En Silicon Valley

Ya he llegado, tras muchas aventuras, vuelos, conexiones, vehículos, controles, a San Mateo. Agotado, porque para mi ahora son las siente y media de la mañana en España y sin embargo aquí apenas son las diez y media. Llevo unas veinticuatro horas despierto desde que salí ayer.

¿Lo más duro? Dejar a la familia tan lejos y para tanto tiempo.

Mañana toca ir a por el coche de alquiler, mirar de comprar o localizar al menos un móvil de prepago con conexión a Internet y aprovisionar el frigorífico. Después el sábado a explorar un poco la zona para familiarizarme con ella.

El hotel, la verdad, un poco más cutre de lo que me temía 😛 Pero bueno, no pararé mucho por aquí.

En Silicon Valley