Francia, perdiendo libertad mediante la imposición y no el convencimiento

El gobierno francés quiere intimidar y apabullar a los usuarios de las nuevas tecnologías. Nos hacemos eco del comunicado oficial de PIRATA para no repetir sobre lo mismo.

———

Lo reconocemos: Nicolás Sarkozy tiene en sí un bullicio que hace que permanezcamos en un continuo estado de asombro; lo mismo acude al Chad al rescate de unas mujeres en apuros -desde PIRATA agradecemos la gestión del Gobierno frances con los españoles allí retenidos aunque ¿acaso no podría haberla llevado a cabo su ministro de Exteriores Bernard Kouchner? claro que de haber ido Kouchner no hubiera podido salir él en la foto; y ¿por qué se llevo a las mujeres azafatas y dejó en tierra al hombre auxiliar de vuelo? ¿un hombre no lucía igual de bien en la foto?-, que quiere imponer tasas a los camiones no franceses que circulen por las grandes vías francesas -en palabras suyas, “no hay ninguna razón para que Francia reciba todos los camiones que evitan las carreteras de nuestros vecinos”-, o quiere acabar con la independencia política del Banco Central Europeo.

 

Su última ocurrencia nos llena de pavor, dado que es un calco del artículo 17bis que aterró a los internautas españoles hace tan sólo 6 meses: facultar a las entidades de gestión de derechos de autor, a través de un órgano competente, a instar a las operadoras de telecomunicaciones cortar la conexión a Internet a los usuarios que realicen descargas ilegales.

 

Al menos, a diferencia de aquí en España, voces críticas han surgido en el propio partido de Sarkozy (UMP), donde según informa el diario Le Liberation, Marc le Fur y Alain Suguenot “deploran y condenan” la creación de esa “autoridad publica que tendrá competencia para imponer sanciones a los internautas que hagan descargas” y rechazan “esta auténtica medida de excepción”; realmente nos cuesta una barbaridad imaginarnos a una fiel Lourdes Muñoz Santamaría diciendo algo parecido respecto a la LISI o al ¿enterrado? artículo 17bis -sobre todo viendo entradas suyas en su blog personal tales como Zapatero no nos has fallado (ante todo, objetividad)-. Entendemos que no cargue una diputada contra su propio partido -ya que lo normal es que expresen sus críticas en el fuero interno- aunque, ¿qué menos que, como mínimo, no incurrir en semejante proselitismo sin pies ni cabeza?

 

Resulta irrelevante la eficacia futura de semejante medida -que como anuncian algunos expertos, puede quedar reducida a la mínima expresión con el uso de medidas de protección de la privacidad existentes para los usuarios de redes P2P-; lo relevante es que siquiera se tome en consideración dar tal poder censor a las entidades de gestión sin la supervisión judicial. Claro que, si nos atenemos a la Constitución Francesa de 1958:

 

El pueblo francés proclama solemnemente su adhesión a los Derechos del Hombre y a los principios de la soberanía nacional que quedan definidos por la Declaración de 1789, confirmada y completada por el preámbulo de la Constitución de 1946, así como aquellos derechos y deberes definidos en la Charte de l’environment de 2004

 

Así que los franceses -a diferencia de los españoles y su disposición constitucional del artículo 20.5 CE que dice que “sólo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial”- únicamente pueden acogerse a un texto de hace 220 años que dice escuetamente en su artículo XI que “la libre comunicación de los pensamientos y opiniones es un derecho de los mas preciados del hombre: todo ciudadano puede por tanto hablar, escribir e imprimir libremente, excepto para responder ante el abuso de esta libertad, en los casos que la ley determine” -vemos cómo las garantías procesales que la Constitución Española brillan por su ausencia en la francesa (de modo que si como en este caso, el Gobierno francés decide que no existan, no existen, sin que haya una Carta Magna que se lo impida)-.

 

¿Se admiten apuestas? Apostamos a que en España, o bien el artículo 17bis nunca se fue de la mesa del Ministerio de Industria -sino que, como el propio ministerio dijo, era asunto para una ley aparte- y volverá a colación a partir de abril de 2008; o bien el Gobierno esperará a que más países miembros de la UE sigan el ejemplo de Nicolás I el Intrépido -de modo que, con el precedente de varios países, se promueva en Bruselas una Directiva Comunitaria (como la 2001/29/CE, que forzó la reforma de la LPI, de obligado cumplimiento) que haga del atroz 17bis una realidad en España-. Sea como sea, es difícil imaginar peor antecedente que el francés y sólo nos queda expresar desde PIRATA nuestro más firme rechazo a una iniciativa tan disparatada, con el fin de que la clase política francesa recapacite y haga cambiar de opinión a Nicolás I antes de que sea demasiado tarde.

 

Desde el PPI -plataforma internacional de partidos piratas- trabajaremos para promover esa concienciación en la clase política francesa, por el bien de los franceses y, de paso -como algo, creednos, no tan remoto-, por el bien de los españoles y del resto de ciudadanos de la Unión Europea. Un cordial saludo.

(Versión en PDF del comunicado)

———

Sin duda nos encontramos ante uno de los atentados más pavorosos a la libertad que hayamos conocido en la era de Internet.

Los liberticidas atacan de nuevo. Lamentable… y lo peor es que esto va en aumento.

Recordad, recordad el 5 de Noviembre.

Francia, perdiendo libertad mediante la imposición y no el convencimiento

Crónica de la jornada de Albedrío

CRONICA DEL ALBEDRÍO , por Deslicer.

El sábado 24 de noviembre se celebró el ALBIR en el Ateneu Barcelonés.
Ante todo, felicitar a las productoras del evento por su excelente organización, y a los asistentes al mismo por su cordialidad, respeto, y saber estar a lo largo de diez horas de caudalosa información.

LLegamos un poco tarde y lamentablemante había terminado Defunkid su explicación del Googlebombing, que nos perdimos.

Lo primero que vimos fue a Lluís Cabrera, del Taller de Musics, contando los vericuetos de unas operaciones inmobiliarias nada claras por las que el Ayuntamiento de Valencia había regalado unos terrenos muy valiosos a la Sgae para que construyese su “Torre de la Música”, otro proyecto del influyente arquitecto García Abril, que albergará la Escuela (privada) de Música que la Sgae quiere montar a medias con sus amigos del Berckley.
La charla de Lluís fue interesantísima, todas lo fueron, pero ésta resultaba muy impactante: escuchar a un socio de la Sgae criticar abiertamente a la entidad en público no es algo muy corriente. La Sgae impone mucho “respeto” entre sus asociados, y por otra parte, tampoco les cede canales de expresión alguno en los que pudieran ejercer el derecho a la opinión y la libre expresión.
Por el mismo motivo, resultó llamativa también la intervención de Luis Cobo, Manglis, autor socio de la Sgae, quien se declaró contrario al excesivo afán recaudador de la Sociedad de Autores y Editores, y a su poca eficacia a la hora del reparto, basado en unos sistemas de muestreo estadístico que nunca nadie ha visto.
Manglis reclamó que la Sgae sea investigada, y depurada en caso necesario. También expresó su deseo de que terminase la guerra del canon, y que ésto se conseguiría con unos acuerdos más justos para todas las partes implicadas, y con un reparto más claro y transparente para los autores.
Turno de VACHE, Javi y Antonio explicaron los problemas de la hostelería con la Sgae, y las medidas que estaban tomando, sobre todo de promoción de música Copyleft.
Como yo no había dormido más de dos horas por el viaje, tengo algunas lagunas, y sé que habló también Javier Cuchí, pero no sé de qué (perdón).
Tras un pequeño debate sobre todos estos temas, llego la intervención de Ana María, de APEMIT, quien desmontó los tópicos en los que se basa la Sgae para “arrasar” entre la ciudadanía y los poderes fácticos: que si la defensa de los pobres autores, que si la copia es un robo, etc….Aclaró que cuando hablamos de la Sgae en realidad nos referimos a todas las entidades de gestión, Agedi, Egea, AIE, Cedro, etc, todas las EEGG, pero que para abreviar las llamábamos por el nombre de la más conocida, la Sgae.
Ana Mº nos contó su caso de Traxore y otros casos. Estuvo inmesa, estupenda, fue muy clara y contundente. Gracias, Ana, tu fuerza nos contagia.
Tomó la palabra su hija, de nueve años , que explicó que cuando la Sgae declaró la guerra a su familia, una gran tristeza invadió su casa, y cómo había muchos días en que a su madre no le daba ni tiempo de hablar con ella, por la lucha a la que se veía obligada. Manglis reconoció emocionarse mucho con este testimonio, en el que vio reflejada su propia historia con su hijo , y es que no hay que olvidar que detrás de las operaciones de la Sgae a lo largo de los años, se esconden muchas historias verdaderamente dramáticas. Quien escribe esta crónica conoce el caso de dos personas que, según sus familiares y abogados, murieron a causa de los disgustos provocados en sus enfrentamientos con la entidad, uno de ellos incluso en la misma sede de SGAE en Madrid. Y hoy en día es muy difícil no conocer a nadie que haya tenido problemas con las esgaes o EEGG.
De nuevo hubo un corto debate, en el que intervino Mercedes, fuente de socios de la sgae discrepantes con la gestión actual de la entidad, explicando que en las reuniones con estos socios se había puesto de manifiesto la urgente necesidad de pedir explicaciones a la Sgae acerca de las preocupantes noticias de corrupción publicadas recientemente, y de que esas explicaciones sean igualmente publicadas, para que la ciudadanía no confunda a los autores con la corrupción en la Sgae. Con este motivo, se ha iniciado una recogida de firmas de socios autores para exigir estas explicaciones a la entidad. Mercedes lamentó el temor que sufrían la mayoría de los socios a expresar su opinión en público, y pidió colaboración con los autores. Señaló que la gran preocupación causada por las últimas noticias estaba generando un clamor de crítica hacia toda la gestión de la entidad, y que ésto estaba comenzando a aglutinar a los autores, demasiado dispersos por el momento.

Tras la pausa para comer, el abogado David Maeztu explicó detalladamente los intrincados caminos del Derecho sobre Internet, la necesidad de nuevas leyes, y el sesgo que las leyes habían sufrido porque, de buena fe o no, el Legislador había favorecido a las EEGG.
Su exposición fue muy instructiva, ya que normalmente todos estamos pez en Derecho.
Después hubo un debate muy interesante sobre estos temas legales, y comenzó la magnífica e inquietante intervención de Arturo Quirantes, con la que nos dejó bien claro que hay que ser cautos pero no tener miedo, y que ya sabemos que la mejor defensa es un buen ataque. Gracias, Arturo, por tus reveladoras palabras.

De nuevo, turno de debate y propuestas, que si una manifestación, que si un concierto, que si promocionar más el Copyleft… Me quedo con la que me pareció más interesante y necesaria: la Celebración de Albedríos por todo el territorio peninsular e insular, a diestro y siniestro.
A la hora de las conclusiones, el abogado J. Jover narró las circunstancias en las que se había aprobado la nueva ley del canon, y apuntó a la necesidad que todos tenemos de información.

En total, desde las diez de la mañana a las ocho y pico de la tarde, una jornada intensa y emocionante que nos hacía mucha falta.

Esperando que el próximo ALBEDRÍO tenga lugar pronto, animo a todos los interesados a colaborar con éste tipo de eventos tan necesarios para mejorar la situación de todo lo relacionado con la Propiedad Intelectual y las Entidades de Gestión en la actualidad.

Crónica de la jornada de Albedrío