Mark Twain sobre la invención y el plagio

“It takes a thousand men to invent a telegraph, or a steam engine, or a phonograph, or a telephone or any other important thing — and the last man gets the credit and we forget the others. He added his little mite — that is all he did. These object lessons should teach us that ninety-nine parts of all things that proceed from the intellect are plagiarisms, pure and simple; and the lesson ought to make us modest. But nothing can do that.”

Mark Twain in a letter to Hellen Keller
http://www.brainpickings.org/index.php/2012/05/10/mark-twain-helen-keller-plagiarism-originality/

Mark Twain sobre la invención y el plagio

15M+366 días

No soy dado a rememorar eventos del pasado, pero sí creo que el 15M de 2011 supuso un antes y un después. Y si me preguntan qué es o fue el 15M creo que la respuesta, al menos para mi, es ésta: un día en que nos dimos cuenta que no estábamos solos y que sin importar lo que pase, no volveríamos a estar de nuevo completamente solos. Además fue un día en que percibimos un atisbo del poder que las castas nos quieren hacer creer ilusorio.

Un día que se convirtió en una marea lenta que crece y que hace bueno lo que decía Gandhi en el sentido de que para cambiar el mundo primero tenemos que cambiar nosotros mismos. Ese cambio ya ha comenzado guste a las castas o no.

Al ser el 15M más un espíritu de ánimo que otra cosa, es difícil de clasificar y por eso desorienta tanto a las mentes incapaces de evolucionar o imaginar. El 15M es distingo para cada uno de los que hemos formado y formamos parte de una u otra manera.

Y aunque yo sea alguien del #15m, el #nolesvotes y varias iniciativas más, ante todo intento ser una persona que se preocupa cada vez un poco más por ti que me lees y menos por mi mismo.

15M+366 días

Creer o creerse algo

Personalmente no me gustan las clasificaciones. Encorsetan demasiado. Definen algo que muchas veces no es correcto. Yo sería considerado un ateo, pero la verdad no es que crea que no existe “Dios”, sino que no me creo que existan dioses, en general, ninguno.

Muchos que dicen que no hay que ser ateo, que es mejor ser agnóstico, cosa que no desdeño del todo, por supuesto, no caen en la cuenta de que hay pocos que se crean que existe Zeus, o Shiva, por poner sólo dos ejemplos de los millones que se podrían poner a lo largo de la historia e incluso prehistoria humana. Uno parece ser ateo o agnóstico de dioses que otros se los creen. La diferencia es esa, y es semántica “¿Crees en Dios?” sería la pregunta clásica de alguien que ¿cree o se lo cree? Si la pregunta fuera “te crees que existe Dios” ya estamos posicionándonos en una posición enfrentada a dicha ¿creencia o credulidad? Y no por ofender, pero las cosas son así, yo basándome en la experiencia, la lógica, la razón y el pensamiento razonado no puedo creerme que exista dios alguno, ya sea uno con muchos brazos, uno con cara de cocodrilo, u otro con cualquier otro folclore asociado.

Hay quien sí se los cree, pero esa es precisamente la postura extraña, no la mía, y más si va sumada de creencias en reglas morales asociadas, vidas después de la muerte y cosas así. Así que no soy ateo, porque de base no puedo concebir que exista algo como lo que otros se creen. Si se lo creen, allá ellos, pero a mi que no me clasifiquen, que se clasifiquen ellos.

Creer o creerse algo

Los Diez Mandamientos de Bertrand Russell

Una interesante entrada en el blog Recuerdos de Pandora que todos deberíamos leer. Diez mandamientos de Bertrand Russell. En nada se parecen a los de una religión. Más bien son diez normas en las que basarnos para analizar la vida, nuestras relaciones y nuestras ideas en el contexto del resto de ideas e interacciones:

1. No te sientas absolutamente seguro de nada.

2. No pienses que vale la pena ocultar la prueba, pues con toda seguridad ésta saldrá a la luz.

3. Nunca te desanimes pensando que no vas a tener éxito.

4. Cuando te encuentres con una oposición, incluso si viene de tu esposa o de tus hijos, esfuérzate por vencerla con argumentos y no con autoridad, pues la victoria que depende de la autoridad es irreal e ilusoria.

5. No tengas respeto por la autoridad de otros, pues siempre se encuentran autoridades enfrentadas.

6. No uses el poder para reprimir opiniones que consideres perniciosas, pues si lo haces las opiniones te reprimirán a ti.

7. No temas ser excéntrico en tus opiniones, pues todas las opiniones aceptadas ahora alguna vez fueron excéntricas.

8. Encuentra mayor placer en el disenso inteligente que en la aceptación pasiva, pues si valoras la inteligencia como
se debe, lo primero implica una más profunda aceptación que lo segundo.

9. Sé escrupulosamente sincero, incluso si la verdad es inconveniente, pues es más inconveniente cuando tratas de ocultarla.

10. No sientas envidia de la felicidad de aquellos que viven en un paraíso de tontos, pues sólo un tonto pensará que eso es la felicidad.

Los Diez Mandamientos de Bertrand Russell

País mandado por desgraciados, votados por masa aborregada

Sí, voy a ser totalmente irreverente y  me voy a meter con todo dios. Porque lo merece, porque si no lo suelto reviento. Vivimos en país de ineptos, de imbéciles y de idiotas. Siento una vergüenza ajena que me está haciendo enfermar… y soy de los cada vez menos “privilegiados” que se puede permitir el enfermar.

Me siento como un imbécil por vivir aquí y por no salir con un machete a rebanar pescuezos de políticos o una antorcha para acojonar a los que nos han metido en esta trampa: Millones y millones de votantes que, arrastrados por el más puro ejercicio de Fe, se han creído una vez más, por enésima vez, las patrañas, mentiras y falacias de la casta politicastra del PP, PSOE y CiU, por poner sólo los ejemplos más llamativos.

Juro que me siento así de imbécil y no hace falta un carné especial de “imbécil”; el carné es el DNI que tenemos todos, por haber nacido en esta tierra mandada por desgraciados de un lado y de otro.

Y aquí una muestra de vergüenza absoluta: 685.000 machacantes para pagar clases de inglés a nuestra prodigiosamente bien preparada casta politicastra. Absolutamente patético. Y eso sí, luego hay alguno de la casta diciendo que nos vayamos a Londres en el primer avión. La madre que los parió. Juro que si pudiera librarme de la trampa de hipoteca en la que estoy hacia tiempo que me había ido con mi familia a un país decente para dejar esta cloaca en la que se está convirtiendo España. Yo ¡totalmente anacionalista! estoy hasta planteándome que no estaría más que Euskadi fuera independiente. Muy muy mal lo han tenido que hacer para que tenga estos oscuros pensamientos. Vaya panda de majaderos totales, incompetentes y patéticos que no olvidemos han sido votados por ¡16 millones de personas! ¿Personas? ¿Ciudadanos? No, nada de eso: ¡Masa aborregada! #amosnomejodas

Pero no se lo pierdan, que las medidas absurdas que están tomando no sólo no van a arreglar nada, sino que van a complicar más las cosas. El dinero que se sustrae a las clases bajas (la clase media no existe, no os engañeis), es dinero que se deja de gastar en otras provocando más pobreza, paro y depresión social. Es lo que tiene quitar proporcionalmente más al que menos tiene.

Porque el problema no es lo que cuesta el estado de derecho, como educación y sanidad que en realidad son inversiones, sino la demencial deuda de bancos en manos de psicópatas del pelotazo y ayudados de la connivencia de politicastros de tres al cuarto. Ahí está el problema y como ellos mismos no se va a ir a por ellos, el final de España como tal ya está escrito.

Salvo que los ciudadanos hagamos algo.

 

 

País mandado por desgraciados, votados por masa aborregada