Una decisión de 220.000 ciudadanos

Tengo noticia de una campaña para hacer saber a la clase política que con poco acierto hemos votado, que no vamos seguir el juego y si finalmente deciden regocijarse en su divorcio con la ciudadanía. Se trata de enviar una carta por correo electrónico y aquí están los detalles. Yo he modificado un poco la mía porque hay algunas cosas que deseaba cambiar. Estos es lo que les he mandado:

—–

Señor/a Diputado/a:

Le escribo para expresar mi preocupación y desacuerdo con la Disposición Final Primera del proyecto de Ley de Economía Sostenible, puesto que, con la actual redacción de dicha disposición, se podría ejecutar el cierre de una multitud de sitios web con total indefensión del demandado, con unos criterios indeterminados y sin que, en ningún caso, un juez pudiera intervenir en la valoración de si la actividad de dicho sitio web vulnera nuestro ordenamiento jurídico. Entiendo que esto es un ataque a la tutela efectiva de los jueces y tribunales, produciéndose de igual forma la vulneración de otros derechos fundamentales y libertades públicas tales como los recogidos en los artículos 18, 20 y 27*.

Si su partido apoya, defiende, se abstiene o vota a favor de dicha disposición, perderá un votante y aunque le escribo en mi nombre, hablaré con mi familia, amigos y conocidos para informar con rigor y puntualmente de estos temas y a los que les duele estos recortes de los derechos civiles que actualmente se propugnan en favor de unos pocos. Los derechos fundamentales y el interés general no deben mermarse en favor de los intereses particulares de una industria obsoleta. La justicia es más lenta de lo que todos deseamos, pero esta realidad no nos debe conducir a crear una pseudo-justicia Express para una casta de privilegiados y así defender sus intereses económicos equiparándolos a nuestros derechos fundamentales. Si se considera necesaria una aceleración de las medidas cautelares, que se presente la oportuna modificación legislativa, pero siempre respetando al poder judicial y por las vías ordinarias aceptadas en derecho, que son las mismas de las que disponemos todos. Ustedes deberían representar al pueblo, no al grupo de presión de turno.

Por ello le insto a usted, elegido en representación de nosotros los ciudadanos, a votar en contra de dicha disposición final. Los derechos fundamentales que nos amparan y defienden a todos, NO SON NEGOCIABLES, ni son moneda de cambio para favorecer los intereses privados de multinacionales, falsamente amparadas en una inexistente defensa de la cultura. Defenderé mi oposición a esta medida en todo momento y circunstancia mientras siga vigente, y por supuesto, incluye mi voto y mi poder de influencia y convocatoria.

(*) Articulado de la constitución española: http://www.senado.es/constitu/articuls/arts.html

Atentamente xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
Que reside en xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

No me escondo y no les temo, porque le pueblo no debería temer a sus gobernantes, sino al contrario. Me parece triste que los ciudadanos tengamos que defendernos de una clase política que parece haber perdido toda vergüenza.

Una decisión de 220.000 ciudadanos

Carta para políticos de Red-SOStenible

Esta es una carta que tu mismo puedes enviar a los políticos, empresarios y lideres de opinión que consideres que pueden estar interesados en este tema o que aún no están debidamente informados de porque la ciudadanía está escandalizada por esta medida
También puedes enviarselo a personas influyentes o con una cierta posición social a las que conozcas, por ejemplo a tu alcalde al reconocido empresario que estudió contigo o a ese deportista que tanto admiras. Además, si te parece pertinente, podemos tratar de asistir a una reunión él y contigo.
Una buena idea puede ser que si se la envías por mail nos pongas en copia. De esta forma él se dará cuenta de que todo el mundo sabe que está informado

Texto de la carta


Estimado Sr./Sra.:

Ante la publicación del Anteproyecto de Ley de Economía Sostenible quisiéramos expresar con firmeza que existe una línea roja que se ha traspasado, siendo preciso volver atrás. Esa línea roja viene delimitada por los derechos fundamentales que no se están garantizando cuando los ciudadanos (no “los internautas”, sino cualquier ciudadano ) usamos las redes y las TIC en nuestra vida diaria.

Es a todas luces legítimo que se persigan y castiguen las infracciones civiles o penales realizadas a través de Internet, sean contra la Propiedad Intelectual, o contra cualquier otro bien jurídico amparado por las leyes. Ahora bien, para realizar esa persecución y, si hubiere lugar, imponer una sanción, deben ser respetados los derechos fundamentales y las garantías del Estado de Derecho. Para ello, el único camino a seguir es el del más escrupuloso respeto a la Constitución.

Sin embargo la Disposición Final Primera de la LES no cumple estas mínimas garantías por varias razones. Entre ellas, de conformidad con nuestra Constitución, debe ser un juez quien evalúe las infracciones de la ley, por tanto es el juez quien debe juzgar si hay o no vulneración de la propiedad intelectual, tomando las medidas cautelares oportunas y dictando la resolución acorde a derecho.

Si la Justicia no funciona lo suficientemente rápido para salvaguardar unos determinados intereses patrimoniales, quiere decir que no se cumplen las garantías del Art. 24 de la Constitución. En tal caso lo lógico es que se pongan más medios al servicio de la Justicia y no que se conculquen los Derechos Fundamentales garantizados por los artículos 14 a 29 de la Constitución Española.

Y si el hecho de ejercer un derecho fundamental menoscaba el interés económico de alguien, es un problema que compete a ese modelo de negocio que seguramente no es el más adecuado para el momento. Pero no por ello debe tratarse de modificar la legislación para salvaguardar el lucro en menoscabo del interés general (y menos aún, con medios públicos). La Constitución, en su Art. 38, reconoce la libertad de empresa en el marco de la economía de mercado, con todo lo que ello significa. Puede parecer duro, y de hecho lo es, pero en la actual configuración de nuestro sistema jurídico y económico, es el mercado el que establece qué negocios perviven y cuáles no.

Por otro lado, los intentos de equiparar los derechos de autor con la propiedad (lo que ha venido a llamarse “propiedad intelectual”) tienen un efecto tremendamente negativo; la expropiación del conocimiento público, sufragado por toda la humanidad durante generaciones y la apropiación del mismo por parte de quien dice tener “todos los derechos reservados” sobre “su” obra. Como si esas mismas personas no hubieran reutilizado conocimientos que a todos pertenecen y del que nadie es, ni puede ser, su amo en exclusiva. Como si no hubiéramos sufragado todos, solidariamente, las estructuras que han hecho posible su aprendizaje, su bienestar y la posibilidad misma de vivir, para poderla realizar.

La propiedad privada, a la que muchos quieren equiparar los derechos de explotación de las obras, en España no es ilimitada por naturaleza. Antes al contrario: está sometida a una función social. El límite a la propiedad privada no es algo que sea ajeno, exógeno, o impuesto desde fuera, sino que es algo consustancial a la misma. En el caso de los derechos de explotación de la obra (la mal llamada “propiedad intelectual”) es el derecho universal de acceso a la cultura el que impone el límite que, sin despojar al autor de su obra, entiende que el objetivo de los derechos de explotación es fomentar la creación para el aprovechamiento social. Y si ese aprovechamiento colectivo no se produce, tales derechos de explotación pierden cualquier legitimidad y sentido, dado que son fruto de un pacto social entre el autor y la sociedad que accede a su obra. No podemos llamar Cultura, en base a lo establecido en la Carta de los Derechos Humanos, a aquello a lo que no se tiene un acceso universal.

La “Propiedad Intelectual” es mucho más que los derechos de explotación. El Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas, en el documento “General Comment nº 17 (2005)”, dice que hay que mantener un equilibrio entre el derecho a la explotación y el derecho de acceso a la cultura y por lo tanto ambos deben estar al mismo nivel; pero también pone limite al enriquecimiento desmesurado que pretenden algunos a la hora de traficar con la cultura, diciendo que los derechos de explotación deben permitir una vida digna de los que los ostentan, lo que nos lleva a la conclusión lógica de vivir del trabajo diario, mediante conciertos, recitales, giras y galas, más que de los derechos de explotación acumulados, que han de entenderse como un bonus y no como un fin, así como la divulgación pública de sus obras, como una forma de promoción de la misma.

Es por eso, que en nuestra Constitución, en su artículo 44, se establece que “Los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho y promoverán la ciencia y la investigación científica y técnica en beneficio del interés general.” Por lo tanto, los Derechos de Autor no pueden equipararse a los Derechos Fundamentales, y mucho menos, ser prevalentes sobre ellos u obstaculizar los objetivos de nuestra Carta Magna.

Es por tanto necesario abrir un proceso de reflexión sobre los derechos de autor y sobre todo, sobre los derechos de explotación de las obras, quiénes los detentan realmente y cual debe ser su límite y su defensa en la era digital. Estamos convencidos de que ante la imparable evolución tecnológica es necesario extender y proteger el dominio público con contenidos sufragados o suvencionados con nuestros impuestos, ampliar los supuestos del derecho a cita y liberalizar o nacionalizar, el monopolio privado de la gestión de los derechos colectivos. En todo caso, la posibilidad de que cada persona pueda autogestionar sus propios derechos, o delegarlos en quien prefiera, es algo básico que debería ser prioritario de acometer, puesto que en la era digital, de un modo u otro, todos somos autores.

Para todas estas consideraciones, ya existe una subcomisión en el Congreso de los Diputados que está estudiando estos asuntos y existen muchos espacios públicos para el debate y la aportación. Sin embargo, la ciudadanía tiene la sensación de que la opinión interesada de las Entidades de Gestión y de la Coalición de Creadores está pesando más que el interés general, el bien común y la propia Constitución.

Por lo que concierne la sempiterna pregunta sobre cómo se pueden defender los derechos de explotación de los autores en la nueva era digital –aunque no seamos nosotros los que tenemos que encontrar las soluciones como ciudadanos, sino los legisladores– podemos decir que desde hace años cientos de estudios y experiencias han demostrado que ese nuevo paradigma que es la Red puede generar mayores beneficios para los autores, para la difusión de la obra y para la creación en general.

A modo de ejemplo, les reportamos aquí algunas de estas reflexiones, muchas de las cuales ya están siendo estudiadas o implementadas por gobiernos e instituciones, tales como la Comisión de Cultura y Educación de la CE, el gobierno de Brasil y la Administración Obama:

  • Carta por la Innovación, la Creatividad y el Acceso al Conocimiento es una relación de recomendaciones, medidas y necesidades redactado por una relación de expertos usuarios/as, consumidores/as, organizaciones, artistas, hackers, miembros del movimiento de cultura libre, economistas, abogados/as, profesores/as, estudiantes, investigadores/as, científicos/as, activistas, trabajadores/as, desempleados/as, emprendedores/as, creadores/as proveniente de más de 20 países.

http://fcforum.net/es/

  • Copia este libro es © copyleft 2005 de David Bravo Bueno, Se distribuye bajo licencia Creative Commons

http://copiaestelibro.bandaancha.st/

  • Mapa jurídico de un conflicto: Propiedad Intelectual y Derecho a la Cultura Carlos Sánchez Almeida

http://culturalibre.org/capitulo-5/

  • Free Culture (español), de Lawrence Lessig

http://elastico.net/archives/2004/09/traduccion_al_e.html

  • FAIR USE IN THE U.S. ECONOMY Economic Contribution of Industries Relying on Fair Use

http://www.ccianet.org/CCIA/files/ccLibraryFiles/Filename/000000000085/FairUseStudy-Sep12.pdf

  • File-Sharing and Copyright Felix Oberholzer-Gee, Harvard University. Koleman Strumpf, University of Kansas

http://www.unc.edu/~cigar/papers/File-Sharing_and_Copyright_2009-05-16.pdf

  • Los usuarios que descargan archivos P2P ‘gastan más dinero’

http://noticias.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/redes/los-usuarios-que-descargan-archivos-p2p-gastan-mas-dinero_Fo58z3eGxWsRG0NKpjhCE7/

  • Lo que las discográficas ocultan

http://www.theinquirer.es/2009/11/17/lo-que-las-discograficas-ocultan.html

  • ¿Cobran más los músicos en un mundo de descargas ilegales y pirateo?

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/11/20/cultura/1258739927.html

  • El cine español cerrará con cifras récord, a pesar de Internet

http://noticias.lainformacion.com/arte-cultura-y-espectaculos/cine/el-cine-espanol-cerrara-con-cifras-record-a-pesar-de-internet_uVFrhCBCXhYPTF51YCG3a7/

  • Modelos de negocio: Cómo ganar dinero en un mundo perfectamente copiable (I)

http://www.rtve.es/noticias/20091210/modelos-negocio-como-ganar-dinero-mundo-perfectamente-copiable/305282.shtml

  • Modelos de negocio: Cómo ganar dinero en un mundo perfectamente copiable (y II)

http://www.rtve.es/noticias/20091210/modelos-negocio-como-ganar-dinero-mundo-perfectamente-copiable/305322.shtml

  • No somos el problema, somos la solución

http://mangasverdes.es/2010/01/14/no-somos-problema-somos-solucion/

  • Are downloads really killing the music industry? Or is it something else?

http://www.guardian.co.uk/news/datablog/2009/jun/09/games-dvd-music-downloads-piracy

  • A Big Music Year for Jackson, Boyle, Swift, Digital Downloads… and Vinyl?

http://blog.nielsen.com/nielsenwire/consumer/a-big-music-year-for-jackson-boyle-swift-digital-downloads-and-vinyl/

  • 5 Predictions for the Music Industry in 2010

http://mashable.com/2009/12/25/music-industry-predictions-2010/

  • Youtube, Sony, música, copyright y modelos de negocio

https://ningunterra.com/2009/08/03/youtube-sony-musica-copyright-y-modelos-de-negocio/

  • El cosmonauta Una película de ciencia ficción producida por muchas personas (y tú)
 desde sólo 2 euros. Es Creative Commons para que la edites, la copies, 
la remezcles y la compartas, como tú quieras.

http://elcosmonauta.es/

  • WE BELIEVE IN THE FREEDOM OF MUSIC!

http://www.sellaband.com

  • Open business a business that operates around the principles that are similar to those of the free software and open source movements, i.e. with ‘free’ and ‘open’ content.

http://p2pfoundation.net/Open_Business

  • Revver an online media network built the way the internet really works. We support the free and unlimited sharing of media.

http://revver.com/

  • The World Is Going Flat(-Rate) A New Study Shows Copyright Exception for Legalising File-Sharing is Feasible, as a Cease-Fire in the “War on Copying” Emerges

http://www.ip-watch.org/weblog/2009/05/11/the-world-is-going-flat-rate/

  • IP Watch List is the inaugural edition of the Consumers International IP Watch List, a survey that examines the intellectual property (IP) laws and enforcement practices of a range of countries, from the perspective of the world’s only global consumer advocacy body, Consumers International (CI).

http://a2knetwork.org/sites/default/files/ip-watchlist09.pdf
Como puede ver la sociedad civil tiene respuestas. Sólo falta que se la escuche.

Por todo esto pedimos que Usted reciba cuanto antes una delegación de la Red SOStenible, que refleja la opinión de un amplio espectro de la sociedad civil preocupada por la nueva propuesta legislativa.

Firmado

Tu nombre +

contacto@red-sostenible.net

Carta para políticos de Red-SOStenible

EEUU pirateando del dominio público

Pongamos las cosas en contexto. El incremento de años de monopolio sobre las obras que deberían ser del dominio público tiene su máxima expresión en la piratería que los lobbys de intermediarios de la industria del entretenimiento ejercen en los EEUU. Así obras que deberían estar hoy en el dominio público, con sus legítimos dueños, los ciudadanos, no entrarán hasta 2019 ó 2049 en algunos casos. Incluso cabe esperar que para cuando lleguemos a esas fechas, nuevas maniobras piratas retrasarán aún más la devolución de esas obras hoy secuestradas por una industria que no quiere plantearse evolucionar.

Tal y como comentan en Duke Law hay poco que celebrar. Somos la primera sociedad que se niega acceso sobre su propia creación. Estamos eliminando la posibilidad de que los autores creen a partir de sus contemporáneos. El precio a pagar será muy alto. El mal ya está hecho y si no hacemos algo pronto la situación empeorará con los años.

Hoy bien hubiéramos podido disfrutar de la cubierta de Playboy de Marilyn Monroe, o de la Aventuras de Augie March, o del estudio de Watson y Crick sobre la estructura del DNA, Peter Pan de Disney o “The Crucible” de Arthur Miller. Según la ley de US de hace unos años hubieran entrado en el dominio público en 2010. Gracias a nuestro voto cómplice a políticos al servicio de lobbys del entretenimiento incluso nuestros hijos tendrán que esperar a disfrutar de lo que les pertenece. Y no lo duden, cuando se acerquen las fechas clave volverán a aumentar los términos de protección.

EEUU pirateando del dominio público

Vender o no vender manzanas digitales, esa es la cuestión

Imaginemos por un momento que alguien encuentra una fórmula para hacer crecer manzanos que den manzanas sin necesidad de tierra, agua o aire. Imaginemos que cualquier persona pudiera tener en sus casas uno de esos fantásticos manzanos.

¿Sería lógico seguir manteniendo un modelo de negocio basado en la venta y distribución de manzanas?

Según parte de la industria del entretenimiento, la que basa su modelo de negocio en la intermediación, sí.

By Torley cc by-sa
By Torley cc by-sa

A este revelador hecho añadiremos que son de los que llaman criminales a los que tienen esos fantásticos árboles en su casa porque destruyen “puestos de trabajo”, o mejor dicho evidencian, la obsolescencia de quienes ya no hacen falta.

Lo cierto es que duplicar átomos no es posible hoy por hoy. La materia no se crea de la nada, pero lo que sí se puede hacer con facilidad es duplicar bits. Existe una diferencia importante que algunos pretenden soslayar.

Sí que es cierto que las ideas, al menos las buenas, son escasas y el acto de crear contenidos de calidad no es duplicable, pero ese es en realidad otro tema muy distinto al que se discute o por el que se llama criminal al usuario potencial; que no es el otro que el acto de duplicar el contenido creado por parte de cualquier ciudadano.

Siempre se ha cuestionado si alguien es dueño completo y total de la obra que crea. Hoy más que nunca es evidente que no puede serlo, no al menos de forma categórica o que se pueda limitar con excepciones a sus derechos sin invadir los de los demás. No es posible un equilibrio que fomente el respeto si existe un desequilibrio de base; el de la privación del receptor del mensaje del creador de cierto derecho sobre dicha obra.

En otras palabras, toda obra se debe en menor o mayor medida al entorno, a lo pasado y lo presente. Toda creación pertenece en cierto grado al lo común.

Incluso la ley lo establece así con el dominio público. Las obras vuelven al dominio público tras unos determinados periodos de tiempo. Lo curioso es que esa pertenencia al dominio público con su manifiesta utilidad a la comunidad exista de forma absoluta tras un tiempo arbitrario y no antes ni en grados.

La única forma de solucionar los problemas que la industria del entretenimiento se está creando pasa por aceptar la realidad y salvaguardar el derecho a la copia sin ánimo de lucro de cualquier contenido una vez ha sido publicado. A partir de ahí podremos valorar la calidad, la originalidad y retribuir de forma directa o indirecta al artista y los intermediarios necesarios que queden o se adapten.

El negocio no será pues la venta y distribución de manzanas, sino la creación de nuevos árboles fantásticos que sacien el hambre de conocimiento, cultura y entretenimiento.

Actuar de otra manera es un ejercicio de irresponsabilidad por parte de industria y políticos y por ende de quienes votan a estos últimos.

Safe Creative #0912155118847

Vender o no vender manzanas digitales, esa es la cuestión

Decadencia política: Me enfado y no respiro

Quiero apuntar una muestra que siempre me deja perplejo de la decadencia moral de los ciudadanos y la clase política a la que pasivamente elegimos una y otra vez. No voy a decir nombres de partidos porque en el fondo todos hacen exactamente lo mismo y aparentemente tanto a ciudadanos de a pie o periodistas nos parece normal.

Durante X años gana el partido A en una zona. Súbitamente en unas elecciones el partido B puede echar del poder al partido A contando con la ayuda del partido C. El partido A se enfada y dice que sistemáticamente votará en contra de todas las propuestas del partido B.

¿A nadie más le parece un total y absoluto despropósito? Y sin embargo esto ocurre a diario porque ¿qué ocurre si la propuesta del partido B es realmente positiva para los ciudadanos ¿el partido A votará en contra? ¿A nadie le parecerá eso algo así como horripilante? ¿No es un total despropósito? ¿Qué prima hoy en día y porqué seguimos eligiendo a esta gentuza que demuestra con este tipo de actitudes lo que en realidad les importa los ciudadanos?

Entiendo sinceramente que un partido vote en contra de algo si consideran que es malo ¿pero tienen que votar sistemáticamente en contra también aunque sea bueno? ¿Porque están enfadados? Pues que contengan ellos la respiración. Los ciudadanos deberíamos no estar a merced de antojos y rabietas… ¿o tal vez sí?

Debo ser un bicho raro cuando me pregunto estas cosas. Pero juro que no lo entiendo. Nunca veo a un periodista, por ejemplo, plantear esta cuestión. Lamentable.


Safe Creative #0904042911587

Decadencia política: Me enfado y no respiro