Netflix en España

Corren rumores fundados en el sentido de que pronto Netflix estará en España. Al rumor surgido en Alt1040 puedo añadir que estuve hablando con gente de Netflix y parece que es muy posible que tras Canadá, entre los próximos países en tener este servicio se encuentre España.

He de admitir que tengo sentimientos encontrados con este servicio. Lo cierto es que no lo he probado todavía pero en el Silicon Valley es una de esas “hot startups” del momento. Están teniendo una gran tracción y relevancia.

Por 8 dólares se pueden ver sus películas y documentales en streaming desde cualquier dispositivo fijo o móvil, lo que incluye iPad, TV, ordenadores de escritorio, móviles, Google TV, etc.

En esencia, y por el precio, lo que se paga no es tanto el contenido como el propio servicio de TV a la carta en cualquier entorno fijo o móvil.

Hay dos cosas clave que no me gustan en su concepto básico: una es el uso de DRM y la otra es su dependencia de la nube. Tal y como hemos visto, que los contenidos que nos gustan estén en la nube es mucho más peligroso de lo que podíamos sospechar.

Igualmente, y a efectos más prácticos, hay que tener en cuenta que no lo tienen todo. No tienen todas las películas, documentales o cine independiente, y además muchos estrenos se muestran en la parrilla con mucho retraso, lo que hará que los más impacientes recurran a otras formas de acceder a éstos.

No quiero criticar mucho más el servicio, pues lo que comento viene de oídas, de hablar con gente que usa el servicio y prefiero probarlo antes de realizar un análisis más riguroso.

En cualquier caso creo que es muy positivo que se planteen estos sistemas y se abra a una competencia entorno a ofrecer soluciones de ocio inspiradas en capacidad digital. Esperemos que nuestras débiles conexiones de banda ancha sean suficientes.

Además espero que Netflix ayude a demostrar lo que muchos hemos sostenido durante tanto tiempo, que es un error perseguir a la gente que descarga, copia y comparte ficheros audiovisuales, que lo que hay que hacer es ofrecer servicios que mejoren esa experiencia y que además redunde en un beneficio de los creadores originales.

Veremos qué pasa.

Safe Creative #1012108045080

Netflix en España

Breve comentario sobre la nueva visualización de Flickr

Es curioso: hace tiempo que no uso Flickr ni de cerca como hacía al principio, o cuando logré que muchísima gente se apuntara al servicio. En general y en perspectiva, el servicio general de Flickr ha empeorado mucho y más desde que Yahoo! lo comprara a Steven Butterfield y cía. Ahora ha surgido una nueva controversia sobre la forma en la que se visualiza la aplicación en general y hay opiniones para todos los gustos.

He de admitir que la nueva disposición en general no me gusta. No siempre por las razones expuestas, y supongo que habrá mucho del clásico hecho de que estaba acostumbrado al otro y cambiar siempre cuesta.

Desde un punto de vista estrictamente personal y desde la visión de alguien que realmente cree en el valor de compartir, me encuentro con una curiosidad por la que el nuevo sistema no me gusta: Es muy difícil ahora saber quién permite o no descargar las fotos (el tema de la imagen transparente que impide a priori la descarga con el botón derecho del ratón) ya que sobre la fotografía ya no están los iconos que aparecían antes con las posibilidades básicas como poner notas, ver tamaños grandes (que indicaban que se permitía descargar), etc. Ahora hay que hacer más clics para lograr obtener esa información o frustrarse dando al botón derecho y no lograr nada. Esto hace que pierda tiempo descartando ver las imágenes de las personas que creen que no deben permitirme bajar sus fotos, por lo tanto compartir, y me consideran, por algún extraño motivo, un potencial “¿ladrón de fotos?”. La verdad, no me gusta molestar a quien no quiere que me baje sus fotos, prefiero ver y admirar a aquellos que sí lo hacen y más a aquellos que usan licencias tipo Creative Commons.

Image Hosted by ImageShack.us

Por contra lo que ocurre es que ahora se pueden ver tamaños más grandes de fotografías que no se pueden descargar y eso facilita el usar “trucos” sencillos para descargar las fotos, lo cual puede ser bueno o malo, pero ahí está. No sé si los totalmente celosos de que se descarguen sus fotos se han dado cuenta, pero ahora es mucho más fácil, eficaz y sencillo hacer capturas de pantallas de estas imágenes en tamaños de hasta 1024, un tamaño más que razonable, gracias a plugins como ScreenGrab! para Firefox. En este ejemplo lo muestro con una fotografía mía, sólo para ilustrar cómo funciona el sistema ya que yo sí permito la descarga de los tamaños grandes de todas mis fotos, ¡hey incluso permito su uso comercial 🙂 !

Image Hosted by ImageShack.us

Por cierto que puede ser de interés, para el que sopese el cambiar de servicio de hosting y gestión de colecciones de fotos, valorar estos servicios. Los estoy analizando y estudiando. A ver si os puedo contar algo de algunos ellos en breve:

http://www.ipernity.com

http://www.redbubble.com

http://www.zooomr.com

http://picasaweb.google.com

http://www.fotki.com

http://www.smugmug.com

http://photobucket.com/

http://www.panoramio.com

http://www.snapixel.com

Breve comentario sobre la nueva visualización de Flickr

Una industria que no aprende sigue con un DRM ahora llamado Ultraviolet

Y es que aunque le pongas un nombre molón no deja de ser un DRM que por pura concepción es una atrocidad para el contenido. El DRM, no nos cansaremos de decirlo, condena a grandes cantidad de contenido a su segura desaparición rompiendo de facto el enlace entre creador y audiencia; matando per se el objetivo fundamental de la creación de contenidos de todo tipo y cultura.

Lo llaman Ultraviolet y según sus creadores será definitivo. Como fueron definitivos todos los anteriores que finalmente no fueron tan definitivos después de todo. Pero es que aunque encontrasen un DRM definitivo el problema es que el propio DRM es en si un fracaso, representa el fracaso por contratar y pagar a malos asesores, por no ser capaces de crear nuevos modelos de negocio basados en la realidad digital y tratar de convertir a los contenidos digitales, en un ejercicio de incompetencia, en contenidos analógicos de forma engañosa, fraudulenta.

El DRM como Ultraviolet o el p1817 son muestras de desesperación de gente que cree que podrá controlar a los nuevos nativos digitales. Las consecuencias, por otro lado, son dramáticas. Miles de contenidos que se venderán con fecha de caducidad. Poner fecha de caducidad a un contenido que tarde o temprano debería devolverse a quien acabará perteneciendo, a la humanidad, es un acto de piratería.

Pero lo peor es que esas industrias no dejan de embarrar sus cimientos gastando dinero en tecnología que en si supone su propio tendón de Aquiles en lugar de explorar nuevos escenarios, que podrían potenciar gracias a los medios de los que disponen. El error lo pagarán caro porque además de la competencia entre ellas mismas, cada vez con más frecuencia tendrán que competir con contenidos que los propios usuarios a los que llaman directamente criminales en potencia acabarán creando con mayor calidad y frecuencia. La lucha promete. Veremos quien gana. Yo apuesto por el sentido común y la ciudadanía. ¿Vosotros por quién apostáis?

Una industria que no aprende sigue con un DRM ahora llamado Ultraviolet

Brasil legisla contra el DRM

Según leo en Meneame nos llegan buenas noticias desde el otro lado del Atlántico. Brasil empieza a limitar el impacto del nocivo DRM en los contenidos.

No obstante observo que hay gente que cree que el DRM es un derecho de los autores para “proteger” su obra. El DRM de hecho es justo lo opuesto a proteger el contenido, es una forma de destruir a medio y largo plazo el acceso al contenido, por lo tanto el acceso a lo que el autor vivo o muerto quisiera expresar, y una forma de mantener vigente un modelo de negocio analógico en plena era digital en lugar de aprovechar la realidad y potencia de lo digital. En pocas palabras, el DRM afecta directamente al derecho humando de acceso a la cultura en aras de proteger el negocio obsoleto de unos cuantos distribuidores, nada más.

El DRM es lo peor que le puede ocurrir al contenido y por extensión al autor original que se expresa a través de éste. El DRM debe ser proscrito porque significa la caducidad y obsolescencia del acceso al contenido, por lo tanto mata al contenido, simbólicamente al creador y viola el derecho humano de acceso a los contenidos que pertenecen, a la larga, a toda la humanidad.

Por otro lado el objeto del DRM es luchar contra la realidad imponiendo de manera ficticia la escasez en lo digital. Nos hace ver lo defectuoso como normal y subvierte lo digital para emular modelos de negocio analógicos. Apostar por el DRM equivale a apostar por la involución y la destrucción del conocimiento humano y de ahí que no sea sino un ataque al derecho fundamental de acceder al contenido.

Recordemos que cuando finaliza el término de monopolio del contenido por el autor concedido por los estados en forma de leyes de derecho de autor, el contenido tiene que volver al dominio público; es la función fundamental de éste. Con DRM jamás sería posible, sería como tener unos libros de un tal Shakespeare encerrados en una vitrina sin la llave que nos permita abrirla para ver qué es eso de Hamlet. Nadie podría leer los libros y en el futuro los contenidos con DRM serán inacesibles y no serán devueltos a la humanidad. El DRM es la segunda quema de la biblioteca de Alejandría por los nuevos fanáticos de una religión que sobrepasa el esperpento, la religión de “todos los derechos reservados” y que se permite reservarse, ya de paso, los derechos de los demás.

Luchar contra el DRM es un acto de responsabilidad social.

Safe Creative #1007116798042

Brasil legisla contra el DRM

Proponen un nuevo DRM para emular el comportamiento material finito en lo digital

Me pregunto qué es lo que a veces está detrás de las mentes de aquellos que se empeñan, en vez de en abrazar las posibilidad digitales, en acabar con ellas. Con la nueva propuesta de IEEE estamos exactamente ante eso. El nombre, por ahora, es: P1817. Como creen que la gente es inmoral tienen que convertir al contenido en si en algo similar a los contenidos físicos para que no se pueda copiar libremente, y puedan seguir explotando los viejos y obsoletos modelos de negocio analógicos en un entorno digital. En pocas palabras, ellos reducir costes creando digitalmente y atribuyendo a los contenidos una noción de falsa escasez para aumentar los precios y maximizar los beneficios especulativos.

Puede que a muchos no les importe mucho, pero el DRM condena al contenido a desaparecer aunque sólo sea por la mera obsolescencia de la tecnología que permite el acceso a éstos. Se destruye el legado del autor y por ende, de alguna manera, al propio autor.

No es que no se pueda llegar a crear un DRM perfecto, cosa que sinceramente dudo, es que el propio concepto de DRM en lo digital es una aberración. Es convertir a un contenido en un muerto viviente, un insulto al creador y al usuario. Al creador pues no confía en su calidad y la capacidad de fidelizar, y al usuario al llamarle, directamente, inmoral criminal potencial.

Si algo nos ha enseñado lo digital es que las ideas… sí, en efecto, son inmateriales. Constreñirlas al mundo físico es mentir, es engañarnos. En todo caso habrá que crear nuevos modelos de negocio, disruptivos seguramente, que sitúen al contenido en su correcto contexto: elementos capaces de atraer la atención y la fidelidad para luego poder ofrecer servicios y productos analógicos de valor añadido a los usuarios por los que estarán más que encantados de pagar (como poco con su atención y feedback).

Pero lo que esta gente tal vez pierda de vista es que el engaño del DRM no puede mantenerse desde la perspectiva demográfica. Los jóvenes de hoy y de mañana ya viven asumiendo la inmaterialidad y la fantástica capacidad de copia y distribución de sus propios contenidos. Cada día la población en general comprenderá menos la fanática obsesión de algunos por negar esta realidad. Si ellos pueden compartir, ser distribuidores, promotores y creadores alternativos de los contenidos que crean ¿por qué el resto de la industria tiene que hacer lo opuesto?

Los contenidos con DRM tienen dos grandes competidores contra los que luchar, la realidad por un lado y los contenido de cada vez mayor calidad que generan los propios usuarios por otro.

Safe Creative #1006176616174

Proponen un nuevo DRM para emular el comportamiento material finito en lo digital