Análisis Navegadores Garmin

Cuando hablamos de GPS nos vienen varias marcas que calificaríamos de míticas, siendo Garmin, empresa fue fundada en 1989 por Gary Burrell y Min Kao, una de ellas. De hecho es una de las marcas de GPS más conocidas a nivel mundial.

He de reconocer que hace tiempo que se me estropeó el viejo GPS que tenía, no de esta marca, todo hay que decirlo, y que ahora para algún desplazamiento puntual no lo llego a necesitar pues los GPS dedicados tienen al duro contrincante de los teléfonos móviles.

De ahí surge la siguiente pregunta ¿por qué habríamos de usar un GPS dedicado en lugar de un móvil con GPS? La respuesta es complicada. Lo cierto es que todo depende, pero la razón fundamental para usar un GPS dedicado estriba, precisamente, en su propia naturaleza de dedicación. Los teléfonos smartphone con GPS, al igual que ocurre con sus cámaras fotográficas o de vídeo están bien para usos puntuales en los que por puro coste de oportunidad no compensa ir con multitud de aparatos distintos. No obstante, cuando la cosa se pone seria, un instrumento dedicado es, hoy por hoy fundamental para lograr los mejores resultados. Eso ocurre con las cámaras fotográficas dedicadas, con las cámaras de vídeo (función que han asumido exitosamente algunas cámaras), o los GPS. También es notable señalar que los recursos energéticos que requieren estas acciones agotan con mucha rapidez las baterías ya de por si escasas de los móviles. También tienden a que se recalienten bastante. Es muy posible que en el futuro, con la multiplicación de las capacidades de almacenamiento de energía de las baterías de los móviles, algunas empresas de GPS vean su cuota de mercado reducida por la competencia de los móviles de la próxima generación o directamente móviles que se carguen con luz ambiente.

He usado navegadores Garmin fundamentalmente durante mis estancias en los EEUU y he de admitir que me sorprendieron gratamente. Sí que el primero que usé allá por 2008 era bastante peor que el que tenía yo en mi coche en España, pero el que usé en 2010, que era de gama media, daba muy buenos resultados. El salto cualitativo del primitivo modelo de 2008 a sólo dos años después fue más que significativo. Era muy fiable, muy fácil de manejar una vez programado y con muchas características añadidas que lo hacían ganador una vez uno se acostumbraba a sus pequeñas manías. La usabilidad no era tan buena como otros navegadores a la hora de programar, pero uno se olvidaba pronto de eso cuando lo que era el viaje, transcurría sin problemas gracias a sus completos mapas y otras funciones, como la medición exacta de la velocidad del vehículo.

Si Garmin es uno de los líderes indiscutibles en navegación es porque han creado tradicionalmente equipos para todo tipo de vehículos, no sólo coches, y para darse cuenta no hay más que pasearse por algún puerto deportivo o pesquero.

Navegación

echo (tm) 550c de GarminLa navegación GPS en barcos se enfrenta a no pocos desafíos. Aquí cualquiera que navegue debe estar seguro de que está bien posicionado. Un GPS es un barco es una de las herramientas más importantes que pueden existir y para la cual un teléfono smartphone no puede suponer un sustituto.

Tengamos en cuenta que un barco que navega no está limitado a unas carreteras, corre enormes riegos por las distancias que recorre, y perderse en el mar no es una opción. Conocer también los fondos y otros peligros potenciales son cuestiones clave en cualquier sistema de navegación por barco.

Los sistemas Garmin son con  mucha frecuencia, un compañero imprescindible de cualquier capitán.

Motos

Para las motos, y hasta ahora, el GPS dedicado ha sido la única opción. Con pocos smartphones blindados a la lluvia, los GPS dedicados para moto, eran la única opción posible. Aunque ya hay teléfonos resistentes a la lluvia, los GPS dedicados son, con toda probabilidad, la mejor opción. Un smartphone abre demasiadas posibles distracciones al conductor de un vehículo de dos ruedas. Por otro lado su uso está muy limitado a viajes de auténticos ruteros, no para el día a día. Es decir, alguien que necesita un GPS para una moto es porque realmente va a viajar, y le compensa llevar varios aparatos y no resignarse en caso de que se rompa, o pierda, el móvil a perderse.

Coches

 

Garmin cars

Si bien en las dos categorías anteriores no hay muchas dudas sobre la idoneidad y  la fiabilidad de un GPS dedicado Garmin, es en los coches donde la cosa cambia y se vuelve más difusa debido a la popularidad tanto de este medio de transporte como de estos dispositivos de navegación.

Es en los coches donde los GPS tradicionales tienen su mayor lucha. Es su mercado más reñido no sólo por los smartphones, sino por las propias marcas que con cada vez más frecuencia incorporan navegadores, si bien, lógicamente, suelen ser con frecuencia de algunas de estas reconocidas marcas.

Pero la cuestión estriba en la idoneidad de tener un smartphone con GPS y no comprar un GPS dedicado. Ya hemos ilustrado algunas de las barreras técnicas que aún tienen que superar los móviles, o las logísticas, como el robo, pérdida o rotura. Un único dispositivo al que confiar nuestras comunicaciones y navegación, puede ser problemático.

El “puede ser” es la clave, pues en caso de coches, con un rango de uso más dinámico del GPS hay situaciones en las que los teléfonos móviles no sólo son suficientes, sino que incluso son mejores. Una ventaja clara vino hace ya un tiempo con Google Maps, que integraba GPS que se actualizaba sobre la marcha, uno de los talones de Aquiles de las grandes marcas de navegadores. Sin embargo las grandes marcas de GPS como Garmin, por ejemplo, han aprendido la lección y ofrecen en muchos de sus modelos actualización de mapas durante la vida útil del aparato. El precio de estos dispositivos es algo más alto que otros modelos que no disponen de esta actualización, pero de hecho es el precio en algunos modelos es incluso la mitad de lo que costaban estos aparatos hace unos 5 años atrás, y aquellos sin dichas actualizaciones incluidas. Sin duda una gran opción a tener en cuenta y que hace a estos dispositivos más versátiles y con mucho más razón de ser.

No son las únicas características importantes de estos aparatos. Otra característica especialmente destacable, entre otras muchas, es la posibilidad de manejar los aparatos por comandos de voz.

De las primeras generaciones a ahora ha llovido mucho y se puede decir que en poco o nada se parecen a lo que eran en su día. Creo que han sabido adaptarse muy bien en su lucha contra el competitivo mundo de los smartphones especializándose, escuchando al consumidor y ofreciendo herramientas de precisión potentes y fiables.

 

 

 

Safe Creative #1308035529619

Análisis Navegadores Garmin

El nuevo Flickr, primeras impresiones

newlayout

Flickr ha cambiado su modelo de negocio, y con él la nueva forma de visualizar las fotografías e interactuar con los usuarios. He estado navegando muy poco por el nuevo Flickr, servicio que llevo usando desde casi sus inicios y he aquí mis primeras impresiones:

  • No me gusta. Se parece mucho a otros servicios que he rechazado porque no me gustaba su apariencia.
  • Es muy lento para ver fotos, ocupa muchos recursos y el scroll infinito me vuelve loco. Empiezo a ver fotos y me vuelve a ubicar más arriba de por donde iba mirando de forma aleatoria. Me causa ansiedad. Me pide muchos recursos y no los tengo.
  • No se pueden ver las imágenes en miniaturas cuadradas pequeñas, la forma rápida que usaba para ver fotos. Ajusta las fotos para dar una experiencia que gustará mucho al que se le ha ocurrido, pero que me fuerza a ver a interpretar las formas de forma externa a mis propios intereses.
  • No me gusta nada la idea de llevarnos a todos los pros posible a cuentas gratuitas para meter publicidad en nuestros contenidos. Vale que podemos seguir usando con las condiciones anteriores, pero honestamente, ahora mismo tendría que comprar otro ordenador nuevo más potente sólo para ver y usar esta página. Y va a ser que no.
  • No puedo ver de forma rápida, dada la vista obligatoria, qué obras son libres y cuáles no. Para mi eso fue fundamental para elegir Flickr en su día, el poder ver qué obras tenían licencias Creative Commons y en concreto las CC by-sa y CC by. Sigue siendo fundamental ahora. Ahora tengo que, obligatoriamente, entrar en fotos que podrían tener “todos los derechos reservados”, cosa que me incomoda mucho, pues siempre siento que sólo por la descarga temporal de éstas en mi ordenador podría estar cometiendo un delito (y con la nueva legislación que se cierne sobre todos por orden de EEUU, así será finalmente).

Flickr y el equipo de Yahoo! es sin duda muy inteligente. Mucho más que yo de hecho, lo admito y para mi pobre pobre percepción se han pasado de listos, se han pasado de frenada. La utilidad de Flickr para mi personalmente se ha reducido muchísimo. La mantengo porque mucha gente usa mis fotos, pero dudo que siga metiendo muchas más en el futuro. Habrá que buscar otros medios para compartir, si alguna vez tengo tiempo de hacerlo y sobre todo si la gente se empieza a comprometer verdaderamente con la cultura y el conocimiento y el usar licencias CC by-sa se convierte en la norma.

Tal vez tenga que seguir sentado esperando y soñando, pero no soy el único soñador.

 

Safe Creative #1305225141002

El nuevo Flickr, primeras impresiones

Retirada de la Ley Lassalle

Leído en MangasVerdes

Exigimos la retirada de la Ley Lassalle y la apertura de un diálogo equilibrado, moderado por un mediador neutral, entre las autoridades, ciudadanía en general, artistas, creadores e industria, con el objetivo discutir sobre las auténticas reformas necesarias en la LPI en un diálogo abierto y honesto.

No podemos aceptar una reforma en la que la copia privada se convierte de facto en una mera copia personal en una clara desconexión con la realidad y una involución legislativa que no se podía ni concebir ni a finales del siglo pasado y que actúa directamente contra los intereses de creadores y artistas que ven en la copia privada una actividad que les beneficia y sin la cual, muchos no hubieran llegado a ser tales.

También afecta a los derechos de todos los ciudadanos en su acceso a la cultura, no sólo haciendo ilícitas las descargas de Internet, sino incluso actividades tan absolutamente comunes como hacer una copia de un original que un amigo haya prestado a otro.

Esta reforma crea un escenario anticompetitivo en el mercado digital y hace que el valor de la cultura española tenga menos posibilidades de ser expandida y por tanto monetizada, perjudicando nuestro desarrollo tecnológico y comercial y nuestra posibilidades de incursión en el mercado exterior.

Tampoco aceptamos que aquellos jueces que tienen que decidir sobre las presuntas infracciones de los derechos de autor sean sistemáticamente excluidos de desempeñar su labor con la creación de un tribunal de excepción al servicio de los lobbys de algunos intermediarios de la industria del entretenimiento. Es una aberración intolerable que nada hace por mejorar la relación cada vez más distante entre ciudadanos y el legislador y perjudica en mayor medida a los creadores y artistas en general en su percepción social.

La ley de Propiedad Intelectual debe amparar los legítimos intereses sociales de la ciudadanía para acceder a la cultura y que los autores se vean remunerados de forma justa para que así sigan creando.

En este sentido no se están tomando las decisiones valientes y activas para que la LPI se adapte a la realidad digital, dando tanto a creadores como industria, las herramientas necesarias para innovar en Internet y afrontar los desafíos que se plantean. Las huidas hacia delante no son, en realidad, nada más que intentar evadirse de la tozuda realidad que acabará por imponerse con mayor o menor sufrimiento para todas las partes implicadas.

Creadores, artistas, ciudadanos en general e industria merecen algo mejor que esto.

Si estás de acuerdo con este texto,  fírma, cópialo y pégalo donde quieras, difúndelo en tu blog, web o red social. Es mucho lo que hay en juego.

Retirada de la Ley Lassalle

¿Porqué gastar tanto explorando el espacio?

De vez en cuando nos entran, a todos, dudas sobre la necesidad de gastar tanto dinero en la exploración espacial. Personalmente creo que el gasto en investigación espacial palidece ante el enorme gasto en la industria militar, pero eso tampoco, sin más, justificaría un gasto superfluo cuando hay tantísima gente que tiene sus necesidades más básicas sin cubrir. En este sentido se ha escrito y debatido mucho. Recomiendo leer a Carl Sagan, y también esta notable carta del director científico asociado de la NASA en los años 70:

Versión en inglés, versión en español.

Una pequeña perla para situarnos:

“Antes de intentar describir en más detalle cómo nuestro programa espacial contribuye a la solución de nuestros problemas en la Tierra, me gustaría relatarle brevemente una supuesta historia real. Hace 400 años, vivía un conde en una pequeña aldea de Alemania. Era uno de los condes benignos, y daba gran parte de sus ingresos a los pobres de su aldea. Eso era muy de agradecer porque la pobreza abundaba en los tiempos medievales y había epidemias de plaga que asolaban con frecuencia el campo. Un día, el conde conoció a un extraño hombre. Tenía una mesa de trabajo y un pequeño laboratorio en su casa, y trabajaba duro durante el día para poder permitirse algunas horas de trabajo en su laboratorio por las noches. Tenía lentes pequeñas hechas de trozos de vidrio; montaba las lentes en tubos y usaba esos aparatos para mirar objetos muy pequeños. El conde estaba particularmente fascinado por las minúsculas criaturas que podían observarse con grandes aumentos, y que nunca antes habían sido vistos. Invitó al hombre a mudar su laboratorio al castillo, a convertirse en un miembro de su casa y a dedicar desde entonces todo su tiempo al desarrollo y perfeccionamiento de sus aparatos ópticos como empleado especial del conde.

Los aldeanos, sin embargo, se enfadaron cuando se dieron cuenta de que el conde estaba desperdiciando su dinero en lo que ellos consideraban una payasada sin sentido. “¡Sufrimos por la plaga,” decían, “mientras le paga a ese hombre por un hobby sin utilidad!” Pero el conde permaneció firme. “Os doy tanto como puedo,” dijo, “pero también apoyaré a este hombre y a su trabajo, porque creo que un día algo útil saldrá de ello.”

Realmente, salieron cosas muy útiles de ese trabajo, y también de trabajos similares hechos por otros en otros lugares: el microscopio. Es bien sabido que el microscopio ha contribuido más que cualquier otro invento al progreso de la medicina, y que la eliminación de la plaga y de muchas otras enfermedades contagiosas en todo el mundo es en buena parte el resultado de los estudios que el microscopio hizo posibles.

El conde, al reservar algo de su dinero para investigación y descubrimiento contribuyó mucho más al alivio del sufrimiento humano que lo que hubiera conseguido dando a su comunidad asolada por la plaga todo lo que pudiera ahorrar.”

¿Porqué gastar tanto explorando el espacio?

Vender o no vender… contenidos digitales

“In the digital world, there is no selling but only licensing. If there is an infinite source (digital copies), there will be zero cost.
What I can sell is either a limited source (a cd or a harddrive or diskspace) or a service (the work it takes to provide the song).

But I can’t sell the bits and bytes, since that is just a numeric pattern and I can have it on my computer without taking it away from someone else.

So, for me, I can only sell a license for private listening or a license to use it in public.”

 

Ingvo Clauder, German composer and pianist. CC by-sa

——————-

“En el mundo digital no existe la venta sino únicamente el licenciamiento. Si existe una fuente infinita (copias digitales) el coste será cero. Lo que puedo vender es o bien una fuente limitada (un cd o un disco duro o espacio en disco) o un servicio (el trabajo que requiere generar la canción).

Pero no puedo vender los bits y bytes, ya que es sólo un patrón numérico que puedo tener en mi ordenador sin quitárselo a otra persona.

Así que, para mi, yo puedo o bien vender una licencia para escuchar en privado o una licencia para usar en público.”

 

Ingvo Clauder, Compositor y pianista alemán. CC by-sa traducido por Mario Pena CC by-sa (la traducción)

Vender o no vender… contenidos digitales

Tienes que encontrar lo que amas

Discurso de Steve Jobs en comienzo de curso en Stanford en 2005.

===========

Tengo el honor de estar hoy aquí con vosotros en vuestra iniciación en una de las mejores universidades del mundo. Nunca me gradué. A decir verdad, esto es lo más cerca que jamás he estado de una graduación universitaria. Hoy os quiero contar tres historias de mi vida. Nada especial. Sólo tres historias.

La primera historia versa sobre cómo se conectan los puntos.

Dejé Reed College después de los seis primeros meses, pero después seguí por allí por libre otros 18 meses, más o menos, antes de dejarlo de veras. Entonces, ¿por qué lo dejé?

Comenzó antes de que yo naciera. Mi madre biológica era una titulada universitaria joven y soltera, y decidió darme en adopción. Ella tenía muy claro que quienes me adoptaran tendrían que ser titulados universitarios, de modo que todo se preparó para que fuese adoptado al nacer por un abogado y su mujer. Solo que cuando aparecí decidieron en el último momento que lo que de verdad querían era una niña. Así que mis padres, que estaban en lista de espera, recibieron una llamada a media noche preguntando: “Tenemos un niño no esperado; ¿lo queréis?” “Por supuesto”, dijeron. Mi madre biológica se enteró de que mi madre no tenía titulación universitaria, y que mi padre ni siquiera había terminado el bachillerato, así que se negó a firmar los documentos de adopción. Sólo cedió, meses más tarde, cuando mis padres prometieron que algún día iría a la universidad.

Y 17 años más tarde realmente fui a la universidad. Pero de forma descuidada elegí una universidad que era casi tan cara como Stanford, y todos los ahorros de mis padres de clase trabajadora los estaba gastando en mi matrícula. Después de seis meses, no le veía propósito alguno. No tenía idea de qué quería hacer con mi vida, y menos aún de cómo la universidad me iba a ayudar a averiguarlo. Y me estaba gastando todos los ahorros que mis padres habían conseguido a lo largo de su vida. Así que decidí dejarlo, y confiar en que las cosas saldrían bien. En su momento me dio miedo, pero en retrospectiva fue una de las mejores decisiones que nunca haya tomado. En el momento en que lo dejé, ya no fui más a las clases obligatorias que no me interesaban, y comencé a meterme en las que parecían interesantes.

No era idílico. No tenía dormitorio, así que dormía en el suelo de las habitaciones de mis amigos, devolvía botellas de Coca Cola por los 5 céntimos del depósito para conseguir dinero para comer, y caminaba más de 10 Km los domingos por la noche para comer bien una vez por semana en el templo de los Hare Krishna. Me encantaba. Y muchas cosas con las que me fui topando al seguir mi curiosidad e intuición resultaron no tener precio más adelante.

Os daré un ejemplo: en aquella época el Reed College ofrecía la que quizá fuese la mejor formación en caligrafía del país. En todas partes del campus, todos los póster, todas las etiquetas de todos los cajones, estaban bellamente caligrafiadas a mano. Como ya no estaba matriculado y no tenía clases obligatorias, decidí atender al curso de caligrafía para aprender cómo se hacía. Aprendí cosas sobre el serif y tipografías sans serif, sobre los espacios variables entre combinaciones de letras, sobre qué hace realmente grande a una gran tipografía. Era sutilmente bello, histórica y artísticamente, de una forma que la ciencia no puede capturar, y lo encontré fascinante.

Nada de esto tenía ni la más mínima esperanza de aplicación práctica en mi vida. Pero diez años más tarde, cuando estábamos diseñando el primer ordenador Macintosh, volvió a mí. Y diseñamos el Mac con todo dentro. Fue el primer ordenador con tipografías bellas. Si nunca me hubiera dejado caer por aquél curso concreto en la universidad, el Mac jamás habría tenido múltiples tipografías, ni tipos con espaciado proporcional. Y como Windows no hizo más que copiar el Mac, es probable que ningún ordenador personal los tuviera. Si nunca hubiera decidido dejarlo, no habría entrado en esa clase de caligrafía, y los ordenadores personales no tendrían la maravillosa tipografía que poseen. Por supuesto que era imposible conectar los puntos mirando hacia el futuro cuando estaba en clase. Pero era muy, muy claro al mirar atrás diez años más tarde.

Otra vez: no se pueden conectar los puntos hacia adelante, sólo puedes hacerlo hacia atrás. Así que tenéis que confiar en que los puntos se conectarán alguna vez en el futuro. Tienes que confiar en algo — tu instinto, el destino, la vida, el karma, lo que sea. Esta forma de actuar nunca me ha dejado tirado, y ha marcado la diferencia en mi vida.

Mi segunda historia es sobre el amor y la pérdida.

Tuve suerte — supe pronto en mi vida qué era lo que más deseaba hacer. Woz y yo creamos Apple en la cochera de mis padres cuando tenía 20 años. Trabajamos mucho, y en diez años Apple creció de ser sólo nosotros dos a ser una compañía valorada en 2 mil millones de dólares y 4.000 empleados. Hacía justo un año que habíamos lanzado nuestra mejor creación — el Macintosh — un año antes, y hacía poco que había cumplido los 30. Y me despidieron. ¿Cómo te pueden echar de la empresa que tú has creado? Bueno, mientras Apple crecía contratamos a alguien que yo creía muy capacitado para llevar la compañía junto a mí, y durante el primer año, más o menos, las cosas fueron bien. Pero luego nuestra perspectiva del futuro comenzó a divergir, y finalmente nos apartamos completamente. Cuando eso pasó, nuestra Junta Directiva se puso de su parte. Así que a los 30 estaba fuera. Y de forma muy notoria. Lo que había sido el centro de toda mi vida adulta se había ido, y fue devastador.

Realmente no supe qué hacer durante algunos meses. Sentía que había dado de lado a la anterior generación de emprendedores – que había soltado el testigo en el momento en que me lo pasaban. Me reuní con David Packard [de Hewlett Packard] y Bob Noyce [inventor del circuito integrado, Intel], e intenté disculparme por haberla fastidiado tanto. Fue un fracaso muy notorio, e incluso pensé en huir del valle [Silicon Valley]. Pero algo comenzó a abrirse paso en mí — aún amaba lo que hacía. El resultado de los acontecimientos en Apple no había cambiado eso ni un ápice. Había sido rechazado, pero aún estaba enamorado. Así que decidí comenzar de nuevo.

No lo vi así entonces, pero resultó ser que el que me echaran de Apple fue lo mejor que jamás me pudo haber pasado. Había cambiado el peso del éxito por la ligereza de ser de nuevo un principiante, menos seguro de las cosas. Me liberó para entrar en uno de los periodos más creativos de mi vida.

Durante los siguientes cinco años, creé una empresa llamada NeXT, otra llamada Pixar, y me enamoré de una mujer asombrosa que se convertiría después en mi esposa. Pixar llegó a crear el primer largometraje animado por ordenador, Toy Story, y es ahora el estudio de animación más exitoso del mundo. En un notable giro de los acontecimientos, Apple compró NeXT, regresé a Apple, y la tecnología que desarrollamos en NeXT es el corazón del actual renacimiento de Apple. Y Laurene y yo tenemos una maravillosa familia.

Estoy bastante seguro de que nada de esto habría ocurrido si no me hubieran echado de Apple. Creo que fue una medicina horrible, pero supongo que el paciente la necesitaba. A veces, la vida te da en la cabeza con un ladrillo. No perdáis la fe. Estoy convencido de que la única cosa que me mantuvo en marcha fue mi amor por lo que hacía. Tenéis que encontrar qué es lo que amáis. Y esto vale tanto para vuestro trabajo como para vuestros amantes. El trabajo va a llenar gran parte de vuestra vida, y la única forma de estar realmente satisfecho es hacer lo que consideráis un trabajo genial. Y la única forma de tener un trabajo genial es amar lo que hacéis. Si aún no lo habéis encontrado, seguid buscando. No os conforméis. Como en todo lo que tiene que ver con el corazón, lo sabréis cuando lo hayáis encontrado. Y como en todas las relaciones geniales, las cosas mejoran y mejoran según pasan los años. Así que seguid buscando hasta que lo encontréis. No os conforméis.

Mi tercera historia es sobre la muerte.

Cuando tenía 17 años, leí una cita que decía algo como: “Si vives cada día como si fuera el último, algún día tendrás razón”. Me marcó, y desde entonces, durante los últimos 33 años, cada mañana me he mirado en el espejo y me he preguntado: “Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?” Y si la respuesta era “No” durante demasiados días seguidos, sabía que necesitaba cambiar algo.

Recordar que voy a morir pronto es la herramienta más importante que haya encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones de mi vida. Porque prácticamente todo — las expectativas de los demás, el orgullo, el miedo al ridículo o al fracaso — se desvanece frente a la muerte, dejando sólo lo que es verdaderamente importante. Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay razón para no seguir al corazón.

Hace casi un año me diagnosticaron cáncer. Me hicieron un barrido a las 7:30 de la mañana, y mostraba claramente un tumor en el páncreas. Ni siquiera sabía qué era el páncreas. Los médicos me dijeron que era prácticamente seguro un tipo de cáncer incurable, y que mi esperanza de vida sería de tres a seis meses. Mi médico me aconsejó que me fuese a casa y dejara zanjados mis asuntos, forma médica de decir prepárate a morir. Significa intentar decirle a tus hijos todo lo que ibas a contarles en los próximos diez años en unos pocos meses. Significa asegurarte de que todo queda atado y bien atado, para que sea tan fácil como sea posible para tu familia. Significa decir adiós.

Viví todo un día con ese diagnóstico. Luego, a última hora de la tarde, me hicieron una biopsia, metiéndome un endoscopio por la garganta, a través del estómago y el duodeno, pincharon el páncreas con una aguja para obtener algunas células del tumor. Yo estaba sedado, pero mi esposa, que estaba allí, me dijo que cuando vieron las células al microscopio los médicos comenzaron a llorar porque resultó ser una forma muy rara de cáncer pancreático que se puede curar con cirugía. Me operaron, y ahora estoy bien.

Esto es lo más cerca que he estado de la muerte, y espero que sea lo más cerca que esté de ella durante algunas décadas más. Habiendo vivido esto, ahora os puedo decir esto con más certeza que cuando la muerte era un concepto útil, pero puramente intelectual:

Nadie quiere morir. Ni siquiera la gente que quiere ir al cielo quiere morir para llegar allí. Y sin embargo la muerte es el destino que todos compartimos. Nadie ha escapado de ella. Y así tiene que ser, porque la Muerte es posiblemente el mejor invento de la Vida. Es el agente de cambio de la Vida. Retira lo viejo para hacer sitio a lo nuevo. Ahora mismo lo nuevo sois vosotros, pero dentro de no demasiado tiempo, de forma gradual, os iréis convirtiendo en lo viejo, y seréis apartados. Siento ser tan dramático, pero es bastante cierto.

Vuestro tiempo es limitado, así que no lo gastéis viviendo la vida de otro. No os dejéis atrapar por el dogma — que es vivir según los resultados del pensamiento de otros. No dejéis que el ruido de las opiniones de los demás ahogue vuestra propia voz interior. Y lo más importante, tened el coraje de seguir a vuestro corazón y vuestra intuición. De algún modo ellos ya saben lo que tú realmente quieres ser. Todo lo demás es secundario.

Cuando era joven, había una publicación asombrosa llamada The Whole Earth Catalog [Catálogo de toda la Tierra], una de las biblias de mi generación. La creó un tipo llamado Stewart Brand no lejos de aquí, en Meno Park, y la trajo a la vida con su toque poético. Eran los últimos años 60, antes de los ordenadores personales y la autoedición, así que se hacía con máquinas de escribir, tijeras, y cámaras Polaroid. Era como Google con tapas de cartulina, 35 años de que llegara Google: era idealista, y rebosaba de herramientas claras y grandes conceptos.

Stewart y su equipo sacaron varios números del The Whole Earth Catalog, y cuando llegó su momento, sacaron un último número. Fue a mediados de los 70, y yo tenía vuestra edad. En la contraportada de su último número había una fotografía de una carretera por el campo a primera hora de la mañana, la clase de carretera en la que podrías encontrarte haciendo autoestop si fueseis así de aventureros. Bajo ella estaban las palabras: “Sigue hambriento. Sigue insensato”. Era su último mensaje de despedida. Sigue hambriento. Sigue insensato. Y siempre he deseado eso para mí. Y ahora, cuando os graduáis para comenzar de nuevo, os deseo eso.

Seguid hambrientos. Seguid insensatos.

Muchísimas gracias a todos.

Steve Jobs (1955-2011)

Tienes que encontrar lo que amas