La protesta en Internet

Uno de los errores al creer que Internet es virtual, es tender a intentar llevar nuestras propuestas al plano analógico o físico del mundo. Llevo tiempo sosteniendo que Internet es tan real como la mesa sobre la que se apoya mi teclado mientras escribo, tan real como el propio teclado. Tal vez la propia realidad sólo sean sombras, pero esas sombras son reales.

Internet no es distinto de cualquier manifestación del ingenio humano y es por lo tanto una extensión del mundo analógico hacia uno digital; con sus virtudes y defectos igualmente ampliados. Las interconexiones son tan fuertes como la fuerza nuclear que mantiene a los átomos unidos. No se puede separar lo “virtual” de lo que no es, porque de hecho el origen de todo Internet tiene un sustrato físico y palpable.

Detrás de las pantallas hay personas, detrás de los más complejos programas hay programadores. ¿Porqué sin embargo cuando nos  planteamos movilizarnos contra los abusos que se cometen contra los ciudadanos en el entorno digital sentimos la irrefrenable tentación de usar modelos de resistencia o lucha basados en lo analógico? ¿Porqué deseamos hacer manifestaciones, recoger firmas e incluso, si me apuran, crear partidos políticos?

Creo que no tenemos claro la naturaleza de lo que defendemos o la potencia real de la propia herramienta que tratanos de defender. ¿Cómo podemos defender Internet, la liberta y el modelo digital de creación y compartición de contenidos si no es usando la propia Internet que está en peligro? El ejemplo más claro es el de Nueva Zelanda ante la ley de Los Tres Avisos o el movimiento de Free Blogger en Italia contra las nuevas leyes fascistas de Berlusconi en su afán de crear crímenes de opinión y controlar lo que la gente dice.

¿Porqué tienen tanto éxito dichas campañas? Es sencillo si se reflexiona. Tienen las mismas virtudes que los sistemas que han puesto en jaque a toda una industria y un modelo de control de la información y la opinión. Es fácil, es viral, es digital y no hace falta levantarse del sillón. Eso que para muchos es algo peyorativo, creo que es una virtud para este tipo de campañas. Internet es inmediatez, es actuar desde el teclado, desde el ratón. No puede ser que intentemos cambiar esa realidad por otra que nos gustaría. Las manifestaciones tienen poca proyección y menos para este tipo de asuntos que tan ajenos son para tantas personas. De hecho, el fallo suele ser que la gente no entiende porqué alguien se manifiesta en favor de Internet y el libre intercambio de contenidos según el uso que se vaya a dar. Es un error pensar que una manifestación de 100, 1.000 internautas va a cambiar esa realidad. Internet sí puede cambiarla.

En el terreno analógico los poderes que quieren controlar Internet, lo que pensamos y lo que consumimos y cómo consumimos tienen ventaja, pero en Internet, ahí, amigos míos, los Internautas somos los reyes. Por ahora. Podemos ser desobedientes civiles en Internet sin excesivo riesgo y gran impacto mediático. Defendamos Internet desde Internet y con Internet. Es nuestra única ventaja. Saquemos provecho de ésta.


Safe Creative #0903232809031

La protesta en Internet

Fotografía copyleft, cantante

Hoy voy a tratar un tema muy puntual en lo que a la identificación de obras se refiere.

Cuando subimos una obra a cualquier página web, ésta queda expuesta para ser usada por nosotros o por terceros en multitud de sitios. La  inmediatez y la rapidez con la que la gente crea y comparte hace especialmente interesante facilitar la identificación proactiva, por parte del autor, de que sus obras queden correctamente identificadas. Tomemos como ejemplo esta foto que hice hace cosa de un año y medio:

Singer in the darkness

La misma imagen la tengo subida a flickr y a facebook. Lógicamente también está en este blog pero ¿dónde más acabará? Logicamente me preocupo de referenciarla, y siempre lo hago con fotos de tereceros… pero ¿y el resto de la gente? ¿Lo hace? Realmente no. Al final es el propio creador quien tiene que esforzarse por marcar, identificar su obra. Yo la tengo lógicamente registrada en Safe Creative, por lo que en Internet está ahora mismo en cuatro sitios y espero que en muchos más en el futuro. Para eso creamos, para que se conozca nuetra obra y para que se nos conozca a nosotros. De otra manera no tiene mucho sentido crear. Si falta alguno de los componentes el delicado e importante proceso creativo queda cojo.

¿Queréis sabe algo más de la foto? Pues nada, aquí la información: http://www.safecreative.org/work/0903222803087

Fotografía copyleft, cantante