El Derecho de Autor a la luz del Advaita

Día del Libro, celebración que empezó siendo un homenaje a la obra de creación, Día del Libro, y ha llegado a ser un “cepillo de iglesia” para el lobby del copyright, que hizo añadir: “Y del Derecho de Autor”.

 

Para el advaita, (=no dos), una antigua filosofía oriental cuyo estudio te deja suave, sólo existe el Ser: toda la Humanidad como un solo Ser. No sólo la Humanidad; todo lo que existe físicamente ante nuestros ojos, en la realidad del advaita son sólo apariencias, pensamientos o sueños en la Consciencia Infinita. Pero una parte del Ser, semidormido, cree que está dividido y que existe en la multiplicidad de seres individuales que sueña. Si sólo existe el Ser, que seríamos todos y cada uno a lo largo de los milenios, las ideas no se le ocurren a nadie, “ocurren” en el Ser, por lo que el derecho de autor no es sino algo ilusorio y vacío, como todo lo demás. Pelear por los derechos de autor es un absurdo más de los que componen nuestra existencia física, subjetivamente individualizada, en este mundo. En cuanto a la necesidad económica, sí, es claramente una necesidad, y un derecho recibir dinero por el trabajo intelectual. Hay que comer, vestirse, etc; pero llegará alguien, cuyo trabajo además no suele ser de creación sino de explotación de negocio, que diga que su necesidad es tener siete yates, veinte casas, tres aviones… ¿Cómo poner límites? ¿Cómo explicarle a ese tipo que su necesidad es la expresión de una enfermedad? Como indicaba Gloria Fuertes, hay que: “…asediar usureros, y con rara paciencia, convencerlos sin asco”. ¿Tiene alguien la culpa de ser un leproso espiritual? Pero, volviendo al derecho de autor, este texto, excepto las citas, lo han escrito mis manos, al servicio de mi cerebro, órgano donde reside mi mente, que no es sino un aspecto de la Mente, de la Consciencia Infinita, del Ser… el Ser, que soy yo, que eres tú, que somos todos…

Los problemas imaginarios son irresolubles
Citando a El Roto, magnífico y concreto, como siempre

Visto desde el advaita, es absurdo decir “el texto es mío”.Sólo hay un Autor, el Ser. El mismo Ser en el que ocurren las disputas por el Derecho de Autor entre miles de seres que no saben ni comprenden quiénes y qué son.

 

 

Texto para el dominio público

El Derecho de Autor a la luz del Advaita

Sin noticias de la Coalición de Creadores

Hace unos días se dio máximo bombo y platillo en todos los medios a una información de un informe devastador que presentó la “Coalición de Creadores” (un lobby de industrias de intermediarios del entretenimiento) sobre los efectos del intercambio de archivos en Internet.

Los periodistas no cuestionaron, al parecer, los informes y publicaron los titulares sin más análisis. En el análisis faltaba precisamente contrastar el propio informe.

Cuando uno accede al informe (con todos los derechos reservados, luego podría ser ilícito descargarlo) ve que falta algo, los datos en los que se basa. Es normal, ya que es un informe de conclusiones, de grandes cifras encargada por un grupo de presión a una empresa privada. Pero en general no existe, al parecer, un análisis independiente de los datos y preguntas que se hicieron para obtener éstos.

Lo solicité de inmediato a la empresa IDC que me remitió a Javier Solis, responsable de comunicación de “La Coalición”. No he obtenido respuesta alguna.

No es de extrañar, supongo que si han mirado mi blog habrán visto que soy muy crítico con sus análisis, pero no les engañé en mi petición. Sería riguroso en el análisis, y si había que admitir que existe algo de cierto en las conclusiones lo haría, otra cosa ya sería la interpretación que se pueda hacer de eso, pero eso ya es más personal, entiendo.

Así que sin un análisis independiente y contrastable de los datos sólo puedo concluir que dicho informe no se puede ni debe tener en cuenta y que sería bueno que los periodistas dedicaran algo de tiempo a analizar bien la información y evitar así el convertirse en meros portavoces de conclusiones posiblemente sesgadas, que por otro lado no se sostienen ante otros análisis sobre las mismas cuestiones.

 

Sin noticias de la Coalición de Creadores

Si criticas el cambio de modelo de Spotify te conviertes en un pirata

Parece que el meme del “todo gratis” parte de la industria de intermediación del entretenimiento ha calado fuerte en el imaginario popular. Al parecer, si se critica el cambio de política de Spotify uno se acaba convirtiendo en un pirata que lo quiere todo gratis.

Parece como si no se pudiera criticar el modelo de negocio de Spotify. Bueno, creo que es importante decir que, en ejercicio de la libertad de expresión, no sólo es posible, sino necesario criticar el modelo de negocio de Spotify, al menos de forma constructiva.

Lo primero es que yo en su día lo recomendé mucho y a raíz de aquellas recomendaciones me consta que mucha gente lo ha usado, lo sigue usando y no pocos han pasado a las versiones de pago. También he explicado con frecuencia porqué no lo sigo usando. Actualmente uso una combinación de mi música adquirida a lo largo de años, Grooveshark y alternativas libres como Jamendo.com, Magnatune.com, etc. Dicho esto quiero dejar claro que me da igual lo que hagan con sus condiciones de uso. A mi la versión gratuita no me gustaba y por eso dejé de usarla, y por otro lado suelo evitar pagar, en la medida de lo posible, por “soluciones” que apuestan por el DRM.

Pero vayamos por partes:

Lo primero es señalar algo que la gente suele olvidar y es que los que financian Spotify son los mismos que financian las industrias de la RIAA. Eso debería ser como poco llamativo, pues Spotify está en las mismas manos de unos que no dudan en demandar cantidades millonarias a ciudadanos por el simple hecho de compartir 24 canciones.

Segundo. No entiendo porqué la gente piensa que la versión “gratis” es realmente gratis. No lo es. Existen unos ingresos por publicidad, pero claro, los arbitrarios royalties que exigen las industrias que financian el propio Spotify hacen que finalmente no pueda ser rentable. Pero más importante que eso es que la gente paga con la atención y la promoción. La gente al usar Spotify gratuitamente está nutriendo de información y posibilidades de todo tipo a la empresa. Si no saben sacar partido de ello, si no ven el valor inherente, me temo que es su problema y uno de los principales motivos por los que no me gusta esa startup en su ejecución, no en su concepto.

Netflix no es lo mismo que Spotify, ni su modelo de negocio se parece e incluso Netflix no puede estar libre de crítica: Netflix no ofrece sino un programa de prueba gratuito de un mes tras el cual si quieres seguir usando tienes que pagar 8 dólares (por ahora en USA y Canadá). Ofrece vídeo en “streaming on demand” en cualquier dispositivo que pueda mostrar vídeo por Internet y por lo tanto no es comparable a un sistema que ofrece música. El vídeo no se consume igual que el audio, y es posible que para muchos el valor del vídeo “on demand” sea mayor que lo que ofrece Spotify. Ahí está la libertad de cada uno. Pero es que además Netflix tiene sus propios problemas. Por un lado las elevadas licencias que tienen que pagar, y que ciertas industrias amenazan con elevar, al ver la revolución que está suponiendo este servicio. Otra crítica que recibe es que tiene un catálogo limitado y los estrenos tardan en aparecer.

Pero lo que debemos criticar, de forma constructiva, es el modelo de suscripción ¿es sostenible? ¿Es recomendable?

Aquí un comentario que he escrito en Meneame:

Veamos, caro o barato es un término muy relativo. La cuestión no es pagar por las canciones, sino por el servicio. Si lo que ofrecen es atractivo, adelante, pero tengamos en cuenta que el modelo “suscripción” no tiene porqué ser la panacea. Al fin y al cabo ¿cuántos modelos de suscripción tendremos que pagar?

– NY Times 15 dólares al mes
– Spotify 5 euros al mes
– Netflix 6 euros (si alguna vez llega)
Filmin 10 euros al mes

Pero, ninguno tiene todos los catálogos, con lo que al final estaríamos pagando 20 ó 30 euros por unos cuantos canales para acceder a contenidos de forma más o menos puntual. Unos desplazarán a otros, pero el uso casual, accidental, seguiremos sin encontrar oferta.

Pero lo que es más, nos basamos en “el cloud”, la nube, y al incierta esperanza de que todo lo que elegimos ver, escuchar y acceder siempre estará ahí, y no es cierto. Eso no ocurrirá.

Luego tendremos que sumar más y más servicios con catálogos dispares, de juegos, de libros, etc. Al final un caos por el cual para acceder a un número finito de contenidos acabaremos pagando al mes 50 ó 60 euros.

No digo que esté mal, pero hay que pensar que Spotify es perfectamente criticable y que no hablamos de todo gratis, sino de modelos que compiten por dar el mejor servicio al mejor precio, pero hay cuestiones que no se pueden soslayar.

Porque el problema es el acceso puntual, accidental a los contenidos y la persistencia de éstos contenidos en el tiempo. Puede que a mucha gente no le importe, adelante, son mis invitados a usar los servicios premium. Pero creo que el modelo de suscripción ha de evolucionar y explorar otras vías de inclusividad. Pagamos por el valor añadido del servicio. A estas alturas queda claro que no se paga por el contenido, pero debemos, una vez constatada esta realidad, explorar otras posibilidades, como es vincular el comportamiento analógico con el digital sin forzarlo artificalmente.

 

 

About this text:
Safe Creative #1104158979597

Si criticas el cambio de modelo de Spotify te conviertes en un pirata

Cinemagraphs, entre la fotografía y el vídeo

Un curioso e interesante uso de los tradicionales gifs, a medio camino entre la fotografía artística y el vídeo spot

Más aquí:

http://fromme-toyou.tumblr.com/post/4581147963/showtime-oh-so-coco-show-reel-a-moment

http://fromme-toyou.tumblr.com/post/4580571450/my-personal-favorite-doesnt-it-make-you

http://fromme-toyou.tumblr.com/post/4558635776/evening-is-coming-in-savannah

http://fromme-toyou.tumblr.com/post/4528895445/shave-and-a-haircut-images-of-a-spring-weekend

http://fromme-toyou.tumblr.com/post/4637864814/breathless-have-a-weekend-full-of-sweeping

Cinemagraphs, entre la fotografía y el vídeo

Buenafuente, Sinde, Twitter y falacias

Que quede claro que no he visto la entrevista de Buenfuente, ni el más mínimo interés en verla. Ocurre que ver a la Sra. Gonzalez Sinde me causa ardor de estómago. Sólo he leído cosas por ahí pero a raíz de este artículo de Buenafuente y esta acertada respuesta quiero puntualizar unas cosas muy sencillas que todos deberíamos entender:

– Que no existe equilibrio en el copyright, desde hace muchos años. El copyright se creó en un segundo paso como sistema para fomentar la creación dando un monopolio temporal a los autores y protegerse así de la piratería, la auténtica, la de los editores y en definitiva aquellos que tenían los medios y recursos para usar comercialmente sus obras. El incentivo del copyright era cubrir las necesidades de los creadores para crear, pero se ha distorsionado tanto esto, que ya no tiene ningún sentido salvo para que grandes corporaciones puedan tener muchos aviones privados y desfavorece de forma alarmante a la gente en general, y también, porqué no, a los creadores, privados de usar las obras contemporáneas para crear a partir del domino público.

– Que sí, que hay que luchar contra la piratería, pero la de verdad, no la inventada o falsamente llamada como tal. Un ejemplo por el cual no veo a nuestro gobierno hacer nada, y que afecta a los creadores de forma alarmante, es la propuesta de extensión del copyright sobre grabaciones sonoras de los 50 a los 70 años.

– Que la denominada Ley Sinde es una aberración legal y un atentado al estado de derecho. No se puede ser neutral cuando lo que ocurre es que se quita de entrar en el fondo de si algo es ilegal o no a los jueces, y me refiero a que las páginas de enlaces por activa y pasiva están siendo declaradas legales por los jueces. Aquí hay que trazar una línea y no vale estar en la mitad.

– Que el “todo gratis” es una falacia de parte de la industria. Sabemos que “todo gratis” es imposible y por eso pagamos de formas variadas, como con atención, conciertos, ediciones especiales, fidelidad. Es más, nada sustenta que el modelo de negocio actual sea válido y no pueda sustituirse por otro por el cual los ingresos vengan de otras vías, indirectas en muchos casos, como las citadas.

– Sí a la pedagogía, pero no al adoctrinamiento, que son cosas distintas. El copyright debe ser cuestionado hasta sus cimientos y eso no se hace. Y no será porque muchos ciudadanos, abogados y jueces no hayan explicado lo que ocurre, es que simplemente gobierno y parte de la industria hace oídos sordos. Y eso, es un grave problema.

Safe Creative #1104148972348

Buenafuente, Sinde, Twitter y falacias