Lo que viene después de SOPAs y leyes Biden-Sinde-Wert

Para saber qué es lo próximo que ocurrirá en cuestión de leyes de propiedad intelectual no hay más que leer las declaraciones de organizaciones como la IFPI.

En especial tras concluir que sus medidas de lobby para eliminar derechos y libertades a los ciudadanos es bueno para sus bolsillo.

Dos párrafos llaman especialmente la atención:

“There has been positive momentum in the fight against piracy in 2011. In France, the introduction of the new Hadopi graduated response law has seen peer-to-peer (P2P) piracy levels decline by 26 per cent, with around two million P2P users stopping the activity since warning notices were first sent out in October 2010 according to IFPI/Nielsen.

A newly-published academic study finds evidence that Hadopi has had a positive impact on iTunes sales in France. The analysis, by Danaher et al¹, found that iTunes singles sales were 23 per cent higher than they would have been in the absence of Hadopi. “

Es decir, que concluyen según un estudio que en Francia las ventas en iTunes se han disparado por la existencia de HADOPI, una ley controvertida que amenaza las libertades más esenciales de los ciudadanos y que esperamos acabe pronto ante los más altos tribunales de los derechos humanos.

Si seguimos leyendo, el siguiente párrafo es esclarecedor:

” In Spain a new law came into force to allow the blocking of illegal websites – a positive step, though disappointingly limited in its scope”

Lo que viene a significar que la Disposición Final Primera de la ley de Economía Sostenible, impuesta por la Casa Blanca, tiene un alcance decepcionantemente limitado. Incluso ellos saben que va a fracasar, por lo que ya sabemos cual va a ser la estrategia de los lobbys de la IFPI, seguir bloqueando sitios que enlacen, pero sobre todo van a ir a por los usuarios de P2P para que no puedan seguir usando Internet. Ese es el futuro y sabiendo lo fácil que es a veces cambiar las constituciones de los países, y la inutilidad, para el objetivo declarado al menos, de la Ley Biden-Sinde-Wert, ya sabemos qué es lo siguiente que se va a pedir y se va a conceder. Perseguir a los ciudadanos por el P2P sin importar para qué se use, pero sobre todo espiando sus comunicaciones.

¿O acaso piensan que  las promesas de los políticos de los partidos mayoritarios de no perseguir a los ciudadanos españoles por compartir contenidos de forma supuestamente ilícita vale para algo?

Lo que viene después de SOPAs y leyes Biden-Sinde-Wert

La Opción Nuclear

SOPA es hasta la fecha el mayor ataque coordinado de ciertos lobbys de presión y sus siervos políticos para acabar con la Internet tal y como la conocíamos. La versión Española, la Ley Biden-Sinde, ahora bautizada Biden-Wert, es apenas una sombra de lo que SOPA puede suponer a nivel mundial.

No es exagerado decir que una vez se apruebe SOPA Internet ya no será Internet, será otra cosa. Será una enorme máquina al único principal servicio de los que odiaban la anterior Internet por poner en evidencia su inacción, su incapacidad o nula voluntad de trabajar para hacer algo distinto en plena era digital.

Vivimos pues los últimos días de Internet tal y como era. Ya hace tiempo que ha dejado de ser el entorno neutral que tenía que ser, y de hecho  habrá más ataques tal y como leyes como HADOPI o similares de otras naciones apuntan. Unos pocos sienten que tienen que poner coto y monopolizar todo, incluida la web.

La distópica Internet que nos espera no será evidente tras la publicación de SOPA, sino que el cambio será sutil. Primero destruirán sin el debido proceso legal a unas cuentas webs emblemáticas de enlaces. Después, pasados unas semanas o meses irán a por los proyectos incipientes, aquellos que se atrevan a levantar la cabeza. Muchos nunca los conoceremos. Ya no habrá espacio para proyectos realmente avanzados e inspiradores, ya no habrá espacio para que los autores obtengan la recompensa que su calidad les hará merecedores. No habrá nada nuevo porque no quieren que lo haya.

Y cuando SOPA no logre sus objetivos, porque no lo lograrán, irán a por los usuarios de forma todavía más feroz.

Por eso, por la tristeza que da comprobar cómo la democracia y la separación de poderes saltan en pedazos ante los únicos que parecen haberse quedado con los derechos de los que progresivamente nos privan, los lobbys y empresas de intermediación reaccionarias, la opción nuclear es la única que nos queda. Cerrar nuestras webs unos días; el 18 y el 23 de Enero, como testimonio silencioso ante el inminente final de una época que tantas promesas.

El 24 de Enero de 2012 será un día triste si se aprueba SOPA. Y aunque no se aprobara todavía queda ACTA y mil intentos más de una serie de industrias que mienten y unos políticos cómplices.

Ningunterra, hagan lo que hagan los grandes, cerrará esos días. Pequeña contribución, pero merecido homenaje a una red que tantos buenos momentos nos ha dado.

La Opción Nuclear

En defensa de los derechos fundamentales en Internet

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Si quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.

En defensa de los derechos fundamentales en Internet

El pasado del negocio del entretenimiento no va a volver

Es ingenuo pensar que los viejos días van a volver. Que milagrosamente por la aprobación del reglamento de la Ley Sinde, burla hacia los jueces y la tutela judicial efectiva, van a cambiar los hábitos de consumo de los ciudadanos y se van a lanzar todos a comprar millones de CDs y DVDs de estreno.

En un sistema como es Internet, diseñado para buscar caminos alternativos para compartir información, y que ya tanto ha calado en la mente de los usuarios medios y avanzados, pensar que un reglamento mal concebido va a cambiar algo es, como poco, de ilusos.

No, en el fondo nada va a cambiar, salvo nuestras libertades y la molesta sensación de que las castas se crean más que nunca que pueden hacer con los ciudadanos lo que les plazca. Y puede que no pocos se vean pronto afectados por causas de prevaricación y cuestiones de constitucionalidad.

Las cifras de parte de unos intermediarios moribundos no van a mejorar y la razón es sencilla; la única forma de vencer en esta lucha es buscando en el consumidor el aliado y sólo lograrán eso no luchando contra ellos, sus usos y costumbres, como hacen ahora, sino compitiendo en precio y conveniencia.

Y mientras no lo entiendan no habrán logrado nada salvo cavar un poco más profundo su propia tumba. Proliferarán las redes oscuras, los viejos sistemas de intercambio que tan bien han servido durante años pasado a quienes quieren copiar ficheros con contenidos de todo tipo. Será tal vez un viaje al pasado, pero una realidad mientras los políticos no opten por la directa, que es eliminar Internet, eliminar las privacidad en las comunicaciones, la inviolabilidad del domicilio e instauren, de nuevo, la pena de muerte a los que copian contenidos con propiedad intelectual. Y puede que ni entonces logren nada sustancial para los objetivos declarados. Los objetivos reales, imponer su casta como dueña y señora de nuestras vidas, sí serán logrados.

Compitan señores. Ya lo hemos avisado… y avisados quedan. Luego no se llamen a sorpresa.

El pasado del negocio del entretenimiento no va a volver

Los sistemas corrompidos favorecen a los corruptos

Lo primero que hay que decir es que por encima de todo hemos de tener en cuenta la presunción de inocencia, algo que muchos de los arrestados en la operación del fin de la semana pasada contra directivos de SGAE y SDAE no desean para ciertas páginas de enlaces.

Dicho ésto creo que es importante aclarar ciertos conceptos pues mucha gente se ha alegrado muchísimo por las detenciones, como si éstas representaran un fin en si mismas o una claudicación de ciertos grupos pro-copyright extremo. Nada más lejos porque:

1.- Esto es sólo el comienzo de lo que esperamos sea un juicio que esclarezca las siempre oscuras cuentas de ciertas entidades de gestión para cuyos directivos hemos de, pese a nuestros deseos personales, defender la presunción de inocencia con la misma fuerza con la que éstos y muchos de los que los apoyan la niegan por igual a ciudadanos y páginas web de enlaces y descargas.

2.- Nos podemos encontrar ante un genuino caso de piratería auténtica, en la que los supuestos guardianes de los intereses de los autores, principalmente los más pequeños, han presuntamente optado por apropiarse del dinero de éstos para su exclusivo lucro.

3.- Nada ha cambiado con el copyright actual que en realidad es uno de los principales problemas a los que se enfrenta la humanidad. La cuestión última es que la deriva extremista de las leyes de derechos de autor y copyright, que ya chocaban con la realidad en pleno siglo XX, compromete la innovación y los ingresos actuales y futuros de los autores al no permitirse explorar, por activa o pasiva, nuevos modelos de negocio y valor además de la capacidad de acceso al conocimiento y la cultura de los países más pobres.

Conclusión:

Estamos a pocos meses o días de demostrar una vez más que efectivamente un sistema corrompido favorece a los corruptos. Pero no debemos perder de vista que el sistema actual de copyright y derechos de autor lejos de mejorar ha empeorado hasta extremos que no podíamos ni soñar. Y continúa empeorando. Es vital que entre todos, en mayor o menor medida, devolvamos a las leyes que regulan los derechos de los autores a la senda de la cordura de la que jamás debieron escapar por el sólo beneficio de grandes corporaciones y no de los autores, intérpretes y creadores en general.

 

Los sistemas corrompidos favorecen a los corruptos

Ciudadanos se rebelan ante la ministra de cultura Gonzalez-Sinde

Cuando tantos ciudadanos de toda clase de ideologías, condición o profesión se manifiestan contra las leyes promulgadas por una ministra de cultura hasta el extremo de que vaya a donde vaya sea abucheada, algo va muy mal con el copyright.

Ministra de la Industria del Entretenimiento Sinde
La Sinde abucheada por ciudadanos comprometidos por la cultura http://www.safecreative.org/work/1106069396012

 

Lo cierto es que las cosas han cambiado y al tiempo que parte de los intermediarios de la industria del entretenimiento está dictando la legislación sobre copyright (y economía sostenible) a unos gobernantes que hace tiempo que parece han olvidado que se deben al pueblo que les ha elegido, son cada vez más los ciudadanos que se rebelan y se oponen a esto.

somos legion
Somos legión http://www.safecreative.org/work/1106069396081

 

La gente está empezando a organizarse y a comprender que la razón tiene una fuerza que no puede ser doblegada con maniobras, manipulaciones y mentiras políticas y que gracias a la información compartida, Internet, la pasión y la convicción se es invencible a largo plazo.

Por todo ello creo que cada vez les va a costar más aprobar leyes que van contra incluso de los más básicos derechos humanos, la tutela judicial efectiva y la separación de poderes. No obstante cada vez les va a costar más engañar a la gente en general apelando a la ignorancia de ésta.

 

Gonzalez-Sinde
La mirada de la Sinde lo dice todo, parece una autómata http://www.safecreative.org/work/1106069396005

Sin duda ganarán muchas batallas, pero no ganarán una guerra cuyo final no lo veremos con toda probabilidad en nuestras vidas. Cientos de personas jóvenes, mayores, hombres, mujeres, creadores, abogados, activistas y un largo etcétera, así lo atestiguan al manifestarse con convicción y no bajo pago, contra medidas que aunque sólo sea porque nos han mostrado que hay mucha gente que piensa igual y se puede organizar, tienen su parte positiva.

Han llenado tanto el saco del copyright que ya ha empezado a romperse por las abultadas costuras.

Fotografías hechas en San Sebastián el 6 de Junio de 2011 con licencia CC by-sa

Ciudadanos se rebelan ante la ministra de cultura Gonzalez-Sinde

Buenafuente, Sinde, Twitter y falacias

Que quede claro que no he visto la entrevista de Buenfuente, ni el más mínimo interés en verla. Ocurre que ver a la Sra. Gonzalez Sinde me causa ardor de estómago. Sólo he leído cosas por ahí pero a raíz de este artículo de Buenafuente y esta acertada respuesta quiero puntualizar unas cosas muy sencillas que todos deberíamos entender:

– Que no existe equilibrio en el copyright, desde hace muchos años. El copyright se creó en un segundo paso como sistema para fomentar la creación dando un monopolio temporal a los autores y protegerse así de la piratería, la auténtica, la de los editores y en definitiva aquellos que tenían los medios y recursos para usar comercialmente sus obras. El incentivo del copyright era cubrir las necesidades de los creadores para crear, pero se ha distorsionado tanto esto, que ya no tiene ningún sentido salvo para que grandes corporaciones puedan tener muchos aviones privados y desfavorece de forma alarmante a la gente en general, y también, porqué no, a los creadores, privados de usar las obras contemporáneas para crear a partir del domino público.

– Que sí, que hay que luchar contra la piratería, pero la de verdad, no la inventada o falsamente llamada como tal. Un ejemplo por el cual no veo a nuestro gobierno hacer nada, y que afecta a los creadores de forma alarmante, es la propuesta de extensión del copyright sobre grabaciones sonoras de los 50 a los 70 años.

– Que la denominada Ley Sinde es una aberración legal y un atentado al estado de derecho. No se puede ser neutral cuando lo que ocurre es que se quita de entrar en el fondo de si algo es ilegal o no a los jueces, y me refiero a que las páginas de enlaces por activa y pasiva están siendo declaradas legales por los jueces. Aquí hay que trazar una línea y no vale estar en la mitad.

– Que el “todo gratis” es una falacia de parte de la industria. Sabemos que “todo gratis” es imposible y por eso pagamos de formas variadas, como con atención, conciertos, ediciones especiales, fidelidad. Es más, nada sustenta que el modelo de negocio actual sea válido y no pueda sustituirse por otro por el cual los ingresos vengan de otras vías, indirectas en muchos casos, como las citadas.

– Sí a la pedagogía, pero no al adoctrinamiento, que son cosas distintas. El copyright debe ser cuestionado hasta sus cimientos y eso no se hace. Y no será porque muchos ciudadanos, abogados y jueces no hayan explicado lo que ocurre, es que simplemente gobierno y parte de la industria hace oídos sordos. Y eso, es un grave problema.

Safe Creative #1104148972348

Buenafuente, Sinde, Twitter y falacias