Es espejismo de la propiedad intelectual

Hasta Bono, líder de U2, cae en la trampa en la han caído tantos artistas, la creencia a ciegas de que la propiedad intelectual es algo distinto al monopolio que realmente representa, algo más cercano a la propiedad física que obedece al concepto suma cero.

Los lobbys de obsoletos intermediarios que no quieren saber nada de la realidad y el componente digital e inmaterial de ésta, les han comido la cabeza de tal manera para justificar su incompetencia a la hora de enfrentarse al desafío de la tecnología, que ya no distinguen a fans de ladrones. De hecho ven a su fans como criminales y no a aquellos que les deberían haber desarrollado los modelos de negocio del futuro cuando pudieron.

Nadie duda que un creador tiene derecho a poder ganar dinero por su trabajo, pero no es nuestra obligación pasar por sus modelos anacrónicos que nada tienen que ver con cómo es Internet, nuestro entorno y nuestra casa. Es más, para mantener el modelo que ellos tratan de imponer en pleno siglo XXI no les queda más que acabar con Internet tal y como es y de paso la privacidad y la innovación tecnológica. Si dejamos que eso pase sin luchar hasta el final ¿cómo podremos mirarnos después al espejo?

Safe Creative #1001085277010

Es espejismo de la propiedad intelectual

Los masajes falsos y ACTA al rescate

Si este es el nivel de nuestros representantes en Europa, estamos peor de lo que imaginaba. El vídeo justificación de la necesidad de ACTA está en un cuestionable inglés (¿no debería ser requisito tener un nivel mínimo de inglés para participar en estos temas?) y Rübig cita que existe un problema enorme porque en África ¿África?, hacen Rolex de pega, o dan masajes muy baratos al no pagar impuestos ni tener seguridad social. Todo lo mezcla con la propiedad intelectual que hay que creérsela sí o sí. Hay que adoctrinar en el dogma a los jóvenes porque si en esos países no hay seguridad social y trabajan en precario, pues hay que proteger a los puestos de trabajo de los europeos… sí, a esa gente díscola que comparte además de forma que no les gusta contenidos que digitaliza la industria del entretenimiento:

No entiendo, mejor dicho, sí entiendo, a qué viene mezclar precariedad laboral con respeto al dios del monopolio del entretenimiento y secuestro de la cultura. Hay que creer el dogma cueste lo que cueste, aunque el coste social de creerlo sea mucho más grande que cualquier improbable beneficio.

Por cierto que se olvida que en EEUU la situación laboral no es como la Europea ¿habría que luchar contra ellos por este motivo por viles piratas?

¿Se olvida que es China el mayor exportador de artículos falsificados y que entran por nuestros puertos en miles de contenedores mientras apenas hay una docena de inspectores en cada puerto?

Cosas veredes, amigo Sancho.

Los masajes falsos y ACTA al rescate