¿Cómo funciona la religión?

Leo mucho que la religión no tiene nada que ver con los atentados yihadistas que estamos sufriendo y me entra la duda ¿tendrá relación o no? ¿En nada, en todo o en parte? De hecho cuando se critica el papel de la religión en los acontecimientos que estamos viviendo salta a la palestra el término “islamofobia“, equívoco y peligroso.

Pero lo primero es definir qué queremos decir por religión en esa frase. ¿El islam no tiene nada que ver o hablamos de la religión en general? Si es así ¿cómo definimos religión? ¿De dónde viene, por qué existe, para qué sirve?

Las frases generales de ese tipo son peligrosas y enunciarlas sin más ayudan en poco a entender la complejidad problema.

Pero vamos directos al grano: Yo creo que la religión, tanto el islam, como las religiones abrahámicas como la religión en general sí son parte del problema si bien no la única causa. ¿Por qué? Porque este tipo de religiones funcionan en base del convencimiento de que unos textos expresan ciertas verdades que no se pueden cuestionar fácilmente porque han sido escritos hace más o menos tiempo por ciertos personajes que se dicen depositarios del saber de un dios de forma más o menos directa. Esto viene a significar que todas las religiones tiene el mismo defecto y que es el germen que hace que la capacidad crítica del cerebro humano se desactive para cuestiones de enorme trascendencia. Ahí empieza el problema, que en ausencia de un debate que lo cuestione, la creencia en seres celestiales y vidas después de la muerte, se crea el terreno propicio para la manipulación, el engaño y el error. Las consecuencias pueden ser tanto positivas como inocuas, pero también terribles y espantosas.

Que la mayor parte de las veces el uso de la religión no resulte en actos violentos execrables por la magnitud y repulsa general que nos causa en la sociedad no hace que sean menos manipuladores, engañosos o falsos. El “porqué” es importante, no sólo el resultado final.

Sin el componente religioso, además, sería imposible explicar el conjunto de acciones para nosotros aparentemente violentas y criminales de una parte importante culto que se ha instalado por la corriente salafista en la adoración a la muerte, la violación y la esclavitud. Y conviene separar la responsabilidad de ciertos gobiernos e intereses de occidente en el resurgimiento de la yihad más violenta con el hecho innegable de la existencia de ésta desde hace cientos de años, de hecho desde la fundación de la religión del Islam, y sus objetivos concretos declarados actuales.

Un culto instalado en el asesinato no tiene necesidad alguna de ocultar sus intenciones reales y así lo declaran una y otra vez. Si atacan occidente como lo hacen no es primariamente por venganza pura y dura, que también, sino por odio a los valores humanistas ilustrados que nos han convertido en la sociedad que somos y en la que, al menos en teoría, es posible rechazar la idea de la existencia de dioses y sus dudosas morales que no emanan más que de los imperfectos humanos que en medio del miedo a no saber los porqués, rellenan los huecos con cualquier idea que les conforte, desde los valores más altos y altruistas como los más bajos y viciados.

 

Anuncios
¿Cómo funciona la religión?

Attacks on Modern Societies

After the last attacks in the heart of Europe by jihadism I feel like I need to try to clarify some concepts to me that not everybody is really familiar with.
Probably the first and not that obvious concept is that we are facing a very complex issue that affects everybody around the globe. There’s no way we can analyze the situation without considering as many factors as possible, sometimes questioning our own well stablished ideas.

26041973391_77017aa4f9_z.jpg

The issue of jihadism involves with a wide range of shades of gray involving religion, politics, international and national interests, an amazing amount of groups and a continuous evolution that changes the parameters by which to measure and analyze basically them all on a daily basis; what is true today might not be entirely true tomorrow.

Whenever we talk about religion we find many different definitions, so for the sake of any argument we need to find a common ground. When we talk about religion we should understand that it involves not only a set of beliefs, but tribal sense of belonging, power and political and social layers. Many former primitive religions have learned with different degrees of success to avoid their interference in political and non religious matters and have so lessen their impact in social configuration, but not all of them, being the Islam, as the youngest of abrahamic religions, the one that hasn’t been still be able to evolve to such a more desirable situation. This is so, also, because of the very self definition of it’s holy book to be considered the last and final word of God.

Religions, in general, change people’s perception of good and wrong from the childhood and are generally based on the presumptions of a specific set of believes arising from books and religious authorities with different, and many times confronting, interests. It, therefore, and specially in some of them, affect the way adults decide to frame their interaction with society to some levels that are extreme to our own modern eyes, but not so in their own framework. Only considering some actions within that framework can we understand how such hideous ideas appear, move to action and, also, can be attacked.

What you can easily consider a crime in our modern societies, for instance torturing and even killing homosexuals, is not so in those brains that have been induced to believe that homosexuality is a crime in the eyes of a specific interpretation of a religion and understanding of a given god.

Religion by itself affects the way any issue develops due to the framework by which individuals think and therefore behave.

Criticism of Islam is not only necessary, as it has happened with any other religion, but also desirable if we want to protect those moderate muslims and minorities and groups within the muslim community, those for instance living in theocratic countries and are agnostic, atheist, women, homosexuals, etc.

But we must not confuse criticism of Islam with criticism of anybody who professes that religion in general; as said, there are many interpretations, moderates, liberals, fundamentalisms and schools around that quite often fight each other in many senses. Islam can be reinterpreted and probably, as many muslims suggest and ask for, reformed in order to put the religion as a whole in trace with modern societies thus proscribing islamism, the political imposition of Islam, and jihadism not as a simple struggle but a violent imposition of Islam, from it. Where intolerance to our secular, critical and humanist values arise, we must stay strong and never compromise, as any compromise in this case is a defeat that endangers all our modern advances.

And to do so we must be aware of the dangers not only of jihadists, but specially of islamism. A weak response to the way we deal with them, allowing public spaces with no way to defy their positions, should simply not be allowed.

Those who consider themselves as liberals in general have a special duty, to admit the danger of considering the criticism of Islam as a racist or xenophobic behavior. While this could be true sometimes when the critics trespass the line of ideas to people who belong to a group, it will not be so always, so in respect of the freedom of speech we must recognize when it’s the legitimate criticism of the ideas and allow it while being specially careful with those taking advantage of the freedoms we have provided to ourselves to destroy them, as happens with islamists, not to mention jihadists.

There are deep roots that deal with ideologies that seek to violently impose a specific extremist version of Islam, others that are nurtured by the violence of commercial and geo strategic interests that first world nations have brought to Middle East without considering the long term consequences, root of plain psychotic violent individuals mixed with true believers, and some that take specific advantage of the wrongly understood permissiveness of our own modern societies at risk only for the fear to question and criticize; actually impeding ourself to freely think about some of this issues.

If we, as people, truly want to help protect minorities and want to fight extremism, we need to first try to understand the gigantic complexity of the issues to consider and how addressing one will affect in too many times in chaotic ways the others as none of those factors are not only not isolated from the rest, but mixed in different proportions. Then only strongly defending the need to demand transparency, better international politics, more freedom of speech and the abolishing of blasphemy laws can we really start to find the necessary consensus to efficiently fight the islamist and jihadist threat.

Attacks on Modern Societies

Las consecuencas de echar a los refugiados

El mensaje que se envía cuando desde la Unión Europea se rechaza a los refugiados de la guerra de Siria es más poderoso de lo que pensamos, y sirve, lo queramos o no, a fines que empeorarán la ya de por si horrible situación de guerra y terrorismo que sufren millones de personas y que nosotros contemplamos desde nuestra ilusoria burbuja de protección.

Uno de los mensajes que más profundo calan del discurso fanático de ISIS es, precisamente, que occidente desprecia a casi todos los musulmanes por igual, independientemente de si son musulmanes en general, islamistas o yihadistas, por lo tanto es mejor unirse a ellos para acabar con occidente. Es este el mensaje, que rechazando a todos los refugiados sirios, estamos potenciando, independientemente de si es o no la auténtica intención real o declarada.

2016_03_14_Moni_07 (2)
por Moni, para Fotomovimento CC by-nc-nd

Como sociedad debemos comprender que no existe equivalencia necesaria entre los términos musulmán, islamista y yihadista

El rechazo en general a cualquiera que sea musulmán sólo alimenta la retórica por la cual, ante la ausencia de opción mejor, personas perfectamente normales y que se toman su religión con relativa menor importancia, acaben siendo vulnerables a la dialéctica radical de grupos como ISIS. Con el tiempo cualquier argumento de occidente acaba teniendo la consistencia moral de palabras que se lleva el viento.

¿Significa esto que debemos aceptar a cualquiera sin control alguno? No, esta opción es también indeseable y profundamente peligrosa. Dejar pasar a yihadistas es absolutamente peligroso, y tan peligroso como asumir que los yihadistas no son capaces de infiltrarse en peligrosas pateras en su obsesión por atacar occidente a costa de sus propias vidas. Es necesario crear herramientas y sistemas que permitan detectar a la mayor parte de éstos, asumiendo que un sistema tal es imperfecto y, en consecuencia, alguno podrá pasar los filtros. No implementar filtros y recursos es, en cualquier caso, un error que debemos evitar. Que esos filtros no sean perfectos es motivación suficiente para ponerlos a prueba y perfeccionarlos cuanto antes ante una insurgencia yihadista global y lo que ésta representará durante las próximas décadas en cuando a muerte, sufrimiento y destrucción por todo el planeta. Además estos filtros y experiencia real de “campo” ayudará a identificar aquellos yihadistas que no sólo no vienen de otros países, sino que son nativos de occidente e incluso son de ascendencia occidental desde hace ya generaciones.

Una clave, por lo tanto, puede ser aprender a tolerar a las personas y someter todas las ideas, incluso las nuestras, a un profundo y crítico escrutinio

Porque parte del problema es confundir yihadistas e islamistas, que tratan de imponer sus ideas los primeros por la fuerza y los segundos políticamente, con todos los musulmanes en general y en última instancia con el Islam que es, una religión, no un colectivo étnico concreto por más que esté más concentrado en unas regiones del globo. Tampoco debemos confundir la crítica a la religión del Islam, u otras religiones, con la crítica a las personas por profesarlas, o el rechazo a los islamistas y yihadistas. Comprender estos matices, darse cuenta de las implicaciones que tienen, es la única forma posible de tratar de iniciar unos protocolos que permitan, precisamente, ayudar a todos los que huyen de la violencia de los radicales del Islam, y de la violencia en general. Una clave, por lo tanto, puede ser aprender a tolerar a las personas y someter todas las ideas, incluso las nuestras, a un profundo y crítico escrutinio.

No podemos dejar de lado cómo los motivos religiosos se mezclan con objetivos políticos de tal compleja forma que no es posible hablar de unos sin tener en cuenta los otros. La cerrazón a cualquiera que profese una religión por el hecho de profesarla, no considerando la medida o intención, sólo alimenta al monstruo al que pretendemos derrotar y más cuando no sabemos cómo derrotarle, si acaso cómo combatirle en algunos aspectos; no en todos.

Una de las principales armas que tenemos es, precisamente, la tolerancia religiosa, y la otra la libertad de expresión para criticar cualquier religión como idea. Ambas nociones, aunque parezcan contradictorias de hecho no lo son. La una no sirve sin la otra. Y a la hora de criticar a las personas por sus ideas, actos e intenciones, no debemos olvidar el peligro de la generalización. No podemos poner en el mismo lado el islamista que condena y encarcela al, según su interpretación, hereje, con el yihadista que lo mata, con ciertos grupos de musulmanes que sufren esa opresión en un país teocrático; por no hablar de mujeres, homosexuales, etc. que a menudo son objeto de abusos y torturas por el hecho de haber nacido en un país teocrático y sin embargo, sí, muchos también son musulmanes. Dicho esto, capítulo a parte merecería considerar a personas que son ateas, agnósticas o profesan otras religiones, o piensan de cualquier otro modo, no beligerante, pero distinto de la interpretación concreta de turno.

Ninguna de estas cuestiones puede sernos completamente ajenas ni pueden ser ignoradas por occidente como si no fueran con nosotros, como si fueran cosas que no ocurren en nuestros territorios de influencia

Mirar el problema como una compleja maraña de creencias religiosas, políticas, nacionalistas, filosóficas, sociales y económicas debe ser suficiente para comprender que una pretendida solución simple no puede arreglar nada en el medio o largo plazo. Si acaso agravar la situación futura aún más. Ninguna de estas cuestiones puede sernos completamente ajenas ni pueden ser ignoradas por occidente como si no fueran con nosotros, como si fueran cosas que no ocurren en nuestros territorios de influencia. Si en algo debemos destacar es hacer valer los valores que desde la ilustración y la tradición humanista hemos ido fomentando para desarrollar herramientas que nos permiten reducir el sufrimiento de la mayor cantidad de gente por la mayor cantidad de tiempo posible al tiempo que se permite a cada individuo tratar de explotar su todo su potencial según su preferencia y como único límite el de las libertades de los demás. Estas herramientas son las que los fanáticos más aborrecen. No usarlas hace que las perdamos definitivamente para desgracia de la humanidad en su totalidad, pero usarlas nos dan, al menos, una oportunidad de luchar contra la barbarie y sí, la sinrazón.

Las consecuencas de echar a los refugiados

¡Hey Ayatolás dejad a esos chicos en paz!

Irán y su interpretación radical del cada vez más radicalizado Islam es uno de los estados donde la represión de la libertad resulta más brutal. En los últimos años hemos contemplado con horror de lo que es capaz el fanatismo guiado por una religión mal interpretada liderada por sádicos y corruptos.

Pero Internet está aquí y Blurred Vision es la respuesta de un grupo de Toronto liderado por dos jóvenes iraníes a esos fanáticos que todavía creen que expresan la voluntad de Ala. Ojalá los moderados musulmanes dieran un paso adelante tal y como han hecho estos dos valientes.

Roger Waters, de Pink Floyd ha autorizado esta versión de la famosa “Another Brick in the Wall“. Los beneficios irán a Aministía Internacional.

Vía Mangasverdes.

¡Hey Ayatolás dejad a esos chicos en paz!

Mea culpa

A veces lo más honesto es entonar el mea culpa y en este caso lo hago. Cuando leo comentarios en algunas páginas de Internet en la que se insulta abiertamente a personas poniendo en duda su inteligencia únicamente por creer en la existencia de un dios determinado o por formar parte de una religión, no puedo menos que recordar la absurda condescendencia con la que he solido yo mismo tratar a las personas que creen en tales cosas.

Es lógico que si pretendemos convencer a la gente de que no existen ni dioses, ni por lo tanto mandatos divinos, el camino de la ofensa y el prejuicio están lejos de ser las vías más adecuadas.

Es natural, si te sientes insultado, porque de hecho te insultan, la tendencia natural es ponerse a la defensiva. Como persona que no cree en ciertas cosas he vivido ese mismo prejuicio con el que he tratado, por lo tanto, a los que si se las creen.

Al final todo es cuestión de un “cómo te sentirías si eso que tu dices, o como lo dices, te lo dijeran a ti“. Es cierto que a veces no existe otra manera de hacerlo, pero en la mayor parte de las ocasiones, cuando tratas con personas sensibles e inteligentes, es fácil lograr la empatía suficiente para hacer comprender la posición sin recurrir a la descalificación.

Hay quien dice que creer en dios es de tontos. Creo que todos hemos sido por lo tanto tontos de vez en cuando. Es fácil creer en dioses porque de hecho es lo que la lógica anima a creer. Para dejar de creer en dioses y basarse en los hechos y las evidencias hace falta una especie muy determinada de reflexión que evade, en muchas ocasiones al menos, la lógica.

Es lógico creer que algo o alguien precede a las causas siempre. Es lógico pensar que si la Tierra está en una galaxia y ésta se encuentre en el Universo, este se encuentre a su vez en otro contenedor y que lo final sea algo similar a una entidad todopoderosa. A esa entidad se le puede llamar dios, o al hecho del inicio de lo que existe se le puede llamar accidente. Pero llegar al concepto de “accidente” como precursor de todo es un proceso difícil que requiere un gran esfuerzo de abstracción.

Renunciar al consuelo de que tras la muerte volveremos a ver a nuestros seres queridos no es un trago dulce. Cualquiera que haya perdido a un ser querido sabe qué amargo es, y si sumamos a eso que el no creer en la resurrección hace que nos demos cuenta de que la muerte es por lo tanto el final total es, en muchas ocasiones, terriblemente descorazonador.

¿Debemos juzgar con severidad a quien cree que existe uno u otro dios? ¿Debemos calificar de tonto al padre que cree que verá a su hijo muerto cuando él mismo muera? No más de lo que debemos juzgarnos a nosotros mismos. Es, como diría la figura mitológica o no, de Jesús “no juzgues si no quieres ser juzgado”. Hay que comprender y simpatizar. En el fondo todos estamos en el mismo plantea (o sistema solar) y nos enfrentamos al mismo final.

Tal vez lo importante no sea ridiculizar al que cree en dioses, sino en comprender porqué lo hacen, porque todos más que menos hemos sentido la tentación de creernos cualquier dulce mentira que suavice la árida verdad. De hecho no dejamos de hacerlo engañandonos a nosotros mismos cuando, por ejemplo, discutimos con alguien. ¿Siempre tenemos la razón? ¿No creen los otros lo mismo? ¿Es posible realmente que todos tengamos la razón al mismo tiempo o alguien se está engañando un poco para sentirse a gusto consigo mismo?

A partir de la comprensión, la empatía, será más fácil convencer o al menos minimizar los efectos negativos de la religión. Evidentemente no es lo mismo alguien que cree en dios como un concepto metafísico de entidad sin forma ni comprensible voluntad que crea el Universo,  a alguien que cree, por ejemplo, alguna de las versiones más extremistas del Islam o el Cristianismo, por ejemplo.

Al final todo reside en explicar que no hace falta tener una religión para hacer lo correcto y que hacer lo correcto tiene más valor si se hace sin esperar algo a cambio. Que lo que diga un libro siempre puede y debe ser cuestionado, que las palabras escritas por cualquier iluminado deben ser cuestionadas y que si la fe constituye no cuestionar, por muy increible, o “demasiado bonito que sea”, estamos cayendo en la peligrosa trampa de ser capaces de hacer cosas que de no actuar como máquinas jamás haríamos.

Hay gente muy inteligente que cree en dioses, que cree en la vida eterna. Es importante llegar a esa inteligencia y ayudar a reflexionar sobre la esencia de porqué creen para mostrarles los siguientes pasos que deberían dar para darse cuenta de que se puede sencillamente vivir sin necesidad de todo eso; aunque sea mucho más duro a veces.

Safe Creative #1007266916228

Mea culpa

Reflexión sobre lo peor del Islam

Cuando unos cuantos fanáticos se lanzan a intentar asesinar a unos dibujantes por emplear la libertad de expresión, algo que a los fanáticos siempre molesta, uno tiene que pensar ¿qué es aquello que realmente más amenaza al Islam y su profeta? Bueno, persona no crédula como soy, creo que aquí se abre una interesante cuestión sobre relatividades, realidad e hipocresía.

Reflexión sobre lo peor del Islam