Crónica de la jornada de Albedrío

CRONICA DEL ALBEDRÍO , por Deslicer.

El sábado 24 de noviembre se celebró el ALBIR en el Ateneu Barcelonés.
Ante todo, felicitar a las productoras del evento por su excelente organización, y a los asistentes al mismo por su cordialidad, respeto, y saber estar a lo largo de diez horas de caudalosa información.

LLegamos un poco tarde y lamentablemante había terminado Defunkid su explicación del Googlebombing, que nos perdimos.

Lo primero que vimos fue a Lluís Cabrera, del Taller de Musics, contando los vericuetos de unas operaciones inmobiliarias nada claras por las que el Ayuntamiento de Valencia había regalado unos terrenos muy valiosos a la Sgae para que construyese su “Torre de la Música”, otro proyecto del influyente arquitecto García Abril, que albergará la Escuela (privada) de Música que la Sgae quiere montar a medias con sus amigos del Berckley.
La charla de Lluís fue interesantísima, todas lo fueron, pero ésta resultaba muy impactante: escuchar a un socio de la Sgae criticar abiertamente a la entidad en público no es algo muy corriente. La Sgae impone mucho “respeto” entre sus asociados, y por otra parte, tampoco les cede canales de expresión alguno en los que pudieran ejercer el derecho a la opinión y la libre expresión.
Por el mismo motivo, resultó llamativa también la intervención de Luis Cobo, Manglis, autor socio de la Sgae, quien se declaró contrario al excesivo afán recaudador de la Sociedad de Autores y Editores, y a su poca eficacia a la hora del reparto, basado en unos sistemas de muestreo estadístico que nunca nadie ha visto.
Manglis reclamó que la Sgae sea investigada, y depurada en caso necesario. También expresó su deseo de que terminase la guerra del canon, y que ésto se conseguiría con unos acuerdos más justos para todas las partes implicadas, y con un reparto más claro y transparente para los autores.
Turno de VACHE, Javi y Antonio explicaron los problemas de la hostelería con la Sgae, y las medidas que estaban tomando, sobre todo de promoción de música Copyleft.
Como yo no había dormido más de dos horas por el viaje, tengo algunas lagunas, y sé que habló también Javier Cuchí, pero no sé de qué (perdón).
Tras un pequeño debate sobre todos estos temas, llego la intervención de Ana María, de APEMIT, quien desmontó los tópicos en los que se basa la Sgae para “arrasar” entre la ciudadanía y los poderes fácticos: que si la defensa de los pobres autores, que si la copia es un robo, etc….Aclaró que cuando hablamos de la Sgae en realidad nos referimos a todas las entidades de gestión, Agedi, Egea, AIE, Cedro, etc, todas las EEGG, pero que para abreviar las llamábamos por el nombre de la más conocida, la Sgae.
Ana Mº nos contó su caso de Traxore y otros casos. Estuvo inmesa, estupenda, fue muy clara y contundente. Gracias, Ana, tu fuerza nos contagia.
Tomó la palabra su hija, de nueve años , que explicó que cuando la Sgae declaró la guerra a su familia, una gran tristeza invadió su casa, y cómo había muchos días en que a su madre no le daba ni tiempo de hablar con ella, por la lucha a la que se veía obligada. Manglis reconoció emocionarse mucho con este testimonio, en el que vio reflejada su propia historia con su hijo , y es que no hay que olvidar que detrás de las operaciones de la Sgae a lo largo de los años, se esconden muchas historias verdaderamente dramáticas. Quien escribe esta crónica conoce el caso de dos personas que, según sus familiares y abogados, murieron a causa de los disgustos provocados en sus enfrentamientos con la entidad, uno de ellos incluso en la misma sede de SGAE en Madrid. Y hoy en día es muy difícil no conocer a nadie que haya tenido problemas con las esgaes o EEGG.
De nuevo hubo un corto debate, en el que intervino Mercedes, fuente de socios de la sgae discrepantes con la gestión actual de la entidad, explicando que en las reuniones con estos socios se había puesto de manifiesto la urgente necesidad de pedir explicaciones a la Sgae acerca de las preocupantes noticias de corrupción publicadas recientemente, y de que esas explicaciones sean igualmente publicadas, para que la ciudadanía no confunda a los autores con la corrupción en la Sgae. Con este motivo, se ha iniciado una recogida de firmas de socios autores para exigir estas explicaciones a la entidad. Mercedes lamentó el temor que sufrían la mayoría de los socios a expresar su opinión en público, y pidió colaboración con los autores. Señaló que la gran preocupación causada por las últimas noticias estaba generando un clamor de crítica hacia toda la gestión de la entidad, y que ésto estaba comenzando a aglutinar a los autores, demasiado dispersos por el momento.

Tras la pausa para comer, el abogado David Maeztu explicó detalladamente los intrincados caminos del Derecho sobre Internet, la necesidad de nuevas leyes, y el sesgo que las leyes habían sufrido porque, de buena fe o no, el Legislador había favorecido a las EEGG.
Su exposición fue muy instructiva, ya que normalmente todos estamos pez en Derecho.
Después hubo un debate muy interesante sobre estos temas legales, y comenzó la magnífica e inquietante intervención de Arturo Quirantes, con la que nos dejó bien claro que hay que ser cautos pero no tener miedo, y que ya sabemos que la mejor defensa es un buen ataque. Gracias, Arturo, por tus reveladoras palabras.

De nuevo, turno de debate y propuestas, que si una manifestación, que si un concierto, que si promocionar más el Copyleft… Me quedo con la que me pareció más interesante y necesaria: la Celebración de Albedríos por todo el territorio peninsular e insular, a diestro y siniestro.
A la hora de las conclusiones, el abogado J. Jover narró las circunstancias en las que se había aprobado la nueva ley del canon, y apuntó a la necesidad que todos tenemos de información.

En total, desde las diez de la mañana a las ocho y pico de la tarde, una jornada intensa y emocionante que nos hacía mucha falta.

Esperando que el próximo ALBEDRÍO tenga lugar pronto, animo a todos los interesados a colaborar con éste tipo de eventos tan necesarios para mejorar la situación de todo lo relacionado con la Propiedad Intelectual y las Entidades de Gestión en la actualidad.

Crónica de la jornada de Albedrío

3 comentarios en “Crónica de la jornada de Albedrío

  1. sorpri dijo:

    CARTA ABIERTA DE UN CHARNEGO A UNOS CATALUFOS

    Hace unos días, en un bar, oí cómo despotricaban tres de ustedes sobre muchos “charnegos” que habían venido a Cataluña porque en su país no tenían qué comer, y aquí se llenaron la barriga, y en vez de estar agradecidos se mostraban soberbios y descontentos. Como acababa de leer una encuesta entre escolares, en la que muchos de éstos no querían ser españoles porque sus maestros, ¡menudos maestros!, les decían que España era un país atrasado y pobre, sentí deseos de soltarles a ustedes unas cuantas verdades. Me contuvieron dos realidades: en primer lugar, la dificultad de que nos entendamos, porque manejamos conceptos básicos distintos; y en segundo lugar la violenta agresividad que manifiestan muchos de ustedes contra la libertad de expresión ajena, siendo en este caso, además, varios contra uno. Pero si no podría esperar el mínimo de entendimiento civilizado, sí puedo exponer algunos datos útiles para tantas personas a quienes ustedes se empeñan en embrollar con sus disparates.
    Mis padres vinieron a finales de los años 50 de una aldea de Orense a Barcelona, donde yo he nacido. Nunca tuvieron la menor idea de estar trasladándose de un país a otro, sino de una región a otra de un mismo país, de una misma nación. Entre ellos hablaban corrientemente gallego, pero tampoco tuvieron el menor problema para entenderse con los catalanes en el idioma común español. Y siempre se sintieron en su casa en Cataluña, tal como los catalanes se sienten en su casa en Galicia, o en Canarias o en Andalucía, aunque algunos de ellos –los catalufos o nacionalistas– pongan gestitos ridículos haciéndose los extraños o los superiores. Y yo, nacido aquí, no voy a tolerar que me hagan sentir extranjero o agradecido, a mí o a mis padres.
    Mis padres vinieron aquí porque en aquel entonces había en Galicia menos trabajo (no hambre ni mucho menos), y su mejora económica se la han labrado con su sudor, no la deben a ninguna limosna, y menos de gente como ustedes. Por el contrario, de gente como ustedes recibieron algún que otro desaire al que han sabido contestar con dignidad o, simplemente, haciéndoles el caso que en general merecen, es decir, ninguno.
    Hace ya largo tiempo que el nivel de ingresos per capita se ha igualado bastante en España, y, quitando algunos matices, en cualquier región se vive con desahogo y de manera muy parecida (ustedes sostienen que es gracias al dinero que el estado le quita Cataluña, tiene gracia su soberbia). Barcelona prosperó mucho, y con ella toda Cataluña, y el resto de España, por el carácter emprendedor y pionero de muchas de sus gentes (la célebre industria conservera gallega debe mucho a los empresarios catalanes, por decir algo) y también por la protección que se le otorgó desde Madrid y por el mercado del conjunto del país. Es decir, hubo una simbiosis entre la industria barcelonesa y el resto. Tanto deben otras regiones a Cataluña como a la inversa. Este hecho no borra otro menos agradable, y es que aquel proteccionismo excesivo desde Madrid frenó la competencia y dificultó la expansión industrial de otras regiones. Hasta que la abolición del Arancel Cambó –y Cambó era un nacionalista catalán–, a principios de los sesenta cambió el panorama y facilitó un gran avance en los niveles de producción y consumo de todo el país.
    Yo distingo bien entre catalanes y catalufos, y entre Cataluña y Catalufia, y también constato la nefasta influencia de ustedes sobre los demás. Los catalufos –o nacionalistas, separatistas en el fondo –, no son los creadores de la riqueza catalana, sino los que han aprovechado esa riqueza, con mentalidad de nuevos ricos, para tratar de infundir al catalán de a pie una soberbia perfectamente idiota y un complejo de inferioridad a algunos venidos de otras regiones. Su técnica, la misma de los nazis, eficaz, pero miserable: el narcisismo por un lado (“somos superiores”, hoy no se atreven a decir que son una “raza superior”, como hacían antaño, pero se les entiende) y el victimismo por otro lado (“no podemos subir tanto como quisiéramos porque España o Castilla nos pone plomo en las alas y siempre nos está perjudicando”).
    Tampoco han contribuido ustedes nada a las libertades de que todavía disfrutamos. En cambio nunca dejaron de parasitar la democracia con sus insidias, exigencias y rencores inútiles, con sus imposiciones chulescas, su bilis y sus ofensas contra sus compatriotas de otras regiones, unas veces agresivas, otras en plan hipócrita, sus pequeñas pero muy significativas violencias, sin descartar el terrorismo, con sus “diálogos”, como gustan llaman al compinchamiento con ETA, a ver qué nueces cosechan, y sobre todo con su incansable siembra de ese degradante victimismo y narcisismo del que hablaba.
    Miren, catalufos: ustedes siempre han sido una plaga para Cataluña. Ustedes han contribuido mucho al resentimiento y las convulsiones del siglo XX. Unas veces se aliaban con los pistoleros anarquistas, otras se peleaban con ellos, pero siempre atacaban a las libertades. Ustedes atacaron el sistema liberal de la Restauración y ayudaron a destruirlo y a provocar la dictadura de Primo de Rivera, que tan bien acogida fue en Barcelona. Luego, ante la dictadura, ustedes no hicieron nada, quitando el irrisorio esperpento de Macià en Prats de Mollò. Pero su inhibición, vergonzosa para ustedes, fue una bendición para Cataluña, que prosperó como nunca antes. Después, durante la II República, ustedes se alzaron contra la legalidad, trataron de lanzar a los catalanes a una aventura criminal, a una guerra civil, y los catalanes les rechazaron aquel 6 de octubre de 1934. Y cuando la guerra en 1936, ustedes presidieron el peor período de crímenes y robos que haya vivido Cataluña en toda su historia, y traicionaron de paso a sus propios aliados anarquistas, comunistas y socialistas.
    Llegó la dictadura de Franco, a la que ustedes, catalufos, contribuyeron con sus provocaciones, traiciones y manejos, y nuevamente les faltaron a ustedes arrestos para luchar, y nuevamente Cataluña prosperó, sobre todo cuando se eliminó el famoso Arancel, que parecía proteger la industria catalana y en realidad la estorbaba, como estorbaba la de toda España. Si quitamos algún que otro gesto testimonial, solo muy al final del franquismo se unieron ustedes… con los comunistas y terroristas, así de demócratas eran. ¡Verdaderamente, señores! Su historia sería una deshonra para Cataluña si ustedes de verdad la representasen, como pretenden.
    Ustedes no paran en su reivindicación del idioma catalán, y me parece muy bien, menos por dos cosas: que llenan ustedes este idioma con una propaganda y una literatura ínfimas, muy mal favor le hacen a la lengua; y porque oponen el catalán al llamado castellano, que es en realidad el español común, que nos une a todos y nos permite comunicarnos con cientos de millones de personas más. El idioma que también han ido formando tantos catalanes desde hace siglos. El idioma en que se ha escrito la mayor parte de la literatura catalana, muy posiblemente la de más valor. Ustedes se quejaban con razón de la mutilación que suponía excluir el catalán de la vida oficial bajo el franquismo (aunque bien poco hicieron por resistirla), y ahora imitan ustedes al franquismo a la inversa y mutilan una parte fundamental de la cultura catalana, so pretexto de que el español común no es idioma “propio de Cataluña”.
    No, ustedes no representen a Cataluña ni a los catalanes: son más bien un desastre para ellos. La historia de ustedes, al contrario que la de Cataluña, es estéril y vergonzosa, y su habilidad principal ha sido la siembra de vientos que han terminado ya varias veces en tempestades. Me gustaría que reflexionasen, pero no soy optimista: persistirán en sus provocaciones, falsedades y violencias. Pero deben saber también que encontrarán una resistencia creciente.
    F. N. S., economista.

  2. Hola, soy Mario Pena, el editor de este blog. He validado esta entrada aunque me siento un poco perplejo. No veo que tenga mucha relación con el tema de la entrada.

    La gente que estamos en Internet estamos muy por encima de ciertos temas que, a mi juicio, sólo benefician a los políticos más interesados. Creo que hablo por muchos, si no todos, cuando digo que aquí en Internet nos sentimos todos hermanos, sin más frontera o nación que la de la libertad que nos quieren quitar, sin más lengua que la que habla desde la honestidad y el corazón, siendo el contenido más importante que el continente y el respeto por encima de la imposición.

    En fin, yo publico lo que nos has mandado por si sirve para la reflexión y el debate. Eso sí, pido serenidad y calma en las formas. No seamos con los políticos.

    Gracias

  3. Éste tio es del PP fijo…o se ha equivocado de blog..¿Que narices tiene que ver el catalanismo con la defensa de Internet? ya estamos preparando la segunda jornada y será en Madrid…que demagogo y mentiroso resulta el hombre éste, vivo en Barcelona y aquí se habla el castellano más que el catalán…y “Catalanistas o Independistas” aquí hay 4 gatos…

Responder a sorpri Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s