Frente a frente al borde de un mismo abismo

Ahora que ya han pasado las elecciones generales y el Partido Popular ha logrado la mayoría absoluta, voy a contaros sobre mi reciente experiencia en el Pintxos & Blogs especial elecciones del pasado viernes: http://www.pintxosandblogs.com/

Lo cierto es que fue un evento muy interesante en el cual varios ciudadanos, sin prensa, pudimos hablar directamente con candidatos al Congreso de los Diputados o Senado de algunos de los principales partidos que se presentaban. Voy a contar las impresiones que me mereció cada uno de los políticos, y las ideas generales que comentaron:

Seguir leyendo “Frente a frente al borde de un mismo abismo”

Frente a frente al borde de un mismo abismo

La paz es guerra, el debate es censura

Los extremos a los que pueden llegar los abanderados del integrismo del copyright son tan extraordinarios que no podemos dejar de pensar en el libro de George Orwell, 1984, cuando leemos algunas cosas que dicen.

El jefe de ASCAP Paul Williams, que no dudó en arremeter contra los autores que optamos por usar, por ejemplo, licencias Creative Commons, no quiere debatir en público con Lawrence Lessig, fundador y ex CEO de Creative Commons.

Básicamente su argumento es que un debate con Lawrence Lessig es una maniobra para silenciar sus opiniones.

Sí, sí, un debate equivale a silenciar.

¿Les suena de algo?

¿No será más bien que tiene miedo de quedar en el más absoluto ridículo ante los argumentos del Sr. Lessig?

Mr. Williams, su postura no puede hablar con mayor elocuencia de lo poco que cree usted en sus propios argumentos, falacias en su mayor parte, por otro lado.

En realidad si alguien se silencia y se califica es él mismo. No hace falta debate porque por el simple hecho de rechazarlo ya ha tirado por tierra toda su pretendida argumentación y “verdad” absoluta. Es muy triste. Me hubiera gustado ver a Larry desmontar con educación y conocimiento todas y cada una de las declaraciones de Williams, pero se ve que no se atreven. Así de simple. Tienen miedo a la realidad. La realidad molesta. La evidencia tiene que ser evitada. La ciencia no cabe en un debate viciado en el que sólo puede servirles la fe ciega a “todos los derechos reservados”.

Si empiezas una nueva batalla, estate dispuesto a llegar hasta el final o dañarás más a tu propia causa.

Esperemos que Williams pida disculpas públicas por sus palabras a toda la comunidad de artistas, creadores y activistas que de verdad creemos en la cultura y el futuro de una tecnología que ayuda a difundirla y usarla con grandes beneficios para la humanidad.

Recuerdo que hablando con Mike Linksvayer, vicepresidente de Creative Commons, me comentó que si algo había logrado la carta de Williams era precisamente una respuesta de unión y defensa de la cultura por parte de casi todos lo partidarios y usuarios de ese tipo de licencias. Eso sólo demuestra la incompetencia fruto de la presunción de gran parte de los defensores más radicales y reaccionarios del copyright extremo.

Safe Creative #1007296938283

La paz es guerra, el debate es censura

El error de concepto sobre el debate del copyright

No dejo de leer noticias en las que los gobiernos, los lobbys de la industria del entretenimiento y las compañías de telecomunicaciones debaten sobre el copyright.

En ese esquema hay algo que falla de base. Siempre faltan los que más deberían estar, los ciudadanos, los usuarios, los que acceden a los contenidos.

¿Porqué deberían estar? La razón es sencilla si dejamos los dogmas del copyright de lado: Hoy en día los ciudadanos son a la vez creadores, productores, programadores, publicadores y consumidores de contenidos. Sí, los creados por ellos y los creados por otros. A todos los niveles, en todos los sentidos.

Dejar fuera del debate a la mayor fuerza creadora, productora y distribuidora del mundo y de todos los tiempos sólo puede dar como resultado soluciones equivocadas, negativas y perversas. Es lo que está pasando con las leyes como las “three strikes and you are out of the Internet” de Sarkozy.

La vieja guardia de la industria del entretenimiento, que no la nueva, la vieja guardia política o las compañías de telecomunicaciones no pueden dar solución a los problemas que se plantean en el comienzo de una era digital que socializa todo lo relativo a los derechos de autor. No puede existir un debate o propuestas serias si se deja de lado al 80% de los contenidos o nuevas formas de acceder a éstos.

Esa es la clave. Nada bueno surgirá de un debate sesgado patrocinado por oligopolios en decadencia. Es tal la oportunidad que se está perdiendo que la separación entre realidad y fantasía que es difícil creer si alguna vez este divorcio entre los poderosos y la sociedad se podrá llegar evitar.

Safe Creative #0910284775047

El error de concepto sobre el debate del copyright