Frases: leyes y ciudadanos

No soy abogado. Eso es evidente. Me he interesado por varias leyes, sobre todo por la de propiedad intelectual. He leído bastante y he hablado con gente que sabe bastante de ella y llego a una conclusión: Hay leyes que son muy viejas, de base y conceptos. Leyes confusas y ancladas en un pasado sin tecnología, sin experiencia, sin imaginación, sin capacidad de acercarse al futuro.

Hay leyes que premian la incompetencia, la inactivad y la inoperancia. Leyes como esas frenan el avance y anclan al mundo entero en la ignorancia y la desgracia. Esa ignorancia cultivada y fomentada es la culpable de la mayor parte de las desgracias que hoy nos sobrecogen el corazón.

En un momento en que la economía de la abundancia de contenidos digitales debería ser aprovechada para hacer llegar la cultura a todo el mundo de forma gratuita, algunos prefieren cebarse contra nuestras virtudes y las virtudes de lo digital para premiar y mantener vivos modelos de negocio que deberían ser ya sólo un recuerdo del siglo pasado.

En cambio prefieren que la cultura siga secuestrada por las entidades de siempre, los lobbys de siempre. Así en vez de ciudadanos tendremos votantes y los mismos podrán perpetuarse eternamente engañando y manipulando. Aunque es bien posible que bajo tanta presión surja algún día una chispa de rebelión… y ¿quién sabe? Tal vez surjan proyectos y modelos de negocio que tengan éxito pese a los obstáculos de la clase política más corrupta.

La frase es pues ¿qué es peor, unos ciudadanos que no entienden ni comprenden las leyes que se hacen, o unos legisladores que no compreden ni quieren escuchar a los ciudadanos en el momento de hacer leyes?

La ley debería adaptarse a los usos y costumbres de la sociedad (y ahora es la sociedad digital) y como ha ocurrido siempre, es la tecnologiá la que impulsa el cambio de la sociedad. Ahora en pleno sigo XXI unos quieren volver al XIX y repetir los mismos errores.

Frases: leyes y ciudadanos