About elections by Arthur C. Clarke in Imperial Earth

“For the last century, almost all top political appointments [on the planet Earth] had been made by random computer selection from the pool of individuals who had the necessary qualifications. It had taken the human race several thousand years to realize that there were some jobs that should never be given to the people who volunteered for them, especially if they showed too much enthusiasm. As one shrewed political commentator had remarked: “We want a President who has to be carried screaming and kicking into the White House — but will then do the best job he possibly can, so that he’ll get time off for good behavior.”
Arthur C. Clarke, Imperial Earth

About elections by Arthur C. Clarke in Imperial Earth

Vamos a ver si lo entiendo

Vamos a ver si lo entiendo porque cada vez creo que comprendo menos cosas:

  • Durante un par de décadas, e incluso algo más, banqueros de toda Europa, incluida Alemania invierten en bancos y negocios de la construcción en España.
  • Se da un auténtico boom especulativo en la construcción.
  • De resultas de ese boom unos cuantos privilegiados amigos de políticos y políticos enriquecen con los precios crecientes de la vivienda y las casas en general.
  • Las autoridades dicen que no pasa nada, que las casas van a ser siempre una inversión rentable (la gente siempre necesita vivir en algún sitio ¿no?) pesa a advertencias que llegan de muchos frentes.
  • Los políticos se conchaban con banqueros y se mantiene la burbuja de la construcción. Se sigue edificando, los precios siguen subiendo gracias a tasaciones irreales perpetradas por los bancos. Muchos ciudadanos especulan invirtiendo en casas, pero muchos otros acaban entrando en el juego de las enormes hipotecas para su vivienda habitual.
  • La burbuja estalla, la “crisis” (mejor dicho estafa) originada en EEUU por las “subprime” algo parecido a lo que estaba ocurriendo en España, arrastra la economía global.
  • Los principales responsables de la crisis subprime en EEUU hoy son asesores importantes en el gobierno de los EEUU ¿?
  • En España todo se empieza a desmoronar. Los precios de la vivienda pinchan, ya nadie puede comprar y no se construye porque no hay crédito (ni necesidad con cientos de miles de casas vacías sin comprador posible). El sector de la construcción cae casi totalmente y con él ingresos y puestos de trabajo no cualificados.
  • La gente va al paro. Ya no pueden pagar las hinchadas hipotecas. Muchos carecen de cualificación alguna.
  • Los bancos que propiciaron el boom inmobiliario cada vez se quedan con más casas por impagos. Familias enteras que van quedando sin ingresos y sin prestaciones por paro van siendo desahuciadas todos los días por decenas.
  • Los bancos se quedan con las viviendas, mediante trucos legales, por una fracción del valor del piso cuando no es menos. Los desahuciados siguen teniendo una deuda casi de por vida por el resto del importe que deben.
  • Por todo esto los bancos exigen dinero al gobierno porque a pesar de todo tienen enormes pérdidas y tienen que pagar a sus acreedores alemanes (entre otros, y por ejemplo) y porque son los que compran deuda del Estado.
  • El Estado pide dinero para dar a los bancos para comprar deuda del Estado.
  • El dinero que debe el Estado lo cogen a los ciudadanos. Esos mismos que son desahuciados, y los que no, y los que lo serán, mientras suben impuestos, quitan prestaciones sociales y recortan derechos usando toda clase de eufemismos.
  • Millones de ciudadanos siguen votando a los partidos políticos que no hicieron nada por prevenir el desastre.
  • Los bancos son recompensados y son algunos ciudadanos los que denuncian a algunos de éstos.
  • Otros responsables de la crisis no sólo no son juzgados, sino que gozan de buenas posiciones en el gobierno y partidos principales.
  • El poder adquisitivo y condiciones laborales de los trabajadores caen en picado. Se inhibe el consumo, se tiene miedo. El paro aumenta. Sanidad y educación son cada vez los presupuestos más afectados. La Iglesia católica defensora de las familias recibe el mismo dinero y no dice nada cuando miles de familias van quedando sin ingresos, sin poder trabajar.
  • La casta política, banquera y religiosa mantiene sus privilegios intactos. Muchos de los que han amasado fortunas y piden “sacrificios” mantienen sus buenos ahorros bien colocados en no pocos casos en paraísos fiscales.

En resumen: los bancos y políticos que lo hacen mal reciben rescates, dinero de los ciudadanos que son los paganos, una vez más, de la fiesta descontrolada de unos pocos. Y dicen que la culpa es de los ciudadanos. Lo será de algunos que les votan. De otros no. Otros sufrimos la consecuencia de la escasa catadura moral y nulo sentido crítico de demasiadas personas.

Y no, sigo sin entender nada.

Vamos a ver si lo entiendo

Pagando la culpa de unos y de otros

Estoy escuchando como un meme que todos tenemos culpa de esta situación. Que nos hemos dejado llevar por la idea de comprar casas y endeudarnos más allá de nuestras posibilidades. Bien, si eso es así es bien cierto que estamos pagando esa “culpa” con la perdida de nuestras casas, con la condena a pagar por siempre esas deudas, perdemos la custodia de nuestros hijos, perdemos nuestro trabajo y cualquier dignidad pasada y futura. Si aceptamos eso ¿de qué forma tendrían que pagar aquellos que han planificado la estafa financiera, que han engañado a los clientes de bancos con tasaciones irreales, que han especulado con la quiebra de familias, que no han supervisado correctamente a los bancos o directamente han llevado a bancos y cajas de ahorro a abismos tan enormes e insondables que todavía requieren de que seamos nosotros, los otros culpables, los que como penitencia por sus errores tengamos que darles más dinero como premio? Si todos pagamos, que paguemos todos, y de forma proporcional, ni más ni menos, “ojo por ojo, diente por diente”. El problema es que la gentuza que intencionadamente o por pura imbecilidad nos han metido en esto, no sólo no van a pagar con lo que tendrían que pagar, sino que encima los valoramos como héroes, ejemplos a seguir con sus casas solariegas, sus coches potentes, yates de lujo y sonrisa repelente.

Pagando la culpa de unos y de otros

15M+366 días

No soy dado a rememorar eventos del pasado, pero sí creo que el 15M de 2011 supuso un antes y un después. Y si me preguntan qué es o fue el 15M creo que la respuesta, al menos para mi, es ésta: un día en que nos dimos cuenta que no estábamos solos y que sin importar lo que pase, no volveríamos a estar de nuevo completamente solos. Además fue un día en que percibimos un atisbo del poder que las castas nos quieren hacer creer ilusorio.

Un día que se convirtió en una marea lenta que crece y que hace bueno lo que decía Gandhi en el sentido de que para cambiar el mundo primero tenemos que cambiar nosotros mismos. Ese cambio ya ha comenzado guste a las castas o no.

Al ser el 15M más un espíritu de ánimo que otra cosa, es difícil de clasificar y por eso desorienta tanto a las mentes incapaces de evolucionar o imaginar. El 15M es distingo para cada uno de los que hemos formado y formamos parte de una u otra manera.

Y aunque yo sea alguien del #15m, el #nolesvotes y varias iniciativas más, ante todo intento ser una persona que se preocupa cada vez un poco más por ti que me lees y menos por mi mismo.

15M+366 días

Los conformes

Últimamente se está hablando mucho de los “indignados”, del 15m como si fueran por un lado un problema, tal vez un desafío a superar, o algo meramente anecdótico que acabará pasando de largo, como tantas cosas.

Lo cierto es que el problema, si hay alguno grave, no son los que se indignan, sino los que no lo hacen. Me pregunto qué pasa por algunas cabezas cuando escuchan las noticias. ¿Acaso están conformes con los bancos que especulan en un mercado ficticio creando una riqueza de mentira en pro de la acumulación masiva de riqueza real en manos de unos pocos? ¿Les parece bien que esos gestores que llevan a la ruina a miles de pequeños ahorradores y de paso a países enteros sean rescatados? ¿Les salen las cuentas cuando se ve que con una pequeñísima fracción de esos rescates se hubiera acabado con el hambre y la pobreza en el mundo?

Durante cientos de años las ricas y poderosas castas han hecho creer al populacho que su condición puede cambiar y que cualquiera puede llegar a convertirse en muchimillonario que pueda despreciar los beneficios sociales de une estado de derecho condenando a otros al sufrimiento. Pero es que en realidad son muy pocos los que pueden llegar a tener tanto dinero acumulado, y muchos menos los que lo pueden hacer sin vender su alma por el camino.

Ya no podemos pensar que la tormenta pasará y volveremos a estar más o menos como antes, porque esa situación jamás ha sido sostenible ni justa para la mayor parte de los que habitan este planeta. Y ese desequilibrio, fuente de nuestra riqueza aparente, es al mismo tiempo la espada de Damocles que nos atenaza y finalmente rebanará.

Como bien dicen por ahí, todo se cocina en un pequeño planeta. La energía limitada, y los recursos, difíciles de obtener, imponen una verdad incómoda a los todopoderosos especuladores. Al final todo tendrá que reventar, porque no puede ser de otra manera, y tal vez se vacíen las piscinas de algunas mansiones para dar de beber a los que tienen sed.

Estar conforme con la casta política es temerario, es imprudente, es peligroso. Estar conforme con la violencia ejercida por la policía y los ejércitos contra el pueblo es algo que jamás deberíamos haber permitido. La conformidad es la madre de la violencia que se está apoderando de las calles.

Los indignados nos aferramos a nuestro pacifismo mientras llueven balas de goma y pronto de metal.

Un metal forjado por especuladores culpables y aupados por muchos que desde su conformidad legitiman el robo y el expolio del planeta.

¿Quieres expresar tu indignación? ¿Quieres hacer algo por cambiar el mundo pestilente diseñado por ladrones de guante blanco? #nolesvotes, pero sigue luchando y estando furioso.

Safe Creative #1111020430421

Los conformes

Indignación, la cortesía y el valor

Acabo de leer un artículo de un amigo sobre lo que está pasando en Barcelona con los indignados y al mismo tiempo leo una portada en Meneame sobre lo que algunos “indignados” han hecho con Cayo Lara, de Izquierda Unida.

Tal y como comenta Carlos creo que algunos exaltados están rebasando lo que creo es el espíritu pacífico de rebelión de este movimiento del que formamos parte muchos que, como yo, somos pacifistas por convicción y necesidad.

Resulta, en pocas palabras, paradógico que algunos exijamos que se nos escuche, que se hable con el pueblo y que el pueblo pueda interactuar con la toma de decisiones y al mismo tiempo se niegue la palabra o la mera presencia a políticos a título personal. También es paradógico que se destroce mobiliario urbano que tanto dinero de los contribuyentes cuesta.

¿Será necesario alguna vez usar estas medidas radicales? No lo descarto, pero sinceramente creo que no es éste el momento. Alguien está perdiendo el norte y es importante recuperarlo.

Porque cuando se busca una regeneración democrática mediante la legítima protesta, hay que ser en todo momento ejemplar y no negar la palabra a quien la ofrece. Cuando se zarandea a políticos del PP, PSOE, CiU, IU, PNV o similar, que son, nos guste o no, ciudadanos, se infiere que hay poca capacidad de argumentación.

Sí, estamos indignados, cierto, pero eso no significa que todo valga, porque no todo vale.

Y no vale todo porque se ha demostrado que de forma pacífica, con desobediencia civil se pueden lograr grandes cosas. Pero llevará su tiempo y su sufrimiento. Muchos estamos dispuestos a pagar con cortesía lo que otros sólo ofrecen con desprecio. El auténtico valor reside en saber estar delante del tanque cuando avanza hacia nosotros.

Indignación, la cortesía y el valor