La tortura etarra

Cuando ETA y los que la apoyan o jalean (o no condenan) afirman que ETA quiere la “libertad” del Pais Vasco hay que darle más o menos el mismo tipo de credibilidad que se le da al señor George W. Bush cuando habla de su guerra contra el terror para llevar la democracia a las tierras oprimidas del mundo.

Es importante darse cuenta que ETA ha dejado de tener un objetivo, si alguna vez ha tenido tal cosa, para convertirse en un fin en si misma. ETA sólo quiere a ETA y prueba de ello es su discurso violento y repugnante que dice defender el derecho a decidir del Pueblo Vasco. Sin embargo lo ignora y desprecia cuando ese mismo pueblo es el que ha dicho, en una de sus más importantes decisiones, que no necesita ni quiere la existencia de la banda asesina. ETA insulta a ese Pueblo por el simple hecho de existir.

Todo lo demás que dice ETA y su entorno no son más que escusas o engaños. El supuesto problema político, de existir realmente y ser percibido por la sociedad hoy en día como un problema, sólo existe en las mentes de intereses concretos, que nada tienen que ver con fines supuestamente sociales.

ETA es el problema. Es quien tortura Euskadi y quien no respeta la voluntad del Pueblo que dice defender. ETA mata y miente y es aquello que hay que eliminar y sobre todo, a quien no hay que darle el honor de la duda. Su existencia debería repugnar a cualquier persona mínimamente razonable y que aprecie esta tierra y sus gentes.

ETA odia Euskadi y a los vascos y tanto es así que ante la imposibilidad de engañar a más gente, e ir perdiendo a cada día credibilidad en sus propias bases y viejos apoyos (incluso viejos integrantes y fundadores), recluta a lo peor de lo peor de la sociedad, para seguir existiendo como el monstruo sanguinario al que se le acaba el tiempo que es. Mientras tengan dinero existirán. El día que no haya dinero, al no haber más causa que su avaricia y necesidad de existencia finaciera, desaparecerá.

Mientras sólo queda esperar lo peor de esa banda de gentuza mafiosa infinitamente repugnante.

Anuncios
La tortura etarra

Un comentario en “La tortura etarra

  1. Joder… y yo que creía haber sido clara, leyendo ahora tu artículo me doy cuenta de que quizá di hasta demasiadas explicaciones. ETA ya se separó una vez. Confío en que de alguna manera, los viejos integrantes que ya no creen en la causa se hagan escuchar (como parece empiezan a intentar) y surja un abismo entre las 2 ideologías. Así llegará el día en el que se les margine en la misma calle, cruzando de acera o señalándolos con el dedo. Llevan la cabeza demasiado alta para la que un día les puede caer encima.

    Antes nadie decía nada, el miedo se palpaba, míranos ahora.

    Dicen ser nuestros salvadores pero no nos escuchan decir que no queremos que nos salven de nada, que nos avergonzamos de ellos y de sus métodos.

    Viva el orgullo del déspota, cuanto más alto suba…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s