La avidez recaudatoria de royalties arruina la difusión cultural de música

pandoralogo Es posible que muchos conozcan Pandora.com, una radio online gracias a la cual se podía escuchar música a cambio de ver publicidad y responder unas elementales preguntas sobre tus preferencias musicales. De hecho lograba, tras ir valorando tus votaciones sobre canciones, cuales encajaban mejor en tu perfil.

Bien, desde hace unas semanas Pandora ha dejado de funcionar para muchos países fuera de los EE.UU. y esto ha sido debido a la presión de la industria discográfica que exigía el pago de mayores royalties. Ante esta situación insostenible, Pandora ha tenido que dejar de emitir en muchísimas partes del mundo.

Cuando las entidades gestoras de derechos de editoriales y “autores” ejercen presión sobre los volubles políticos y consiguen que se aumenten canones de todo tipo afirmado que lo que pretenden defender es la cultura, deberíamos darnos todos cuenta que el efecto es precisamente el contrario, pues en realidad la perjudican.

Seamos francos y directos. No pretenden favorecer la cultura sino ganar pasta rápido y punto (y ya de paso mantener a la gente lo más ignorante posible). Los número nos mienten y si no miren el efecto que causa el incrementar royalties en las estadísticas de Alexa.com sobre la cantidad de gente que accede a Pandora.

pandoraalexa

¿Realmente creen que este declive de gente escuchando música es bueno para la industria? Tal vez para ellos sí pues siguen ganando dinero sin dar un palo al agua, pero ¿es bueno para los autores?

La verdad es que yo creo que no lo es… pero que cada uno saque sus propias conclusiones.

Al final la gráfica no miente. A música más cara, menos gente escucha, conoce, consume. Menos cultura y por ende al final, menos ingresos potenciales para los autores. Y más ignorancia.

Por último os dejo la imagen del texto que aparece al entrar en Pandora desde una IP española. Por cierto que en Zooomr.com me confirman que pasa igual en Alemania.

cartaPandora

La avidez recaudatoria de royalties arruina la difusión cultural de música