Sobre la Ley de Economía Sostenible en Derecho en Red

Fuente original: Derecho en Red

El pasado viernes fue aprobado por el Consejo de Ministros el nuevo texto del Proyecto de Ley de Economía Sostenible que, entre otras muchas cuestiones, propone una serie de reformas legislativas con el fin de erradicar las vulneraciones de propiedad intelectual que cometen determinadas Páginas Web que facilitan enlaces, en la mayor parte de las ocasiones con un claro y evidente ánimo de lucro, a contenidos protegidos por derechos de autor sin la autorización de sus titulares.

Mucho se ha dicho sobre esta reforma y ha tenido un eco mediático considerable. No obstante, desde Derecho en Red hemos constatado la existencia de informaciones incorrectas, afirmaciones demagógicas y planteamientos desproporcionados que sustraen a los ciudadanos de un análisis distanciado y completo de las implicaciones jurídicas de la reforma planteada.

Desde Derecho en Red no creemos que esta reforma sea la más apropiada. Entendemos que es necesario enjuiciar todas las infracciones de propiedad intelectual que se comentan “online” u “offline” y, en particular, a todos aquellos prestadores de servicios que se lucran facilitando enlaces a descargas, directas o a través de redes P2P, a contenidos protegidos. Pero tal enjuiciamiento debe hacerse desde las garantías y vías de protección que contempla la normativa de propiedad intelectual vigente.

El ordenamiento vigente ya contempla la posibilidad de plantear acciones de cesación contra los titulares de servicios de la Sociedad de la Información. Los titulares de derechos de autor pueden solicitar de los órganos judiciales las acciones de cesación que les permite la Ley (el artículo 138 de la Ley de Propiedad Intelectual dice expresamente que pueden solicitarse dichas medidas “aunque los actos de dichos intermediarios no constituyan en sí mismos una infracción”), que actualmente son tomadas en el plazo medio de 2 meses. Dicho plazo, muy lejos del utilizado para la resolución definitiva del procedimiento judicial, permite garantizar de forma efectiva los derechos de propiedad intelectual sin la necesidad de plantear una reforma tan importante como es la que se incluye este Proyecto de Ley.

En este orden de cosas, si el Ejecutivo considera que en el marco jurídico actual no existen medios suficientes para la protección de los derechos de los autores o titulares de derechos, debe abrir una reflexión, en sede de la propia Ley de Propiedad Intelectual, y proponer, en su caso, una reforma de los medios de protección ya contemplados en esa norma, sin necesidad de:

1.- Elevar los derechos de propiedad intelectual, derechos privados y de naturaleza patrimonial, a un estatus equiparable a intereses dignos de protección reforzada, como el orden público, la seguridad pública, defensa nacional, la salud o la infancia, y los derechos fundamentales.

2.- Atribuir a un órgano de naturaleza administrativa la tutela, protección y defensa de estos intereses privados, que podrá intervenir en toda prestación de servicios de la sociedad de la información que potencialmente pueda causar una lesión de derechos de propiedad intelectual, con la indefinición e inseguridad jurídica que ello supone.

3.- Establecer un mecanismo procesal, supuestamente de control judicial ante el conflicto con derechos fundamentales como la libertad de expresión o el derecho a la información, sumario e impreciso.

Por todo ello, hemos creado una sección dedicada especialmente a la Ley de Economía Sostenible, dentro de la cual podréis encontrar:

Análisis jurídico del anteproyecto de la Ley de Economía Sostenible

Preguntas frecuentes respecto a la Ley de Economía Sostenible

Asimismo, podéis descargaros el archivo PDF en este enlace, que incluye tanto el análisis jurídico como las preguntas frecuentes para facilitar su lectura sin necesidad de conexión a la Red.

Esperamos que os resulte interesante su lectura, y como siempre quedamos abiertos a cualquier duda que pueda surgir sobre el tema, ya sea mediante comentarios o en nuestras listas de correo a las que podéis acceder en la sección “Cómo participar en DeR?” del menú superior.

Fuente original: Derecho en Red

Sobre la Ley de Economía Sostenible en Derecho en Red

Cuánto destruirán Internet durante 2010

El deterioro de Internet parece realmente imparable. La ofensiva contra la libertad y el sentido común en Internet es una guerra total que no quiere dejar prisioneros. Durante más de una década Internet ha sido lugar de encuentro, crítica y en cierto modo libertad. Hoy ya no es sino una sombra de lo que llegó o podría haber llegado a ser.

Pero incluso la débil sombra que queda parece que también va a desaparecer.

La tendencia es preocupante tal y como refleja Mangasverdes en este post con datos sobre Reporteros Sin Fronteras, pero la ofensiva es total, creciente y en todos los planos:

– Creciente censura en países del supuesto primer mundo entre los que vemos a Francia, Alemania, Gran Bretaña, Italia, Polonia y próximamente España.

ACTA: la mayor amenaza contra las libertades individuales y la innovación en Internet. Es la práctica destrucción de Internet que debería cambiar de nombre pues será más bien la intranet de las industrias más reaccionarias y obsoletas de intermediarios del entretenimiento.

Secuestro, expolio y piratería del dominio público y la cultura en general: las leyes del “copyright” en general, que deberían servir para proteger los legítimos intereses de artistas, intérpretes y sociedad en general, han sido pervertidas hasta su máxima expresión aumentando los términos de teórica protección de derechos patrimoniales hacia el absurdo. No hacen sino ampliarse en un incansable tendencia hacia el infinito y con carácter retroactivo. Este robo de la cultura es la auténtica piratería y roba a los creadores el sustrato sobre el cual crear nuevos contenidos. En esta preocupante escalada con consecuencias irreversible no se tiene en cuenta jamás la opinión de los auténticos expertos en economía y propiedad intelectual que afirman que es urgente rebajar esos periodos.

– Presidencia de turno de la Unión Europea: sin mencionar los procesos nada democráticos para elegir presidente permanente, no podemos olvidar la co-presidencia española que tiene un mandato concreto del Sr. Obama y su vice presidente Joe Biden, principal abanderado de las industrias obsoletas de intermediación del entretenimiento; acabar con el P2P, la copia privada, las libertades de los ciudadanos, la autoregulación de Internet y cualquier atisbo de innovación en el entorno de la distribución de contenidos.

– Aumento de la censura en China, Corea y otras naciones con las escusas de siempre pero con la firme intención de invadir la privacidad y controlar cualquier posibilidad de disidencia.

– Seguirá la presión de los lobbys de la parte obsoleta del negocio discográfico que a pesar de ganar cada vez más, no conocen límite a su avaricia. En su ofensiva no dudarán en arrastrar a algunos artistas a los que servirían mucho mejor ideando nuevos modelos de negocio efectivos y dejar de ocultar la realidad de lo que está pasando y que les beneficia.

Esto son sólo unas muestras casi aleatorias pero que reflejan bien lo que va a pasar en 2010. A finales de 2010 estaremos mucho peor si no hacemos algo todos los ciudadanos ya. El ataque es total y absoluto a nuestras libertades, la naturaleza de Internet y la realidad que lo digital nos muestra acerca de la creación y distribución de contenidos. Y la culpa será nuestra si seguimos votando a esos partidos mayoritarios que digan lo que digan, cuando han tenido algún poder de decisión han actuado concreta y voluntariamente en contra de los intereses de la humanidad en su derecho a acceder al conocimiento y la información.

Una persona a la que le impiden acceder o comunicar información en Internet afecta al conjunto de la humanidad.

Texto en expresa devolución al dominio público por Mario Pena
Safe Creative #0912315234493

Cuánto destruirán Internet durante 2010

Respuesta abierta al artículo de Carmen Posadas Puertas al Campo

Un compañero me pasa este artículo firmado por Carmen Posadas y como XLSemanal no permite los comentarios (cosa que cada vez me parece más y más anacrónico), ni por copyright puedo citarlo o transcribirlo, no tengo más opción que responder de la única manera que puedo, a través de mi propio blog.

Intentaré ser breve porque sé que vuestro tiempo es limitado así que en honor a la verdad me centraré en  los conceptos básicos que la Sra. Posadas comenta:

1.- El acceso gratuito a los contenidos no existe. Es un concepto falso que se esgrime para lograr una crítica ad-hominem hacia el intercambio de contenidos sin pago metálico de por medio. Las formas de pago ahora son con lo que es realmente escaso; la atención del público. Tal vez sería conveniente que analizaran el hecho de que cada vez hay más contenidos de calidad y no sólo porque se dupliquen, sino porque cada vez más gente de calidad crea y ofrece sus contenidos de forma abierta y sin necesidad de pago en Internet. En muchos casos es gente que no vive de esos contenidos, pero no por eso son peores que los que quieren vivir de ellos.

2.- Los usuarios de contenidos no pretenden “robar” como alegremente se intenta argumentar. El robo es el plagio, no el intercambio de ficheros; si acaso cuando se da con ánimo de lucro. Como máximo podemos hablar de lucro cesante y al mismo tiempo esto también está puesto en duda según no pocos informes de prestigiosas universidades. El hecho es que se suele pagar por el acto de hacer cosas pero ¿una vez hechas también? En cambio si se ofrece un servicio único e irrepetible, la gente no sólo pagará, sino que estará encantada de hacerlo. Basar el sustento de una familia en rentas de contenidos que ya no pueden ser escasos es, como poco, temerario.

3.- Creo que se equivoca al señalar a los culpables de la situación. De hecho tal vez su problema no sean los usuarios, más bien los intermediarios como se puede entrever en su alegato. Si siguen defendiendo un modelo de negocio equivocado (analógico) en la época equivocada (realidad digital) se crearán víctimas. Lo que no entiendo es porqué las víctimas de las medidas represivas del lobby del copyright tienen que ser los únicos que realmente pueden solucionar los problemas de los  autores; los usuarios y no los intermediarios que se basan en la pura especulacion y el mantenimiento de algo que ya  no es tan necesario. Qué mejor para avalar esto que escritores como Vázquez-Figueroa o Ursula K. Le Guin.

4.- Los argumentos de los internautas, sus lectores, no se basan en que todo sea gratis, sino en que ofrezcan alternativas realistas con la realidad digital. Nada más y nada menos. Pero en el debate sobre los nuevos modelos de negocio ni están ni se les espera por más que nos hayamos ofrecido muchos a dialogar. En cambio prefieren hacer el juego a los lobbys más reaccionarios que quieren imponer no sólo barreras al campo, sino las medidas más restrictivas y criminales contra la libertad en general, desconectando a la gente de Internet, reclamando penas de cárcel aunque no exista ánimo de lucro y robando una y otra vez del dominio público que algunos tienen muy poca vergüenza de usar sin dar nada a cambio.

5.- Si ya muchos escritores profesionales no son necesarios, pues sencillamente dejarán de existir como tales. Será un dura pérdida, pero sin duda que encontraremos alternativas. De hecho creo que es deseable que exista una purga para que al final se demuestre si los agoreros del copyright restrictivo tenían o no razón en sus predicciones catastróficas. En el ejemplo de los ultramarinos ya ha pasado con las grandes superficies. No se puede obligar a pagar por cosas para las que no hay demanda. Tal vez sea mejor para algunos vender productos finitos que no inmateriales porque de nuevo, lo inmaterial tiene valor, pero ya no tanto precio.

6.- La propiedad intelectual no es propiedad en el sentido suma cero del concepto. Es un permiso de monopolio de algo que no se crea a partir de la nada y que por lo tanto choca con el análisis científico. La mejor forma de proteger los contenidos hoy en día pasa precisamente por facilitar que se puedan divulgar, por facilitar tarifas y precios razonables o flexibles, sistemas automáticos que registren las preferencias de los usuarios preguntándoles a ellos, hablando con ellos.

7.- Le recomiendo a la Señora Pasadas que se lea la legislación. El canon no es por las presuntas descargas ilegales. Al menos cuando defiende a CEDRO y otras entidades debería darse cuenta de lo que dice o informarse. Es una compensasión por algo completamente legal, que es la copia privada, una excepción a su monopolio sobre sus obras y en mi humilde opinión un impuesto en manos de entidades privadas de dudosa forma de operar y con no pocos ejemplos de sindicatos verticales en sus organizaciones.

8.- Internet tiene su propia ley, la de los usarios y la fuerza más grande generadora de contenidos, programación y distribución, y de nuevo sí, la de los propios usuarios. El coto ha de ponerse a las leyes del copyright que sí son un abuso, fascista en muchos casos, herramienta de la represión, la censura y la manipulación más absoluta. Si realmente quieren soluciones nuevas empiecen a plantearlas, a llevarlas a cabo. Empiecen a hablar con la gente y no a la gente. Hace tiempo que hay formas nuevas de hacer las cosas y que se están dando resultados distintos. Sin embargo lo cierto es que ustedes no quieren hacer nada nuevo. Sólo quejarse amárgamente y pedir regulación donde cualquier regulación que no garantice la libertad se convierte en abuso.

Información sobre registro de propiedad intelectual

—-

Respuesta abierta al artículo de Carmen Posadas Puertas al Campo

Comisión Gubernamental contra la Descarga de Archivos con Todos los Derechos Reservados

El gobierno elegido por los ciudadanos crea una comisión para regular la descarga de archivos sujetos a derechos de autor, lo que en la práctica es un eufemismo de comisión para proscribir los usos y costumbre, así como libertades, de dichos ciudadanos.

Practicamente todos los archivos están sujetos de una forma u otra a derechos de autor, incluso aquellos llamados copyleft o que tienen algún tipo de libertad de difusión. Como para éstos no hay problema, pero pueden suponer un problema competitivo hacia el resto de contenidos con “todos” los derechos reservados, se impone la necesidad de evitar que las herramientas que la nueva cultura alternativa sirvan de vehículo vertebrador de una nueva economía y modelo de negocio alternativo adaptado a la realidad. En pocas palabras, hay que proscribir el P2P en la medida de lo posible para evitar que la gente vea que existen posibilidades reales de negocio compatibles con el intercambio sin ánimo de lucro de obras (sí, hablo de obras libres).

Tal vez el problema sea que la descarga de archivos con todos los derechos reservados es un problema en lugar de una gran y única oportunidad. Pero hace falta gente con visión y sentido de la realidad para verlo y aprovecharlo. Esto no abunda ni en nuestro país ni en otros. Aquí solemos premiar la incompetencia y la estupidez.

O tal vez el problema sea que no entendemos que el problema lo ha causado y es responsabilidad de la industria del entretenimiento en su absurdo objetivo de mantener artificialmente modelos de negocio del siglo XIX y XX que ya incluso desde la formulación original hace unos tres siglos del concepto de “todos los derechos reservados” estaba bajo cuestión.

En los últimos años se han ido eliminando poco a poco nuestros derechos en lo que a copia privada o uso justo se refiere. La clase política en connivencia con la industria del entretenimiento menos innovadora ha ido robando a la sociedad poco a poco lo que por otro lado le corresponde, el dominio público. Las continuas extensiones de los términos de protección, la ilegalización de actitudes coherentes con la realidad de la naturaleza inmaterial de los contenidos han causado una reacción igual y opuesta. Las posiciones contra el concepto de “todos los derechos reservados” ha dado lugar a posiciones enquistadas e igualmente negativas que se enfrentan de forma frontal sin posibilidad de acuerdo. No es algo de extrañar. Cuando te llaman criminal por tener otra opinión consistente con la realidad, es difícil querer llegar a acuerdos. Si además acompañamos todo esto de la invasión en nuestra privacidad y libertad de expresión la cosa todavía se complica más.

Pero lo que es peor es que en esas comisiones no está quien tiene que estar, los ciudadanos y la parte de la industria que sí entiende que el negocio se crea entorno al contenido inmaterial, no con el contenido en si.

El carácter sesgado de dichas comisiones y la confirmación de la presión de la industria del entretenimiento en forma de exigencia del Presidente Barak Obama para convertir Internet en un coto privado de caza del ciudadano crítico, son ejemplos de lo que le depara en el futuro a toda aquella opinión y empresa que se salga de los canones de corrección política entorno a la creación digital.

Honestamente creo que los que sí luchamos contra la piratería real, el plagio, deberíamos ser mucho más activos en poner cada cosa en su contexto y forzar que se escuche y se anote la evidencia científica entorno a cómo y qué es la creación artística y los usos de los ciudadanos hacen de ésta. Recordemos que el discurso gastado de la piratería no significa nada más que una desesperada huída adelante para evitar un debate necesario entorno a las leyes del copyright.

Safe Creative #0910094659575

Comisión Gubernamental contra la Descarga de Archivos con Todos los Derechos Reservados