Jugando con cositas que hacemos en Safe Creative con SerialStamper

No es ningún secreto que me apasionan los proyectos y aventuras de Internet. En la empresa en la que actualmente trabajo, Safe Creative, hemos lanzado una línea de producto que consiste básicamente en que cualquier proyecto pueda incluir el motor de registro y sellado en sus características y funcionalidades de forma sencilla, potente y económica. Pero además de eso, es una forma sencilla de materializar ideas que muchas veces nos rondan por la cabeza y que en el entorno digital cambiante de Internet se hacen a veces más necesarias de lo que creemos y nunca creímos que fuéramos a contar con tecnología económica para llevar a cabo.

Por eso nuestros ingenieros han tenido barra libre (algo de barra libre) para hacer un par de “juguetes” para ilustrar con un par de ejemplos las posibilidades de SerialStamper.

Por ahora hemos sacado dos, page.serialstamper y mail.serialstamper. Y los llamo juguetes; sólo que no lo son. Son dos herramientas especialmente potentes y fáciles de usar.

Empezamos por el primero que sacamos hace unas pocas semanas, page.serialstamper.com:

¿Qué es page.serialstamper.com?

Bueno, básicamente es una página en la que puedes pegar la dirección de otra web y hacer una captura de los contenidos (estáticos) de ésta para sellar qué estaba publicado en qué momento.

¿Para qué sirve?

Se me ocurren varias posibilidades, así que aquí van algunas:

– Para generar evidencia, por ejemplo, de un contenido difamatorio o algún otro tipo de acto presuntamente ilícito como un plagio o amenazas en redes sociales. Es, en definitiva, un sistema sencillo de recabar pruebas para cuando se puedan necesitar.

– También puede servir para guardarse las condiciones de garantía o contractuales de una web u oferta determinada, por eso de que luego una empresa se puede desdecir modificando lo que había puesto a su antojo diciendo que siempre había estado escrito así.

– A la inversa, certificar a algún cliente descontento que en una oferta sí o no ponía algo que el cliente recordó leer pero que en realidad nunca estuvo.

En definitiva, un sistema para generar evidencias que permitan litigar o evitar el litigio con mayores garantías de éxito.

¿Cuánto cuesta?

Esa es la parte buena. Por ahora en fase beta muy temprana es gratuito aunque esperamos que en el futuro haya una versión avanzada de pago con más posibilidades.

Y ahora pasemos a mail.serialstamper.com

¿Qué es mail.serialstamper.com?

Muchas veces es importante responder o escribir un correo determinado. En no pocas ocasiones ese correo no llega, o aparenta no llegar y en temas especialmente delicados se puede caer en la tentación de cuestionar el propio hecho, no ya de la recepción, sino del propio envío. Así que nos podemos encontrar con la necesidad de tener que demostrar que sí, que sí que lo hemos enviado. Cada vez es más relevante el hecho de enviar, de haber iniciado o mantenido una comunicación vs. la capacidad de demostrar la recepción, algo complejo, caro y burocrático, y eso sin siquiera entrar en la capacidad de comprensión de la persona que lee el mensaje recibido. Mail.serialstamper lo que hace es generar una dirección de correo que simplemente, al ponerla en copia o copia oculta, envía a certificar el tiempo y contenido (texto) de un email concreto. Consigna a quienes iba dirigido y el texto. Así de sencillo, sin más complicaciones. Los certificados nos llegan después a la dirección de correo con la que hemos asociado la cuenta de correo de mail.serialstamper.com.

¿Para qué sirve?

Ya he explicado la utilidad teórica, certificar que una comunicación concreta ha sido enviada en un momento determinado y con unos contenidos determinados. Dicho esto ¿ejemplos prácticos concretos? Aquí van algunos, pero se podrían añadir muchos en el mismo sentido.

– Asegurar a un cliente que un presupuesto se ha enviado en unos términos concretos

– Responder a amenazas de bulling con copia oculta para que en caso de despido o dimisión se pueda reclamar indemnización y paro

– Dar seguridad a un cliente sobre la firmeza de un acuerdo o presupuesto (dando la vuelta al primer ejemplo)

– Generar evidencias en caso de amenazas por correo electrónico

– Probar ante una autoridad administrativa que algo solicitado por correo realmente se les ha enviado a esa dirección. Si no lo han recibido ya es cosa de ellos y su sistema de recepción de correos.

¿Cuánto cuesta?

El sistema está igualmente en base temprana beta de pruebas y tiene un límite de 5 sellados de comunicación al mes. Esto es así para evitar la saturación por volumen de correos de los servidores de prueba. Si tiene buena acogida por parte de abogados, usuarios de plataformas de compra, empresas que trabajan con la administración, etc. iremos aumentando las posibilidades y ofreciendo paquetes de certificaciones de comunicación por precios muy interesantes.

Pero no se vayan, porque hay más:

Lo importante es ilustrar que teniendo SerialStamper integrado en un negocio, es decir, pudiendo poner el motor de Safe Creative en cualquier funcionalidad o nueva aventura, se pueden hacer cosas grandes con muy pocos recursos y muy efectivas en muy poco tiempo. Sólo hay que imaginar un poco. ¡Ah! Y en el paquete base de SerialStamper no sólo ya está incluido la funcionalidad de sellados de comunicaciones por email, sino que además se pueden sellar, de haberlos, los adjuntos de esos correos también.

Bueno, ya está mi discurso publicitario del mes. Si queréis saber más, o me preguntáis directamente, que podéis, o preguntad por aquí: http://www.serialstamper.com/servicios-y-contratacion/

 

 

Jugando con cositas que hacemos en Safe Creative con SerialStamper

Amante de causas perdidas

“Para el hombre la imaginación es como las alas para las aves que vuelan”. Soy un amante de las causas perdidas y entre otros motivos porque si la fastidias nadie te puede echar nada en cara, y si tienes éxito, eres un genio.

“To men imagination is like wings to flying birds”. I’m a lover of lost causes, because between other reasons, if you screw it, nobody is able to blame you, and if you succeed you are a genius.

Mario Pena

Amante de causas perdidas

Es una guerra

No os quepa duda. Estamos inmersos en una guerra que no hemos empezado. Una guerra que no usa fusiles sino la propia economía para sumir a la población trabajadora, la única que aporta valor real, en el más absoluto terror. Es una guerra de las élites financieras y otras castas para lograr la anulación de clase trabajadora, para acabar con el concepto de ciudadanía e instaurar una nueva y perversa servidumbre.

Es una guerra sin cuartel y nos guste o no debemos luchar por nuestra pura supervivencia y los que vengan detrás.

Es una guerra de ellos contra nosotros. Quieren acabar con nosotros, anularnos completamente. Ellos han marcado su casta como intocable. Se creen intocables, se saben intocables pero ¿realmente son intocables?

No, no son intocables.
¡Ah! Y en la guerra que nos han declarado la Merkel al servicio de los bancos alemanes y sus lacayos politicastros, todo vale.

 

 

Es una guerra

Un sistema absolutamente perverso

Los bancos y los políticos se unen para crear un boom inmobiliario. Los precios de las casas, y por lo tanto también las viviendas habituales, se disparan artificialmente creando una economía dependiente de la construcción gracias a inversiones de muchos países de Europa, y unas hipotécas de locura.

Los bancos son tan grandes que cuando la burbuja estalla no se les puede dejar caer porque, dicen, arrastraría a la economía “real” al abismo. Por lo visto la economía “irreal” es algo que debemos admitir como ¿bueno?. Lo que tiene aceptar una mentira como buena es que tiene consecuencias en la realidad.

Ahora que todo cae y el paro aumenta afectando como un cáncer al resto de entornos “sanos”, los bancos se van quedando mediante triquiñuelas, y a precio de saldo, con propiedades, dejando casi intactas las deudas de las familias que no tienen ingresos, pero que tendrán que pagar sea como sea. Recordemos las artificialmente hinchadas cuotas de hipotecas para todos los que han comprado alguna casa como vivienda habitual en estos años.

Así que los bancos se quedan con casas, hogares y la dignidad de las personas. Se quedan con su trabajo futuro. Una especie de esclavitud moderna. El suelo, las paredes y los techos pertenecen a los bancos. Pero quieren más. Es lo que tiene la avaricia si la gente no actúa, que pide más. Así que piden “rescates” que, no nos engañemos, pagan esas mismas personas despojadas de su dignidad, y las personas temerosas de llegar a esa misma situación de bancarrota familiar.

Menos derechos, menos prestaciones, más impuestos para las personas más humildes. Menos sanidad y educación y todo para esos bancos y sus siervos, la casta política cargada de prebendas. Y eso lleva a más paro, más impagos, más embargos.

Un circulo vicioso de perversidad que se queda con todo sin dar nada a cambio. Al no dar nada a cambio, se van quedando con más y más cosas del Pueblo. Así los bancos -grandes para caer- y las grandes fortunas van haciendo acopio de toda propiedad y de todo valor real para aliviar la digestión de su lujuria de fantasía económica.

Si esto no reúne las condiciones para  una revolución, no sé qué más hace falta.

Un sistema absolutamente perverso

Vamos a ver si lo entiendo

Vamos a ver si lo entiendo porque cada vez creo que comprendo menos cosas:

  • Durante un par de décadas, e incluso algo más, banqueros de toda Europa, incluida Alemania invierten en bancos y negocios de la construcción en España.
  • Se da un auténtico boom especulativo en la construcción.
  • De resultas de ese boom unos cuantos privilegiados amigos de políticos y políticos enriquecen con los precios crecientes de la vivienda y las casas en general.
  • Las autoridades dicen que no pasa nada, que las casas van a ser siempre una inversión rentable (la gente siempre necesita vivir en algún sitio ¿no?) pesa a advertencias que llegan de muchos frentes.
  • Los políticos se conchaban con banqueros y se mantiene la burbuja de la construcción. Se sigue edificando, los precios siguen subiendo gracias a tasaciones irreales perpetradas por los bancos. Muchos ciudadanos especulan invirtiendo en casas, pero muchos otros acaban entrando en el juego de las enormes hipotecas para su vivienda habitual.
  • La burbuja estalla, la “crisis” (mejor dicho estafa) originada en EEUU por las “subprime” algo parecido a lo que estaba ocurriendo en España, arrastra la economía global.
  • Los principales responsables de la crisis subprime en EEUU hoy son asesores importantes en el gobierno de los EEUU ¿?
  • En España todo se empieza a desmoronar. Los precios de la vivienda pinchan, ya nadie puede comprar y no se construye porque no hay crédito (ni necesidad con cientos de miles de casas vacías sin comprador posible). El sector de la construcción cae casi totalmente y con él ingresos y puestos de trabajo no cualificados.
  • La gente va al paro. Ya no pueden pagar las hinchadas hipotecas. Muchos carecen de cualificación alguna.
  • Los bancos que propiciaron el boom inmobiliario cada vez se quedan con más casas por impagos. Familias enteras que van quedando sin ingresos y sin prestaciones por paro van siendo desahuciadas todos los días por decenas.
  • Los bancos se quedan con las viviendas, mediante trucos legales, por una fracción del valor del piso cuando no es menos. Los desahuciados siguen teniendo una deuda casi de por vida por el resto del importe que deben.
  • Por todo esto los bancos exigen dinero al gobierno porque a pesar de todo tienen enormes pérdidas y tienen que pagar a sus acreedores alemanes (entre otros, y por ejemplo) y porque son los que compran deuda del Estado.
  • El Estado pide dinero para dar a los bancos para comprar deuda del Estado.
  • El dinero que debe el Estado lo cogen a los ciudadanos. Esos mismos que son desahuciados, y los que no, y los que lo serán, mientras suben impuestos, quitan prestaciones sociales y recortan derechos usando toda clase de eufemismos.
  • Millones de ciudadanos siguen votando a los partidos políticos que no hicieron nada por prevenir el desastre.
  • Los bancos son recompensados y son algunos ciudadanos los que denuncian a algunos de éstos.
  • Otros responsables de la crisis no sólo no son juzgados, sino que gozan de buenas posiciones en el gobierno y partidos principales.
  • El poder adquisitivo y condiciones laborales de los trabajadores caen en picado. Se inhibe el consumo, se tiene miedo. El paro aumenta. Sanidad y educación son cada vez los presupuestos más afectados. La Iglesia católica defensora de las familias recibe el mismo dinero y no dice nada cuando miles de familias van quedando sin ingresos, sin poder trabajar.
  • La casta política, banquera y religiosa mantiene sus privilegios intactos. Muchos de los que han amasado fortunas y piden “sacrificios” mantienen sus buenos ahorros bien colocados en no pocos casos en paraísos fiscales.

En resumen: los bancos y políticos que lo hacen mal reciben rescates, dinero de los ciudadanos que son los paganos, una vez más, de la fiesta descontrolada de unos pocos. Y dicen que la culpa es de los ciudadanos. Lo será de algunos que les votan. De otros no. Otros sufrimos la consecuencia de la escasa catadura moral y nulo sentido crítico de demasiadas personas.

Y no, sigo sin entender nada.

Vamos a ver si lo entiendo

El copyright tal y como conocemos está muerto

OlgaDesde el privilegiado punto de vista que tengo gracias a mi trabajo en Safe Creative, me doy cada vez más cuenta de lo muerto que está el concepto de copyright (derecho a copia – del titular de los derechos – literalmente) basado en conceptos del siglo XIX y XX.

Nótese que expresamente no digo que el copyright al completo esté muerto, sino la concepción decimonónica de éste, el de basarse en impedir la copia salvo en casos muy puntuales.

Y esto es así porque cada vez la gente más joven, la que hará las leyes del futuro en relación al copyright se preguntan con cada vez más insistencia “¿porqué no puedo copiar un contenido digital?” “¿qué tal malo es duplicar un fichero en mi equipo?”

El por qué y qué tiene de malo una simple acción se abren en el imaginario de la sociedad constreñida durante siglos por las limitaciones del acceso a los grandes canales de distribución, producción y promoción. La cuestión llevará su tiempo, pero lo cierto es que ni los defensores a ultranza de “todos los derechos reservados” se lo siguen creyendo. Las grandes industrias de intermediación se dieron cuenta hace años que la clave está en la exposición en el “awareness”, que la gente sepa que algo existe para que se pueda hacer negocio con y alrededor de éste. Y para lograr que la gente sepa que algo existe es preciso que eso sea copiado, reproducido y usado hasta la saciedad en toda una gran variedad de contextos con la esperanza de que en algún momento se vuelva viral.

Ya pocos apuestan realmente por limitar de forma absoluta el acceso a sus contenidos. Esta visto cada vez más como una desventaja competitiva y lo curioso es que cuando entornas la puerta que permite de alguna manera la copia parcial de los contenidos, ya no se puede cerrar. En todo caso se abrirá más y más hasta convertirse en el modelo por defecto; nadie concebirá otra forma de hacer las cosas de igual manera que en los años 80 tampoco se veía otra forma de comercializar el cine y las películas.

Y cuando algo se hace ya para siempre, necesariamente ha de modificar las leyes.

Puede que lleve más tiempo del que muchos desearíamos, pero la necesaria adaptación de las leyes del copyright a la evidencia digital que muestra Internet, es imparable.

Por ahora si el copyright es como es, y si sigue habiendo demandas, amenazas, cierres y leyes contra los enlaces, es porque responden a un esquema muy distinto del declarado de ayudar a los “creadores”, que es el de dar herramientas a la censura, al control de la opinión de la población y sobre todo, mucho dinero a muchos abogados que de otra manera no podrían justificar su existencia. El copyright tal y como era en el siglo XX y XIX es por hoy sólo útil a los litigadores, pero el sustrato social que lo permite se va desmoronando lenta pero inexorablemente. El nuevo modelo de derechos de autor está representado por los modelos de negocio del futuro e incluyen que el copyright pasa a ser una posibilidad para todas y cada una de las personas que se conectan a Internet.

Pero el copyright tal y como era ya ha muerto. Sin embargo con un cadáver todavía se puede hacer mucho negocio y hasta que no se exprima hasta el último centavo, se seguirá usando y abusando de él.

Safe Creative #1207031908537

El copyright tal y como conocemos está muerto