Las entidades de gestión de derechos de autores como cortinas de humo de lobbys

La función real de las entidades de gestión de derechos de autores y sobre todo editores, no es otra que la de cortina de humo. Si comprendemos que las entidades de gestión están amparadas por las leyes, es el legislador pues quien consiente los abusos de éstas. Gracias a la adaptación de las leyes al gusto y necesidades de industrias basadas en modelos de negocio de los siglos XIX y XX, con la escusa de proteger supuestos derechos de algunos pocos autores, se consigue perpetuar un sistema de monopolio y secuestro de los escasos contenidos culturales existentes.

Entre medio se logra mantener un modelo de negocio basado en la creación industrial de productos de baja calidad cultural. El objetivo de estos contenidos no es otro que entretener y mantener a la gente lejos de cualquier tentación de análisis crítico de la realidad.

¿Porqué interesa tener los contenidos culturales lejos del alcance de los ciudadanos? No hay más que pensar a quién beneficia más tener ciudadanos sin criterio propio que se limitan a votar periodicamente a la misma clase política que luego les insulta y veja.

Los beneficiados son los dueños del mundo, los que manejan los distintos lobbys que llevan a unos u otros partidos políticos al poder sin importar el aparente color programático de éstos.

Creando la falsa sensación de que los ciudadanos tienen algún poder de decisión mediante elecciones democráticas, crean la ilusión de que tenemos libertad, que podemos hacer algo mediante nuestro voto. Sin embargo lo que hacemos es votar a uno u otra alternativa que sirven a la postre al mismo amo. Al mismo tiempo fomentan la idea de culpa, pues somos nosotros los que elegimos a nuestros propios verdugos y sabido es que a los humanos nos cuesta admitir nuestros propios errores.

Al final, como decía Casio a Bruto en Julio César de W. Shakespeare, “la culpa no es de nuestras estrellas, sino de nosotros, al consentir ser inferiores”. Sabemos de la gran mentira de los grandes partidos políticos vendidos a esos lobbys que persiguien un único objetivo, controlar lo que consumimos, pensamos y decimos para que ellos puedan seguir enriqueciéndose a nuestra costa.

Las entidades de gestión de derechos de autores como cortinas de humo de lobbys

La necesidad de la religión (I)

Semana Santa, Guanajuato 2008
Creative Commons License photo credit: saguayo

Una de las cuestiones que más interés suscitan es si la religión es necesaria en la sociedad o no. Cuando discuto con alguien sobre religión, y si la otra persona es religiosa, siempre me suelen decir que la religión es necesaria; que ayuda a la gente porque les anima a hacer cosa buenas.

Realmente tengo un problema con esto. A mi mente acuden multitud de argumentaciones en contra, pero también no pocas dudas.

Así que voy a tirar piedras sobre mi tejado y voy a realizar la pregunta al contrario:

¿Es realmente innecesaria la religión?

Creo que antes de debatir sobre este hecho hace falta dejar claros dos conceptos, hechos, o como se quieran llamar. 

Lo primero es decidir si la religión habla de algo verdadero o falso. Esto de por si es el quid de la cuestión y el auténtico debate. Si bien para mí no es un debate, para mi valen los hechos y el hecho es que la religión es una gran mentira, habrá que volver a analizarlo una vez más.

Lo segundo es analizar cual ha sido la función y propósito de la religión a lo largo de la historia. Esto nos puede dar una buena idea de los logros reales de la religión y la necesidad de ésta no importando mucho el resultado de la primera cuestión.

Seguir leyendo “La necesidad de la religión (I)”

La necesidad de la religión (I)

Urgente, di no a la guerra, a todas las guerras

Los mercaderes de la muerte nos llevan a otra guerra, ahora en Osetia del Sur, lugar que por cierto ni conocía. A estas horas desconozco los motivos oficiales, las razones aparentes de la guerra, ni quienes son oficialmente los buenos o los malos. Lo que sí se es que la gente está muriendo, está sufriendo mientras algunos venden armas y se hacen ricos. De nuevo parece que la maquinaria asesina de la guerra se pone en marcha para canjear con sangre los excesos o defectos de una sociedad hipócrita.

17IMG_5646
Creative Commons License photo credit: Barsacchi Francesco

De nuevo morirán niños, madres, hermanos.

De nuevo vamos a mirar con impotencia y asco lo que los podersos desean que veamos. Al más puro estilo de la novela de George Orwell, 1984, la propaganda está en marcha.

Sólo podemos estar seguros de que quienes originan las guerras no mueren en ellas y que muchos harán grandes fortunas. Decid no a la guerra, a cualquier guerra. Si los líderes tienen problemas que se peleen sólo ellos y dejen al pueblo en paz.

¿Porqué seguimos pensando que hay criminales de guerra cuando la guerra en si es un crimen?

Urgente, di no a la guerra, a todas las guerras