Macroeconómicos, microeconómicos, inflación y cintas de video

A las mañanas cuando voy para la oficina suelo escuchar la radio. Normalmente por la mañana salgo relativamente animado, en lo que trabajo estoy agusto, es lo mío, pero la radio me quita impulso. Me deprime escuchar a los políticos, a los voceros de los terroristas, catástrofes, pobreza, insidia, mentiras… y datos económicos.

Porque dicen que la economía crece, y que los sueldos crecen más que la inflación. Dicen que todo va bien, que Telefónica tiene más pasta de la que nunca soñó, que le BSCH es “the number one of Banks”, que los alimentos básicos suben de precio, que no podemos pagar hipotecas, que la gente no compra coches de lujo, que se ha desarticulado una banda que ladrones de vehículos de lujo de entre 60.000 a 180.000 euros (mi casa es más barata que ese precio).

Una marea de datos que agobia, atenaza y no comprendo. No comprendo nada porque:

Hechos:

– No llego a fin de mes.

– Dedico más de 70% de mi nómina a la hipoteca.

– La gasolina cada día que pasa está un céntimo más alto.

– No veo biocombustibles más que en una única gasolinera en todo San Sebastián.

– La gente tiene coches nuevos de precios nunca inferiores a 20.000 euros.

– Se siguen vendiendo casas de 50 metros cuadrados en San Sebastián por 500.000 euros.

– Telefónica se sigue quejando de que sus infraestructuras no pueden soportar el tráfico de P2P (eMules varios)

– Los bancos reestructuran cada seis meses echando a miles de empleados a la calle.

– Miles de niños mueren al día por enfermedades que tienen fácil cura.

Las tiendas de ropa están todos los días llenas de mujeres comprando… y ahora también de tíos.

No entiendo nada. Nos quejamos de los precios y yo realmente no llego a fin de mes (estoy tirando de ahorros anteriores). Pero ¿realmente hay crisis? ¿Somos conscientes de que no podemos seguir por la vía del extremismo consumista? ¿Olvidamos los beneficios de las empresas y no decimos nada cuando se quejan amargamente de que no ganan lo suficiente? Igual estamos anestesiados y ya pasamos de todo. No lo sé. A mi me preocupa que al final toda nuestra atención efectiva sea para el Gran Hermano de turno, que Pepito se separe de Menganita o que gane nuestro equipo.

Hoy tengo un día oscuro. Hoy me peleo con cualquiera (sí, hasta Google si hace falta 😛 ). Tened paciencia. Se me pasará.

Macroeconómicos, microeconómicos, inflación y cintas de video

5 comentarios en “Macroeconómicos, microeconómicos, inflación y cintas de video

  1. La economía crece, el pastel cada día es mas grande, pero cada día se lo reparten entre menos. Y eso que tenemos suerte de vivir en occidente que si no…

    A propósito, algo que han comentado en el blog de David Bravo sobre las jornadas del dia 24, estaría bien que las conferencias se grabaran y se colgaran en algún sitio para los los que no vivimos por Barcelona y nos es imposible asistir, no se si algo así esta ya previsto o que.

    Saludos.

  2. Sí, el pastel crece y parece que fuera a estallar. Me preocupa.

    Sobre las jornadas, lamentablemente al final no me han invitado a dar una charla que tenía prevista, aunque realmente lo tenía complicado para asistir ya que el sábado a la mañana estoy en Zaragoza. Creo que sobre grabar las charlas se está comentando en la lista para hacerlo.

  3. El otro día en casa de unos amigos, me sorprendió oir hablar a unas amigas de los volúmenes de ventas en los que sus empresas se mueven. Son empresas de ropa que hay en casi todos los centros comerciales y es para morirse, por que cada semana en españa se venden más de sesenta mil unidades de jerseis básicos que lo llaman ellos. Es increíble oir, que no solo era una tienda si no también todas las demás.

    Estamos en una era que consumimos demasiado para lo poco que ganamos. Nos encanta tener ropa para aburrir, para no repetir siempre el mismo modelito. Aún recuerdo las veces que mi madre me recuerda que ellos tenían la ropa de lunes a viernes y la de los fines de semana mientras la otra se lavaba.

    Sinceramente, deberíamos aprender a vivir con menos lujos si de verdad estamos apretados por la hipoteca. (se nota que aún no lo estoy 😉 )

    Saludos

    Nenúfar_Amarillo

  4. Exacto, eso es lo que veo yo al menos. Nos quejamos mucho pero luego seguimos comprando cosas innecesarias. Yo tengo ropa que hasta que no se cae a cachos no cambio. Tengo unos zapatos que ya tienen casi 10 años (son de marca, pero son buenos), si obstante no dudo en hacer sacrificios por tener ordenadores, pantallas, cámaras de fotos… No creo realmente que sea otro nivel, sino que somos compulsivos, queremos acumular en todos sentidos y se nos olvida disfrutar con lo que ya tenemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s