Bienvenidos a ACTA 2009

Gran Hermano
Creative Commons License photo credit: tupolev y su cámara

Antes de que se quisieran dar cuenta ya eran criminales y tratados como tales. Si la ley no dice que copiar contenidos a través de las redes de pares es algo ilegal, no hay problema, se cambia la ley y listo. ¡Ya es ilegal!

Si a algún país no le gusta la idea de que la policía se dedique a buscar los contenidos copiados que los ciudadanos esconden en lo más privado de su ordenador, forzamos alguna maniobra de presión a las que estamos acostumbrados y les obligamos a cambiar su ley. Total, es bueno para ellos, podrán saber qué quieren y consumen sus ciudadanos, tendrán acceso a sus secretos, siendo los comerciales los más valiosos, pero no los únicos. ¿Qué gobierno no querría tal cosa?

Hemos dejado demasiado tiempo que eso de Internet permita que la gente escuche, se comunique y consuma a su gusto, sin pasar por nuestro paternal control, sin obedecer nuestra moral total y absoluta.

Ya  ha sido demasiado libertinaje. Demasiados han empezado a pensar por si mismos y a cuestionar nuestra autoridad y dedicación a nuestros propios negocios. Tenemos que lograr que vuelvan al redil, que sigan comprando y consumiendo lo que decidimos y tenemos que controlar que no se desboquen, que no se escape información comercial importante, tenemos que lograr que piensen como nos interesa que piensen.

También necesitamos saber qué inclinaciones sexuales tienen, cuales son sus ideales políticos, cuántos son  potenciales peligros para nuestra oligarquía empresarial, cuántos tienen creencias religiosas y cuáles no.

Primero fue con la escusa el terrorismo y lo divertido fue que la gente pasara por alto que muchos terroristas habían sido financiados en algún momento que otro por nuestros amados dueños, los lobbys de empresas armamentísticas (esas que ganan tanta pasta con las guerras, el gran negocio). Luego fue la pedofilia ¿quién se atrevería a defender que no se investigue hasta llegar a la más evidente intromisión? Fue genial, porque si alguno hablaba de defender la privacidad le poníamos como sospechoso. Luego fue el ACTA, porque hay que proteger a los lobbys del entretenimiento que nos brindan esta fantástica escusa para seguir espiando a los votantes. Así ellos logran mantener su modelo de negocio del siglo XIX en pleno siglo XXI.

Los políticos de ciertos países se quejaron un poco al principio, pero como todos cedieron. Había mucha pasta y posiblidad de control en juego. Ahora la gente ya vuelve a ser como tiene que ser; moralmente correcta. Y nosotros seguimos pudiendo montar nuestras guerras, nuestos espionajes, nuestros planes para vender lo de siempre como siempre. Más ricos y los demás más pobres. Como tiene que ser.

Bienvenidos a 2009, o año 1 tras la aprobación del ACTA… Bienvenidos a nuestro particular 1984. Como siempre os hemos ganado. No podía ser de otra manera. Los ciudadanos no tenéis lo que hay que tener para desafiarnos. Somos poderosos. Somos los mejores y somos… vuestros dueños.

Y esto es solo el principio.

Mario Pena (cc) by


Safe Creative #0809080968541

Bienvenidos a ACTA 2009

Soy racista

Sé que con este post me voy a ganar muchos enemigos, pero prometo que hago propósito de enmienda. No quiero jactarme de esto que considero un defecto, pero sí, soy racista. No me siento orgulloso de ser racista (cosa que no ocurre con otros seres humanos, por desgracia) y siendo el reconocimiento del error el primer paso para enmendarlo quiero que todos lo sepan. Así nadie me tendrá por algo que por desgracia no soy; buena gente.

Me di cuenta el otro día cuando hablaba con un amigo sobre la problemática de la inmigración en los países centro-europeos.

Me di cuenta que soy racista, que siento un miedo y rechazo cerval hacia el hombre blanco, en concreto el caucásico de profesión político y si además cuenta con la constitución clásica del buen comedor y mejor bebedor, pues más todavía.

Reconozco que tengo un problema, soy blanco y caucásico, aunque no demasiado gordo y desde luego no soy político. Pero cuando veo alguien con las características que comento siento la necesidad de llevarme la mano a la cartera para protegerla… para sólo darme cuenta después que al contrario de los temores que guían a los racistas hacia otras etnias, el miedo que siento hacia los blancos, ricos y políticos está fundado en cientos de miles de crímenes que ya se  han cometido, se cometen y cometerán.

De acuerdo, no todos son así, pero últimamente siento que los políticos me roban tanto mi dinero, como mis derechos. Siento que me ningunean, se rien cuando voto y siguen fieles a sus amos, los dueños del mundo, los famosos lobbys y más arriba, otros ricos caucásicos blancos que hacen y deshacen a su antojo. Esos que deciden cuándo y cómo serán las guerras y los expolios que traen desgracia a esas otras personas que al convertirse en emigrantes, por pura necesidad, son considerados por los buenos blancos como una amenaza.

Durante cientos de años el nombre blanco ha expoliado todo lo que ha podido en el mundo ¡… y sigue haciéndolo sin que los otros blancos caucásicos como nosotros lo consideremos un crimen. Siguen cometiendo crímenes de todo tipo en nombre de la religión, en nombre de la seguridad, en nombre de la lucha contra el terror o la protección de los derechos de algún que otro colectivo supuestamente desfavorecido. Siento que me roban, siento a cada segundo que alguien me intenta quitar algún derecho civil más. Siento que cada minuto que pasa y sigue habiendo hambre en el mundo, algún blanco político caucásico está detrás de las causas del problema.

No puedo evitarlo. Soy racista, porque no todos los políticos blancos caucásicos ricos son así…. pero al contrario de otros racismos, sí tengo argumentos de peso para sentir ese miedo irracional… o tal vez no tan irracional.

Intentaré no prejuzgar a los políticos. Intentaré pensar que no todos están vendidos… pero ¿lograré sacarme ese temor de encima?

Soy racista

Criminales del copyright

Enrique Dans suele hablar claro y además con autoridad. En este caso reacciona ante los globos sonda que el Sr. Farré, a sueldo de la SGAE, está soltando en su ya aburrida y cansina labor de intentar que su entidad, ya total, de perdidos al rio, siga viviendo del cuento con la escusa de proteger a algunos autores.

Claro que no hay que olvidar que tod esto pasa porque los políticos a los que votamos (PP, PSOE, IU, etc…) así lo quieren.

El tiempo se agota para la SGAE, es un hecho. El futuro se abre camino pese a absurdas legislaciones y medidas fascistas de ciertos gobernantes. La gente ya no se deja manipular con tanta facilidad y bueno, aquí estamos algunos que no nos callaremos por muy incómoda que pueda ser nuestra verdad. La verdad de la tecnología y el avance del mundo.

Menead la noticia de Enrique Dans.

Criminales del copyright

Respuesta de Syed Kamall sobre sus enmiendas torpedo y las de Malcom Harbour

Como bien sabéis dos días antes del 7 de Julio saltaron todas las alertas sobre ciertas enmiendas torpedo de las que se hizo eco La Quadrature du Net y que difundió con gran éxito Informática Verde.

Como consecuenda de esto se escribieron muchos posts y muchos decidimos escribir a los europarlamentarios para avisarles del peligro de estas enmiendas y no sé los demás, pero yo escribí sendos correos, bastante beligerantes, todo hay que decirlo, a Syed Kamall y Malcom Harbour. Tras la aprobación un tanto irregular de algunas de las propuestas volví a escribirles… un poco más enfadado. Hoy he recibido respuesta de Syed Kamall que también responde por Malcom Harbour. Os dejo la traducción de parte del correo que creo debe ser pública y el texto original para vuestra valoración. A vuelta del viaje que voy a hacer realizaré mis valoraciones y le responderé.

Lo que sí me ha sorprendido es que haya respondido…

Texto traducido (la traducción es seguramente bastante mejorable, pero bueno):

[…] Haces referencia a dos grupos de enmiendas mías y de mi colega del partido Conservador, Malcom Harbour. Mis enmiendas simplemente pretendían que se permitiera el procesamiento de los datos del tráfico para garantizar la seguridad de las redes de comunicaciones, servicios y equipamientos. No era mi intención, con mis enmiendas, por el “la seguridad de un equipo de comunicación electrónica” el ser interpretada como “la seguridad del DRM previniendo, detectando o interceptando infracciones de Propiedad Intelectual” tal y como lo han sugerido algunos. Sin embargo solicité aclaraciones legales por si una de las consecuencias no deseadas de mis enmiendas pudiera ser que se permitieran tecnologías de DRM para interceptar infracciones de P.I. Al no recibir respuesta satisfactoria, pedí que se retiraran las enmiendas con la idea de reintroducirlas en el plenario con la aclaración de la definición de “seguridad”. Como no pude retirarlas, recomendé que se votara en contra. En el evento, el comité IMCO no votó mis enmiendas.

Malcom Harbour deja muy claro en sus enmiendas que no han sido diseñadas para comenzar una ley tipo “tres strikes y estás fuera”. Yo realmente no apoyaría que los ISPs estuvieran obligados a realizar el trabajo de los agentes del mantenimiento de la ley. De la misma manera no creo que un castigo colectivo, cuando se encuentra que un miembro de la familia ha sido considerado como que ha descargado contenido ilegal,haga que toda la familia pierda la conexión a servicios esenciales como compras, bancos, comunicaciones, etc. Malcom me cuenta que “a diferencia al texto propuesto por la Comisión, mis enmiendas trasladan la responsabilidad de explicar la ley de los ISPs a las autoridades nacionales apropiadas. También amplía el concepto de tal manera que se cubra cualquier tipo de actividad ilegal, no solo infracciones del copyright. Algunos ejemplos de esas actividades podrían ser por ejemplo, la pornografía infantil. Esta información de interés sería preparado por autoridades nacionales relevantes y luego simplemente distribuida por los ISPs a todos sus clientes. No implica monitoriazión individual alguna del uso de Internet”.

Malcom Harbour rechaza de plano las afirmaciones que se hacen en el sentido de que estas enmiendas están pensadas para reducir las posibilidades de elección y para mermar las libertades individuales de los consumidores. En concreto, la Directiva no contiene disposiciones para la aplicación de la ley del Copyright, ni hace referecnia, de manera alguna, al acuerdo de aplicación del Gobierno Francés. […]

Texto original:

[…] You refer to two sets of amendments by me and by my Conservative colleague Malcolm Harbour. My amendments were simply intended to allow traffic data to be processed to ensure the security of electronic communications networks, services and equipment. It was not my intention with my amendments, for “the security of an electronic communication equipment” to be interpreted as “the security of DRM preventing, detecting, or intercepting IP infringements” as suggested by some. However, I asked for legal clarification on whether a possible unintended consequence of my amendment would be to allow DRM and interception of IP infringements. Since I did not receive a satisfactory answer I asked to withdraw the amendment in order to re-introduce it at plenary with a clarification on the definition of “security”. I was unable to withdraw it, so recommended a vote against. In the event, IMCO committee did not vote on my amendment.

Malcolm Harbour is very clear that his amendments are not designed to start a “three strikes and you are out” law. I certainly would not support ISPs being forced to do the work of law enforcement agencies. Also, I do not believe in collective punishment where because one family member has been judged to download illegal material the whole household loses its connection to essential services such as shopping, banking, communications etc. Malcolm tells me that “as opposed to the text proposed by the Commission, his amendments shift the burden of explaining the law from the ISPs to the appropriate national authorities. It also broadens the concept so that any type of unlawful activities are covered, not only copyright infringement. Such other activities could be for example child pornography. This public interest information would be prepared by the relevant national authority and then simply distributed by the ISP to all their customers. It involves no monitoring of individual customer usage of the internet.”

Malcolm Harbour totally rejects the claims that these amendments are intended to reduce consumer choice and undermine individual freedom. In particular, the Directive contains no provisions on Copyright Law enforcement, not does it refer, in any way, to the French Government’s proposed enforcement agreement. […]

Comentad qué os parece lo que explica.

Respuesta de Syed Kamall sobre sus enmiendas torpedo y las de Malcom Harbour

Crisis y oportunidad, la aparente victoria de los lobbys será su derrota definitiva

Los lobbys de presión de la industria del entretenimiento siguen con su particular caza de brujas, sólo que su objetivo ahora son todos los ciudadanos que escuchan música y son sus potenciales clientes. Según la industria todos somos criminales por aceptar que un cambio de modelo de negocio entorno a la distribución digital es necesario.

Irony
Creative Commons License photo credit: Ian Muttoo:

De hecho señalaremos que el problema los ha provocado la industria, no los ciudadanos, y que no es lo más ético culpar a la ciudadanía de las equivocaciones de una industria caduca y en declive.

La industria pues tiene dos opciones, o aceptar que las reglas del juego han cambiado o desaparecer. Por lo que vemos últimamente han optado por la segunda opción y antes van a hacer mucho daño, precipitando posiblemente su prematura desaparición.

Creo que ya nadie va a pagar por un CD ni va a comprar por Internet sin escuchar previamente la canción descargada por algún sistema de redes de pares, pero eso a esa nefastamente asesorada industria no parece importarle. Ahora los políticos de Canadá, EEUU, o la UE, deciden luchar contra sus votantes promoviendo las leyes que los lobbys quieren para inspeccionar nuestros equipos digitales portátiles por si llevamos música “ilegalmente” obtenida.

También existen otras iniciativas, como la de Sarkozy de amenazar a los ciudadanos con cortar la conexión a Internet y luego efectivamente cortarla si persisten en su uso de programas de pares para descargar música de sus amados lobbys. Cuesta creer como este tipo de medidas respetarán el debido secreto a las comunicaciones de los ciudadanos. Sencillo, no lo harán. Estamos en las manos corruptas de unos cuantos interesados en hacer negocio a costa de nuestra privacidad y derechos más fundamentales.

Estas iniciativas, junto con las que nos hacen parecer a todos terroristas en los aeropuertos, que parecen empequeñecer algunas de las que Orwell nos mostraba en su libro 1984, encaminadas a eliminar toda privacidad, y con ello cientos de años de lucha por la libertad, son las gotas que deben colmar los vasos de nuestra paciencia.

Pero recordando el 5 de Noviembre la ciudadanía tiene que dar un paso al frente y aceptar el desafío desde la inteligencia y la serenidad que la perspectiva de los años y las circunstancias nos ofrece. Podemos vencerles gracias a que no se dan cuenta de que el futuro digital es de los ciudadanos, no de los gobiernos.

Medidas a tomar si los políticos se dejan llevar por la locura de la industria:

Música con licencias libres para escuchar: Es el momento de que llegado el momento llenemos nuestros dispositivos cuando viajamos de música copyleft (con licencias tipo Creative Commons y equivalentes), de paso así escucharemos música de creadores alternativos a lo que nos venden los mismos que nos amenazan e insultan. Estas canciones no las debemos dejar con los nombres originales, sino renombrarlas a song1, song2, etc, de manera que los inspectores tengan que escuchar y comprobar todas para que pierdan tiempo y las quejas de los viajeros hagan materialmente imposible estos viajes de aviones.

Cacofonías: Llevemos otros ficheros con sólo ruido. Seguro que algún músico copyleft nos proporciona alguna pieza “musical” de sólo ruido (eructos, gases, etc). La cuestión es tener cientos o miles de piezas con la misma “música” y nombradas con divertidos títulos parecidos a artistas de la industria esa que nos llama piratas y ladrones. El efecto de hartazgo de quienes tengan que inspeccionar nuestros dispositivos serán más que evidentes.

Recordemos el 5 de Noviembre: Es decir, recordemos que estas medidas de la industria se toman porque los políticos, a los que votamos las permiten y toleran. No importa si la ley se toma en Canadá o en EEUU o en China. Es algo que ningún representante político de cualquier país debería tolerar en un mundo cada vez más global. Los que votamos a los políticos somos los que estamos siendo insultados y amenazados. Los puestos de los políticos están en nuestras manos. Es hora de mirarles con mala cara y sí, es hora de pensar en no votarles o en definitivamente castigarles. También es hora de escribirles y avisarles de que su irresponsable conducta dará con el fin de sus puestos.

Dominio Público: Para viajar además se pueden llevar obras del dominio público y cada vez hay más. Conforme pasan los años más y más. Y contenidos buenos, en muchos casos suficientes. Otro montón de obras que tendrán que inspeccionar y que les retrasará y enervará. Sobre todo si son canciones o películas

Os invito a comentar más posibilidades que se os ocurran en este sentido en los comentarios y las iré incorporando. Creo que tenemos capacidad suficiente para dejar sus leyes y absurdas medidas en total y absoluta evidencia.

Crisis y oportunidad, la aparente victoria de los lobbys será su derrota definitiva