El peligro de cerrar webs de enlaces sin juez que entre en el fondo del asunto

Tal y como yo lo veo el peligro del cierre de páginas con enlaces es que se quitan de encima que el juez entre en el fondo del asunto. La clave de hecho es esa. Si una de esas páginas estuvieran cometiendo un ilícito se hubiera visto ya en los tribunales. Pero no ha sido así. Los jueces aplican la ley, para eso están, y no sólo no ven delito, sino que intuyen cierto abuso por parte de algunas entidades de gestión, y compañías de intermediación del entretenimiento.
La percepción para la gente es que irán a por páginas de enlaces y como sí que lo pueden percibir fácilmente como algo ilícito, no dirán nada. No valoran el hecho de que el juez no entre en el fondo pues los medios generalistas, rigurosos ellos y nada sesgados, les han dicho que hay un juez que interviene ¡ojo, sin mencionar que sólo para ver si se puede afectar a la libertad de expresión! En el fondo, y tal y como se ha comentado, se debería ver todo este asunto más por la vía de la competencia deseleal. Y puestos a ver el asunto, habría que verlo como una forma de competencia, con lo que la industria intermediaria del entretenimiento podría competir si se quitara los prejuicios… cosa improbable a estas fechas en las que comprar mercenarios políticos es mucho más barato.

Que los poderes públicos se coman el marrón, total, lo paga el ciudadano de a pie.

Porque reconozcamos que a la industria le resulta mucho más barato que los poderes públicos se coman en “marrón” de cerrar webs que no son ilegales, según todas las sentencias de los últimos tiempos. Ese trato de privilegio de un modelo de negocio sobre otros les ahorra mucho dinero, quebraderos de cabeza, y como irá mal sí o sí, serán nuestros impuestos los que se usarán para pagar cuando toque compensar a aquellos a los que se les ha cerrado una web sin hacer cometido infracción alguna.

En lo que nos atañe hablamos de que esas webs, tal y como ha demostrado la última sentencia, no son ilegales. Enlazar no es ilegal. Pero la noción social de que enlazar contenidos pueda llegar a ser ilegal, es un peligro extremo para libertades fundamentales.

Es muy posible que al final sí que sólo cierren unas cuantas webs. Es muy probable que acaben diciendo “¿ven cómo no es para tanto?”. Y eso parecerá al principio.
Pero ya estará instaurada la noción de que enlazar puede ser delito, aunque no lo sea, y como el juez tiene que valorar lo que la sociedad piensa, pues la noción de “enlace ilegal” se asociará a una infracción de copyright, paso previo a legislar en ese sentido.

Al crear esa percepción social el siguiente paso es el natural y obvio. Como la medida de cierre de webs no surtirá efecto, ya que el problema sigue siendo el modelo de negocio basado en vender soportes asociados a contenidos, y como se obvia de cualquier informe que la industria el entretenimiento en su conjunto está ganando cada vez más, aunque algunos sectores, como los discográficos lógicamente pierdan en detrimento de ventas online, por ejemplo, se aprovechará para reclamar que se vaya finalmente a por los usuarios “ya que no hay más opción”.

Jugada maestra.

Las webs de enlaces mudarán de apariencia. No me extrañaría ver páginas expresando opiniones mientras se enlazan torrents o magnet links en los propios textos o de forma más explícita. ¿Os imagináis un texto construido con frases de títulos de películas donde cada una de estas frases en conjunto expresan una idea y enlazando cada una al magnet link que permite la descarga de la película? Por otro lado me cuesta creer que un juez pueda considerar que un foro donde los usuarios comentan y ponen torrents puede cerrarse sin vulnerar el derecho a la libertad de expresión. Me imagino webs de enlaces con enlaces a contenidos cuyos autores han puesto ahí como recurso a su difusión. Si cierra la web en general vulneran los derechos de esos autores a tener vías de difusión basadas en p2p. Me imagino acciones donde las webs de enlaces solicitarán mirrors que se podrán multiplicar a cientos por cientos de usuarios de todo el país y el extranjero con toda la información de enlaces a descargar P2P.

El efecto práctico de la disposición final segunda de la LES será mínimo. Las ventas de CDs y DVDs de hace unos años no volverán. No pueden volver. Olvidad el asunto. Ahora se baja de Internet de una manera u otra. Como las industrias del entretenimiento sólo ofrecen a los volubles políticos y los sumisos medios una parte muy sesgada del presunto problema seguirán mostrando la inexorable caída en la venta de soportes. Lo asociarán a que la medida de cierre de webs no ha sido suficiente porque, por algún truco de la estadística que se inventen, es obvio la gente usa mucho P2P, o, no os lo perdáis, FTP.

Siguiente paso será algo parecido a HADOPI basado en la adopción de ACTA.

No será difícil porque la percepción de enlazar y facilitar el acceso como delito se habrá instaurado en el imaginario de la sociedad. El meme habrá triunfado y la cultura, pero sobre todo los artistas y la sociedad, habrán perdido una inmejorable oportunidad de liberarse del prejuicio de que valor es igual a precio y explorar juntos nuevos modelos de negocios basados en la interacción más directa, sin tanto intermediario parásito.

El peligro de cerrar webs de enlaces sin juez que entre en el fondo del asunto

Un Gallo para ACTA

Los lobbys del entretenimiento no sé si realmente estarán en crisis, a pesar de reportar continuos mayores ingresos de sus empresas, pero lo que es seguro es que gastan mucho dinero para luchar contra sus clientes y potenciales clientes.

Y los cómplices, no lo olvidemos, somos los ciudadanos por seguir votando a sus cómplices, los políticos, que ¡iluso yo! pensaba debían trabajar para el bien de la comunidad. Esos politicastros han votado a favor del informe Gallo, rebatido de forma tan evidente, que votar que sí se convierte en una sumisión a la mentira más obtusa.

Pero es que muchos políticos no trabajan para los ciudadanos, sino para algunas industrias obsoletas, caducas y apolilladas. Más represión, más ofensa y más patentes de corso para los que de otra manera serían, no abanderados de los artistas, que no lo son, sino simples y llanos piratas. Pero de los de verdad.

El informe Gallo, en si un acto claro de piratería, representa un pasito más en favor de Hadopi y ACTA. Ideas, que de no matar la libertad ciudadana definitivamente, la historia acabará situando como ejemplos de la vergonzosa actitud de algunos mercenarios políticos.

Un Gallo para ACTA

Frases para recordar sobre ACTA y DF1 de LES

ACTA es un tratado que se conduce de forma secreta vulnerando todas las garantías democráticas para lograr que las naciones graben todo lo que ocurre en Internet, que los proveedores de servicios de Internet espíen a sus usuarios, se puedan registrar los portátiles en las fronteras, y se puedan desconectar hogares completos ante la simple acusación de una posible infracción del copyright.

La Disposición Final 1º de la Ley de Economía Sostenible del Gobierno de España no es más que un paso más de los muchos que van a dar para que ACTA sea una realidad en no más de un par de años destruyendo de facto la propia naturaleza de Internet y arrastrando de paso las libertades más fundamentales de miles de millones de personas.

Recordemos el continuo abuso de las industrias integristas y extremistas del copyright. Recordemos el absurdo al que nos someten en su tiranía.

El espejismo de la propiedad Intelectual ha logrado que muchos artistas abracen medidas totalitarias como las que propugna ACTA o DF1 de LES. Medidas que ya se toman o van a tomar en China, Francia, Italia, Polonia, Australia, las dos Coreas y un temible, triste, creciente y  patético etcétera. Cualquier medida tomada en cualquier país contra sus ciudadanos nos afecta a todos y cada uno de los demás.

Internet es un espacio digital que se basa en enlazar y compartir. Pertenece a la humanidad, no a un sector privilegiado al estilo feudal de un entorno analógico en sinergia con unos poderes que no quieren que los ciudadanos podamos pensar por nosotros mismos.

ACTA y DF1 de LES son las herramientas de la esclavitud intelectual a la que nos quieren someter. En última instancia son las herramientas para acabar con cualquier posible disidencia, para plegar y someter nuestra voluntad y capacidad de respuesta contra el que abusa.

Fuera los piratas de Internet, fuera ACTA, fuera DF1 de LES, fuera HADOPI2, fuera todos los que apoyan esas execrables iniciativas. Que nos devuelvan lo que es nuestro. Si no van a jugar con las reglas de lo digital, que desaparezcan.

Safe Creative #1001245375013

Frases para recordar sobre ACTA y DF1 de LES

Cuánto destruirán Internet durante 2010

El deterioro de Internet parece realmente imparable. La ofensiva contra la libertad y el sentido común en Internet es una guerra total que no quiere dejar prisioneros. Durante más de una década Internet ha sido lugar de encuentro, crítica y en cierto modo libertad. Hoy ya no es sino una sombra de lo que llegó o podría haber llegado a ser.

Pero incluso la débil sombra que queda parece que también va a desaparecer.

La tendencia es preocupante tal y como refleja Mangasverdes en este post con datos sobre Reporteros Sin Fronteras, pero la ofensiva es total, creciente y en todos los planos:

– Creciente censura en países del supuesto primer mundo entre los que vemos a Francia, Alemania, Gran Bretaña, Italia, Polonia y próximamente España.

ACTA: la mayor amenaza contra las libertades individuales y la innovación en Internet. Es la práctica destrucción de Internet que debería cambiar de nombre pues será más bien la intranet de las industrias más reaccionarias y obsoletas de intermediarios del entretenimiento.

Secuestro, expolio y piratería del dominio público y la cultura en general: las leyes del “copyright” en general, que deberían servir para proteger los legítimos intereses de artistas, intérpretes y sociedad en general, han sido pervertidas hasta su máxima expresión aumentando los términos de teórica protección de derechos patrimoniales hacia el absurdo. No hacen sino ampliarse en un incansable tendencia hacia el infinito y con carácter retroactivo. Este robo de la cultura es la auténtica piratería y roba a los creadores el sustrato sobre el cual crear nuevos contenidos. En esta preocupante escalada con consecuencias irreversible no se tiene en cuenta jamás la opinión de los auténticos expertos en economía y propiedad intelectual que afirman que es urgente rebajar esos periodos.

– Presidencia de turno de la Unión Europea: sin mencionar los procesos nada democráticos para elegir presidente permanente, no podemos olvidar la co-presidencia española que tiene un mandato concreto del Sr. Obama y su vice presidente Joe Biden, principal abanderado de las industrias obsoletas de intermediación del entretenimiento; acabar con el P2P, la copia privada, las libertades de los ciudadanos, la autoregulación de Internet y cualquier atisbo de innovación en el entorno de la distribución de contenidos.

– Aumento de la censura en China, Corea y otras naciones con las escusas de siempre pero con la firme intención de invadir la privacidad y controlar cualquier posibilidad de disidencia.

– Seguirá la presión de los lobbys de la parte obsoleta del negocio discográfico que a pesar de ganar cada vez más, no conocen límite a su avaricia. En su ofensiva no dudarán en arrastrar a algunos artistas a los que servirían mucho mejor ideando nuevos modelos de negocio efectivos y dejar de ocultar la realidad de lo que está pasando y que les beneficia.

Esto son sólo unas muestras casi aleatorias pero que reflejan bien lo que va a pasar en 2010. A finales de 2010 estaremos mucho peor si no hacemos algo todos los ciudadanos ya. El ataque es total y absoluto a nuestras libertades, la naturaleza de Internet y la realidad que lo digital nos muestra acerca de la creación y distribución de contenidos. Y la culpa será nuestra si seguimos votando a esos partidos mayoritarios que digan lo que digan, cuando han tenido algún poder de decisión han actuado concreta y voluntariamente en contra de los intereses de la humanidad en su derecho a acceder al conocimiento y la información.

Una persona a la que le impiden acceder o comunicar información en Internet afecta al conjunto de la humanidad.

Texto en expresa devolución al dominio público por Mario Pena
Safe Creative #0912315234493

Cuánto destruirán Internet durante 2010

Cuando las intenciones de los políticos quedan al descubierto

Las costumbres de consumo de los internautas están cambiando. No hablo de piratería porque no lo es. Considero, con toda clase de argumentos que los piratas son los políticos que impulsan leyes que limitan y roban del dominio público, que hacen leyes para extender las leyes del copyright, que criminalizan a los ciudadanos y las industrias que plagian sin sonrojarse siquiera y todavía se creen en posesión de todos los derechos, también los de los ciudadanos.

Pero resumiendo, la gente en lugar de descargar contenidos, cada vez más accede a ellos de forma en linea “on-line”. Ya han dejado de acumularse ingentes cantidades de contenidos en discos duros. Esto viene a confirmar lo que muchos hemos sostenido. La ciudadanía no desea el mal a los artistas, al menos la mayoría de éstos, sino que quieren acceder a los contenidos de forma económica, ubicua y en todo momento. La gente quiere contenidos y, porqué no, crea contenidos.

No sólo cambia que la gente ya no descarga, sino que cada vez más empiezan a subir sus propios contenidos que otros a su vez consumirán en línea creando un ciclo de creación consumo a una escala global.

Todos estos cambios de costumbres en los últimos meses llevan una tendencia clara: Los contenidos estarán en la nube, bajo sistemas que usan  el cloud-computing (computación en nube) para bien o para mal.

El futuro es y será la Red y los modelos de negocio nacerán y morirán en y por ella. Los equipos que ahora son el futuro son instrumentos para comunicarnos con nuestros espacios de almacenaje en Internet. Ya ni siquiera hacen falta copias infinitas de los contenidos, sino infinidad de accesos posibles a dichos registros en la web.

Y esto tiene sus ventajas y desventajas:

1.- El hecho de que los contenidos ya no estén en los equipos hace que estos sean especialmente vulnerables y puedan desaparecer. El P2P ha sido un gran invento que ha devuelto a la gente parte de lo que algunas industrias han robado a la humanidad. El derecho a acceder a la cultura y contenidos que en mayor o menor grado pertencen al conjunto de los ciudadanos. Pero al no tener ya los contenidos alojados, dependerá de las empresas que están en la “nube” que éstos estén disponibles, por lo tanto son vulnerables a las presiones y la obsesión caduca de ciertos estamentos.

2.- Se pueden generar modelos de negocio que remuneren además de forma justa, no arbitraria como hasta ahora, a aquellos artistas cuyos contenidos son más veces accedidos. Además se abren nuevas posibilidades antes nunca exploradas que exploten, por ejemplo, la economía de escala en función del valor que  hay que dar a la escasez de atención disponible por parte del público.

3.- Se pone de manifiesto que a pesar de estos cambios los políticos siguen con sus leyes fascistas que llaman piratas a quienes descargan incluso cuando en no mucho tiempo ya no se descargará nada a los ordenadores, incluso cuando las industrias más recalcitrates admiten su derrota y deciden por fin poner su música de forma gratuita online bajo nuevos modelos de negocio basados en economía de escala y adquisición de la atención. Esto demuestra que realmente a los políticos les importa más bien poco lo que pase con los artistas, sino más bien que quieren meter mano en nuestras comunicaciones teniendo poder legal para espiarnos y censurarnos. Algo que todo buen manual de pequeños dictadores parece sugerir a nuestras falsas democracias.

4.- Las entidades de gestión querrán, a pesar de todo, seguir cobrando su cuota de canon de CDs y DVDs que no se venden y pedirán añadir canon a las conexiones de banda ancha, aunque los nuevos modelos lo hagan totalmente improcedente ya que se podrá pagar a cada artista lo que le corresponde de forma justa y transparente. Es que no hay nada como esperar sentados a recibir cheques sin hacer nada.

¿Qué podemos concluir?

Pues ni más ni menos que aquello que hemos sostenido durante tanto tiempo. Internet es una amenaza para los poderosos. Sea como sea tienen que controlarla y harán lo imposible para lograrlo, incluso cuando muchas de sus escusas, que no eran otra cosa, se muestran falsas y carentes de todo sentido.

No esperen que personajes como Sarkozy o Berlusconi vayan a hacer caso de las tendencia. No esperen que las entidades de gestión y muchas industrias vayan a cambiar en breve. La evidencia científica es suplantada por la oscuridad, la mentira y la superstición. Mientras hemos de seguir protegiendo Internet de ellos y de nosotros mismos. Porque en juego está nuestra propia esencia, nuestra propia libertad y esa lucha no terminará nunca.

Internet, la evidencia científica, las tendencias y la realidad quitan las máscaras a los pseudo democratas y pseudo defensores de la cultura, devuelviendo la razón a los ciudadanos; pero la pregunta es ¿aún siendo patente la mentira a la que nos someten, seguiremos manteniendo en el poder y seguiremos consintiendo los insultos de políticos e industrias?

Safe Creative #0907164127324

Cuando las intenciones de los políticos quedan al descubierto

HADOPI, los nuevos Cirilos para aniquilar la moderna biblioteca de Alejandría

Leyes de tres avisos, desconexión de Internet, represión de usuarios, criminalización de opiniones, identificación de bloggers. Los nuevos Cirilos que asesinarán virtualmente a los millares de Hipatias que poblamos la gran biblioteca de Alejandría que es Internet, son políticos elegidos por nosotros mismos. En una nube de misticismo y supersitión ganamos a pulso la aniquilación del último rincón de libertad y necesario acceso al conocimiento y la cultura.

La ley HADOPI francesa es un ejemplo de cómo aquellos que no quieren que la cultura sea accesible al pueblo, legislan en contra de éste, con el apoyo de éste para cometer uno de los crímenes legalizados más horrendos de la era tecnológica. Como antaño la esclavitud fuera legal, hoy desconectar a los ciudadanos de Internet, obligarles a pagar por un teórico y cuestionado crimen, y supervisar las comunicaciones y opiniones de los ciudadanos, se convierte en proclama dogmática en supuesta defensa de unos creadores, unos artistas. Nada más lejos. No se protege a los creadores globalmente hablando. Sólo a algunos de ellos y nisiquiera eso; se intenta mantener activo un modelo de negocio, unas industrias lentas y mastadónticas que basan su negocio en la pura especulación de un fraude piramidal con el entretenimiento en su embarrada base y el secuestro de la auténtica cultura en su cúspide.

Internet es en muchos sentidos mejor que la vieja biblioteca de Alejandría porque además de tener copia de todo el saber humano, lo puede replicar hasta el infinito y lo hace accesible a la humanidad entera, incluso aquellos con pocos recursos.

Y un pueblo ilustrado es algo que los aspirantes de dictadores deben temer, porque un pueblo que accede a la cultura, que es crítico, es difícil de engañar; puede empezar a pensar por si mismo y puede comprender el engaño al que los poderosos le someten.

El acceso a la cultura desvanece la oscuridad de la supersitición y el misticismo como la llama de una vela. Los monitores de los ordenadores y otros dispositivos son hoy llamas de velas, llamas de esperanza que iluminan un mundo en el que los monstruos son las grandes corporaciones, los corruptos políticos a sueldo de esa misma oscuridad.

En su día nadie fue a salvar a Hipatia de la turba que la despedazó. ¿Qué pasará hoy? ¿Haremos algo cuando vengan a desconectarnos? ¿Contemplaremos impasibles cómo unos políticos elegidos por nosotros acaban con el magnífico sueño que pudo llegar a ser Internet?

¿Se apagará el brillo de nuestros monitores para que una nueva era de oscuridad medieval reemplace el brillo del acceso al conocimiento que pertenece por derecho propio a toda la humanidad?


Safe Creative #0904173080565

HADOPI, los nuevos Cirilos para aniquilar la moderna biblioteca de Alejandría