más opción que votar a un candidato de esos partidos que se han burlado de la democracia, los jueces, la constitución y los ciudadanos, pero concedo que puede haberlos. ¿Debemos castigar a justos por pecadores? ¿Debemos hacer lo mismo que la Ley Biden-Sinde representa con la salvedad de que somos ciudadanos y por desgracia tenemos que defendernos de los políticos? Es una cuestión complicada de difícil respuesta. Lo dejo abierto a que la gente opine.

En cualquier caso como no somos los ciudadanos los que hemos empezado esta guerra, si bien seremos los que la terminemos, creo que es importante usar el 22 de Mayo como campo de experimentación. Ver qué funciona, que no, y en 2012 demostrar que hay ciudadanos capaces de hacer lo correcto, que es no votar a PP, PSOE y CiU. Más información en http://www.nolesvotes.com y en #nolesvotes Safe Creative #1102218547670

Sobre argumentos contra #nolesvotes parte segunda

La nueva imagen corporativa del Ministerio de “Cultura”

El Ministerio de Cultura* ha desvelado su nueva imagen corporativa, así como algunas de las instalaciones que verán muchos ciudadanos gracias a las siguientes propuestas que Coaliciones de lo que sea harán tras la aprobación de la Ley Biden-Sinde:

copyrightThroughFaith

Ya es hora de dejarse las medias tintas. Hay que empezar a actuar pero de verdad. El que copie y dejen que le copien contenidos tiene que acabar en la cárcel por decisión de la SS (Sección Segunda) del Ministerio de la Verdad de Cultura*.

Las nuevas dependencias de los defensores del copyright desde donde podrán controlar a los ciudadanos justamente capturados por copiar**.

Copyright enforcers office

——-

Los que presuntamente compartan ficheros o enlacen acabarán en celdas como ésta. Están pensadas para ser compartidas por entre treinta a cuarenta reclusos. Así aprenderán.

The future of filesharers II

——

Tanto que le gusta a la gente ver cosas sin pagar, aquí vivirán a costa el estado, pero bien controlados y con la ropa estándar igual para todos:

The future of filesharers I

——-

*Ministerio al servicio de algunos lobbys de presión de intermediarios de la industria del entretenimiento.

**Copiar contenidos, sea copia privada o no. Eso es lo de menos.

La nueva imagen corporativa del Ministerio de “Cultura”

Gracias por la Ley Sinde-Biden y Torres Mora del PSOE

Ayer, en uno de mis frecuentes arrebatos escribí a los diputados del congreso que iban a votar a favor de la propuesta del gobierno de EEUU en lo que considero una burla a nuestro estado de derecho.

Voy a transcribir aquí los correos intercambiados con el único diputado que se dignó en responderme, José Andrés  Torres Mora, lo cual le honra y por eso públicamente se lo agradezco. Igualmente quiero decir que tal vez me precipité al decir que “se habían quitado las máscaras”, así que pido disculpas a la totalidad de éstos. No sé si realmente la han apoyado a sabiendas de lo mal que lo estaban haciendo o de forma ignorante. Me cuesta dicidir cual de las dos opciones es peor, pero bueno… Pego a continuación los textos. Los míos van con licencia CC by-sa, los de Torres Mora, que yo sepa, van con “todos los derechos reservados” así que los suyos, en virtud de lo dispuesto en la Ley de Propiedad Intelectual, no podéis citarlos sin su permiso expreso. Yo estoy autorizado a ponerlos:

Mi primer correo:

Asunto:

Gracias por la disposición final segunda para acabar con las webs de enlaces, algunas.

Texto:

Estimados presuntos representantes de la voluntad del pueblo,

Quiero agradecerles la oportunidad que entre todos nos han dado a los activistas por la cultura y la libertad de expresión al quitarse definitivamente las máscaras ya medio caídas.

Si bien ya tenía claro que iba a hacer campaña particular para convencer a más gente para que no les voten, ahora me lo han puesto fácil y ya hay cientos, sino miles de personas con la misma idea. Han facilitado enormemente mi misión. Muchas gracias.

Y se lo agradezco porque no tengo mucho tiempo libre mientras ideo formas de salvar a parte de la industria del entretenimiento.

Nos veremos en las urnas, pero no, no esperen mi voto, ni el de cada día más gente.

¡¡¡Ciao!!!

https://ningunterra.com/2011/02/10/a-los-traidores-se-les-debe-tratar-como-tales/

Mario Pena

Correo de respuesta de José Andrés Torres Mora del PSOE

Texto:

Estimado señor Pena,
Me hago cargo de su estado de ánimo y de su disconformidad con la llamada Ley Sinde. Sin embargo creo que eso no le ampara a la hora de acusarme de llevar máscara a la hora de defender las libertades ciudadanas. Espero que, al menos, me conceda usted que se trata de un tema muy controvertido en el que hay ideas, valores e intereses muy diversos y, en ocasiones, enfrentados. En esas condiciones resulta muy difícil conseguir un acuerdo unánime, aunque se puede y se debe conseguir la mayoría más amplia posible. Sinceramente creo que todos los grupos parlamentarios hemos hablado con los diversos sectores sociales implicados. También lo hemos hecho entre nosotros mismos hasta ir moviendo nuestras posiciones hacia el amplio consenso al que llegamos en el Senado. Probablemente el acuerdo no nos satisface completamente a cada uno de nosotros, pero es en el que razonablemente nos podemos encontrar todos. En todo caso le aseguro que con en ese acuerdo al que hemos llegado los representantes elegidos democráticamente pretendemos, con mejor o peor fortuna, proteger el derecho de las personas a los frutos de su trabajo, e impedir que otros se lucren con el trabajo ajeno. Todo ello respetando escrupulosamente las competencias judiciales ni los derechos fundamentales de los ciudadanos.
Reciba usted un cordial y respetuoso saludo.
José Andrés Torres Mora.
Pd. En cuanto a su voto me tomo la libertad de enviarle el enlace a un artículo que publiqué recientemente sobre el tema por si pudiera merecer su atención.

Mi respuesta a continuación:

Texto:

Estimado Señor don Torres Mora,

En primer lugar le quiero agradecer que haya respondido al correo. Es encomiable pues he escrito a casi todo el arco parlamentario y al senado y por ahora sólo me han respondido tres personas, contándole a usted, claro.

Entiendo que se sienta molesto con el término de quitar la careta, pero bueno, es una forma de hablar, ya sabe. Disculpas desde ahora. A veces es simple desconocimiento lo que les guía.

Quiero dejar claros un par de conceptos para evitar falacias.

Dice que han hablado con todos los que había que hablar y ésta es la mejor opción. En pocas palabras, que esto es lo mejor que saben o pueden hacer. Cualquiera de las opciones me parece tremendamente preocupante. Debería ser claro que esta ley lo que hace es apartar a los jueces de entrar en el fondo del asunto sobre las presuntas infracciones habilitando un peligroso sistema de incierto alcance futuro en relación a la libertad de expresión y prensa. Eso es lo que es de todo punto inadmisible. Que se deban a un partido debería ser segundo a deberse a la ciudadanía con la que se han olvidado de hablar por más que dispuestos que estemos muchos desde hace años.

Para muestra le quiero poner el ejemplo de Alex de la Iglesia que sí ha hablado “con” la gente y no “a” la gente, como ustedes últimamente acostumbran.

Nada cambiará el hecho de que las páginas de enlaces como las que se pretende cerrar de forma administrativa son legales según todas las resoluciones judiciales. Esa es la realidad que no pueden negar y el hecho de que los políticos ignoren este hecho es lo que me causa pavor. Si en algo tan sencillo y evidente lo están haciendo tan profundamente mal ¿qué no estarán haciendo mal en lo demás? Por desgracia esto tiene que ver con el siguiente tema:

Sobre la falacia del hombre de paja a la que entiendo me quiere llevar con su artículo le quiero decir que decidí no votar ni a PP ni PSOE ni similar desde hace muchos años por un cúmulo de despropósitos largos de relatar ahora. Como defensor de la cultura, humanista, tirando a izquierdas y luchador contra la piratería (la de verdad, no la pretendida), llevo años en el activismo, viendo como siguen con sus leyes absurdas, destruyendo el dominio público e ignorando conscientemente la realidad que es Internet como vía de comunicación horizontal de la ciudadanía. O al menos para una parte de ciudadanía para la que ustedes son cada día menos relevantes.

Tal vez sea el problema del bipartidismo, de una democracia perjudicada por una culpa que es compartida. Lo admito, los culpables son muchos y unos son más responsable que otros, pero algunos hemos decidido no seguir por ese camino y por eso lucharé activamente para convencer a la gente de que no les vote, por la Ley Sinde, el Canon, el dominio público, las obras huérfanas, el acceso a la banda ancha, la posición ante Israel, Marruecos, la política económica, la gestión de la burbuja inmobiliaria, y un largo larguísimo etecétera.

Pero donde me muevo es en Internet y peleo por los creadores más de lo que ustedes serán capaces de hacer nunca. No lo olviden.

Ah, y le recomiendo esta lectura, de un artista al que tuve el honor de conocer en persona, por cierto: https://ningunterra.com/declaracion-independencia/

Saludos,

Mario

Gracias por la Ley Sinde-Biden y Torres Mora del PSOE

Campañas falaces contra el intercambio sin ánimo de lucro de contenidos

La ciudad de Nueva York, aunque presumiblemente por orden de alguno de los multimillonarios lobbys de ciertas industrias intermediarias, aka, distribuidoras y algunas productoras, lanza una de esas ya conocidas y manidas campañas llenas de falacias y, por otro lado, demagogia.

Su argumento se resume en esta aseveración sin más prueba que un deseo ferviente de que sea cierto:

Si copias contenidos de otros usuarios, o pones a disposición y no se paga, alguien pierde su trabajo. Normalmente una persona con la que te puedes identificar.

– Ergo, si copias sin pagar eres una mala persona, si pagas, eres una buena persona.

Fin del sesudo análisis.

Entramos pues en una mezcla de cuestión moral, rigor científico y medias verdades (que crean mentiras completas).

Lo cierto es que no sé ni por dónde empezar.

Bueno, vamos a intentarlo:

Lo primero tal vez sea que no se ha demostrado realmente una relación clara sobre el auténtico impacto negativo de las copias de contenidos no autorizadas (recordemos que la copia privada es legal en la mayor parte de Europa). Es más, de hecho el efecto es más bien entre nulo, pequeño e incluso puede ser positivo. Lo que ocurre es que:

1) Los ingresos de todos los agentes que intervienen el proceso de la industria del entretenimiento van de un sector a otro. No existe crisis en sentido estricto. Cada vez se vende más en general. Algunos pierden, evidentemente. Curiosamente los que comparten contenidos son los que más gastan al final.

2) Algunos artistas (e industrias) ganan menos, pero otros que no ganaban nada, ahora ganan algo o tienen oportunidad de lograrlo.

Gráfica que expresa el cambio de modelo de negocio

3) Los estudios científicos rigurosos no avalan la relación que estudios sesgados y cuestionados pretenden hacernos creer.

Lo que sí que es cierto es que los que suelen pagar las consecuencias de la situación actual sí son los menos culpables. Normalmente se despide a los trabajadores por cuenta ajena, pero si vamos a hablar de cuestiones morales es imprescindible hablar de todos los factores involucrados. Como suelo decir ¿es moral ser el responsable de unas industrias de intermediación o generación de contenidos y no idear y poner en práctica nuevos modelos de negocio? Porque todo sea dicho de paso, con demasiada frecuencia ocurre que los intermediarios se obcecan en seguir ganando lo mismo mermando lo que deberían dar a los agentes con menos poder, como los propios artistas y trabajadores.

La clave sigue siendo la misma. La gente copia y comparte. Esa es la realidad. Uno puede quejarse amargamente y forzar leyes que criminalicen lo que sus clientes y potenciales clientes hacen, o pueden empezar a dar lo que los usuarios piden, que no es precisamente pagar por contenidos, su copia y distribución, sino por un servicio cómodo y conveniente a un precio reducido, incluso gratis, como ya se está demostrando factible.

Ahora bien, aceptemos pulpo como animal de compañía y supongamos que sí, que el intercambio de contenidos sin ánimo de lucro, o con él, afecta a los trabajadores. Dejemos abierta la puerta a considerar que tal vez, sólo tal vez,  gran parte de la responsabilidad de este hecho sea de la inacción de gran parte de las  industria del entretenimiento. La pregunta es ¿y qué? Ocurrió lo mismo con la revolución industrial, con el invento del frigorífico o el uso del gas en lugar de grasa de ballena iluminar las calles.

La reconversión es importante y debe ser iniciativa de las industrias que van cayendo en la obsolescencia y responsabilidad en gran parte de los gobiernos.

La tecnología produce los cambios más importantes en la sociedad y a veces a ésta le cuesta seguir el ritmo. No digamos ya a ciertas industrias mastodónticas acostumbradas a controlarlo todo de una forma analógica basada en la escasez de recursos para copiar y distribuir.

Eben Moglen nos lo explica aquí:

Dicen al final de la campaña que no existen las películas gratis. Bueno, es sorprendente que se use todavía esta archiconocida falacia de hombre de paja. Eso sólo lo dicen ellos, no los ciudadanos. Claro que no existen películas gratis. Sabemos que cuesta dinero hacerlas, que hay que pagar a la gente, los materiales y demás, pero la cuestión no es si cuesta o no hacer películas. La cuestión es cómo pretenden seguir amortizando esas películas con modelos de negocio imposibles de forzar en la era digital. Es eso lo que debe cambiar, porque si bien no hay películas “gratis total” si que tiene un precio cercano a cero la copia y distribución de éstas. Lo que tendrán que hacer es rentabilizar el hecho de que la gente quiere compartir sin ánimo de lucro, algo muy difícil de detener sin perjudicarse ellos mismos.

Safe Creative #1102118474915

Campañas falaces contra el intercambio sin ánimo de lucro de contenidos

Comunicado de RedSostenible sobre Ley Biden-Sinde

http://red-sostenible.net/index.php/No

SINDEcoro, SINDEcencia, SINDEbate, SINDErecho, SINDEmocracia. NO A LA LEY BIDEN-SINDE

El nuevo texto supone un intrincado andamiaje legal para apuntalar que La propiedad intelectual está por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos y que ni siquiera es un juez quien va a evaluar si ésta es violada o no [1].
La voluntad de PSOE, CiU y PP no solo es proteger los intereses de la industria del entretenimiento -mayormente norteamericana- por encima de los derechos humanos al contrario de lo que indica la ONU [2] si no, sobre todo, asegurar que su poder seguirá prevalenciendo sobre los propios ciudadanos, evitando que Internet ejerza de aglutinador del advenimiento de una democracia más directa, de mayor calidad y que propicie una mayor justicia social y poder de decisión de la ciudadanía.

El voto en el Senado es dentro de un mes. Tenemos un mes para hacerles saber que se han equivocado y para que rectifiquen. Una ley que no es más que censura y control, que no protege a los artistas ni a los emprendedores, que criminaliza el progreso. La ley de la prepotencia y del miedo.
Los senadores se votan por listas abiertas.
No votaremos a los que han dado las espaldas a los ciudadanos, más preocupados por unos intereses que nada tienen que ver con la representación democrática ni con los derechos de los autores y de la sociedad civil.

Los partidos se volcarán en la red para las elecciones. Allí los esperamos los ciudadanos.

http://Red-SOStenible.net
contacto: 639025865

[1]Por citar cosas concretas del texto:

– Se persiguen “los contenidos que vulneren los citados derechos siempre que el prestador, directa o indirectamente, actúe con ánimo de lucro o haya causado o sea susceptible de causar un daño patrimonial”

La expresión “ser susceptible” es tan amplia que cabe google, webs con software p2p y por supuesto con la intención de criminalizar el hecho de “enlazar”, o sea Internet en sí mismo. Si se persiguiera lo que es susceptible de atacar la integridad física prohibiríamos los cuchillos.

– Se usa el término “autorización judicial” cuando la constitución exige “Resolucíon judicial”.

[2].  http://red-sostenible.net/images/0/0e/ONU_DERECHOS_LPI.pdf

Comunicado de RedSostenible sobre Ley Biden-Sinde