La Ley de la Propiedad Intelectual convertida en perversa

Cuando se crearon las primeras leyes de propiedad intelectual y de copyright hubo muchas opiniones en contra de éstas. Opiniones muy bien fundadas, brillantemente argumentadas por no pocos autores. Finalmente los intereses de las industrias que veían peligrar sus modelos de negocio se impusieron a la lógica y el sentido común, tendencia que ha continuado hasta hoy en día. Han pasado siglos y la última revisión de la Convención de Berna se produjo en 1979, hace unos 30 años, cuando la era digital no se estaba ni empezando a soñar siquiera.

La era digital, la comprensión actual, la lógica que sigue el proceso mental humano ha puesto tan en evidencia las carencias y faltas que en su día, hace dos siglos se apuntarons en los debates precedentes a las leyes de derecho de autor, que la situación se ha vuelto insostenible y hasta perversa.

Según redacciones y conceptos de hace dos siglos o como mucho treinta años, muchos de los usos que hoy hacemos de la tecnología, muchos de los usos lógicos y consecuentes que los ciudadanos realizan son considerados, según ciertas interpretaciones de esas leyes, como delictivas.

El intercambio de contenidos, la copia de contenidos, la distribución de contenidos sin ánimo de lucro se consideran acciones ilegales. La pregunta que tenemos que hacernos es una pregunta honesta ¿porqué es eso ilegal? Lo dice la ley. Tal vez el problema sea la ley entonces, y no los usos y costumbres de la ciudadanía. ¿No se contempla nunca esa posibilidad? Debería. Porque la gente que comparte contenidos de terceros no tiene la idea o intención de causar daño a esos creadores. Más bien es justo al contrario. Es más, es la gente que luego más anima la economía, que más gasta, que más compra, que más aporta a la sociedad, que más y mejor acaba también creando.

Estamos ante unas leyes perversas que mantienen en un rango de dogma religioso la creencia fuera de toda cuestión de que “todos los derechos reservados” es una idea aceptable e incuestionable.

Ha llegado el momento de preguntarnos si es cierto que cualquier autor se puede reservar todos los derechos, si tiene lógica y sentido prohibir el intercambio sin ánimo de lucro de los contenidos.

De la misma forma que la creación es imposible si no se  ha tomado prestado algo de nuestros predecesores y nuestro entorno, lo que creamos también se debe devolver en alguna medida a nuestro entorno y nuestros sucesores. No se puede encerrar lo tomado, no podemos hacer sin devolver parte. No podemos ser intelectualmente honestos si no reconocemos que nuestros logros tienen una deuda con el resto de la sociedad. Para bien o para mal hay que aprender en humildad a devolver, a ceder algunos derechos.

Volvemos pues a la Ley de Propiedad Intelectual y al Copyright. Es preciso enmendarlas, cambiarlas de arriba a abajo. Introducir los hechos científicos, eliminar las opiniones y la pasión. Hay que cambiar una ley para que la ciudadanía no sea llamada pirata por entender Internet y la tecnología. Hay que defender que el análisis científico se excluya en la toma de decisiones en un tema tan importante.

Es preciso rescatar la cultura del discurso demagógico de la presunta protección de los autores cuando lo que se quiere proteger es una elección de modelo de negocio basado en la pura especulación, en la escasez irreal de unos contenidos que no son escasos, sino que se pueden duplicar, multiplicar sin más límite que la necesidad humanda de saciar el hambre de conocimiento.

Claro que eso perjudica precisamente a aquellos que legislan. Acabaríamos teniendo sociedades con capacidad de pensamiento crítico. Gente difícil de manipular. Eso no gusta a los enemigos de la Libertad y la Justicia.


Safe Creative #0904273139774

Anuncios
La Ley de la Propiedad Intelectual convertida en perversa

Las claves de la gripe porcina

Hace años que los científicos avisan de que cada 50 años aproximadamente se produce una grave pandemia de gripe . Llevámamos varias décadas de retraso ante el nuevo y temido brote. ¿Estamos ante este fenómeno que tantas vidas se puede llevar? Si consideramos la situación en la que nos encontramos de comunicación aerea global, nos podemos encontrar ante una pandemia que sobrepasa cualquier previsión.

Gracias a 20Minutos podemos ofrecer algunas informaciones y recomendaciones bajo licencia Creative Commons.

Extraido de 20Minutos: http://www.20minutos.es/noticia/465141/0/gripe/porcina/precauciones/

  • ¿Qué es la gripe porcina?

La enfermedad vírica es causada por un virus perteneciente a la familia orthomyxoviridae y que afecta fundamentalmente a poblaciones porcinas.  Estas cepas virales son conocidas como Virus de la Influenza Porcina o SIV, Swine Influenza Viruses por las siglas en inglés.

  • ¿Cómo afecta a los seres humanos?

Históricamente los tres subtipos del virus eran conocidos por infectar sólo cerdos. Pero desde 1998 se conocía que la recombinación del material genético de uno de estos subtipo era capaz de afectar tanto a porcinos como a aves y seres humanos.

  • Síntomas en animales

Los animales pasan por un cuadro respiratorio caracterizado por tos, estornudos, temperatura rectal elevada, descargas nasales, letargia, dificultades respiratorias y apetito reducido. La excreción nasal del virus puede aparecer aproximadamente a las 24 horas de la infección.

  • ¿Cómo se contagia en humanos?

Se sabe que el virus causante de la gripe porcina no se transmite consumiendo carne de cerdo probablemente infectado, ya que el virus no resiste altas temperaturas como las empleadas para cocinar alimentos. El hecho de que el virus se esté transmitiendo de persona a persona -hasta ahora sólo había constancia de que se transmitiera a humanos por el contacto con cerdos enfermos- hace más rápida su propagación.

  • ¿Existe vacuna para el virus?

No. Los casos de gripe porcina en humanos ha suscitado la rápida reacción de las autoridades, entre otros motivos por que no se conoce aún una vacuna efectiva para el virus.

  • Recomendaciones dadas en México

Entre las principales recomendaciones están las de mantenerse alejados de las personas que tengan infección respiratoria, no saludar de beso ni de mano, no compartir alimentos, vasos o cubiertos y ventilar y permitir la entrada de sol en la casa, las oficinas y en todos los lugares cerrados.

En caso de presentar un cuadro de fiebre alta de manera repentina, tos, dolor de cabeza, muscular y de articulaciones, se deberá de acudir de inmediato a su médico o a su unidad de salud, abrigarse y evitar cambios bruscos de temperatura y lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.

Las claves de la gripe porcina

Mi primer encuentro con la credulidad del creacionismo

La primera vez que me encontré con la credulidad absoluta en la literalidad de la Biblia fue en un colegio de Texas en el que estudié durante el curso de 1989/90. El profesor de química estaba explicando las valencias de los átomos para formar compuestos químicos y una alumna, que hoy en día tengo agregada por el facebook, saltó que no entendía nada y que además eso no podía ser porque la Biblia no hablaba de las valencias.

Dijo, es más, “¡que lo explique Mario (usea yo)!” Como si yo fuera a decir otra cosa, claro, cuando el tema me lo sabía de mucho antes y soy firme defensor del método científico.

Lo que más me llamó la atención fue la reacción del profesor. En España hubiera habido no sé si mofa o chanza, pero sí un paseito al despacho del director. En cambio vi auténtico temor en los ojos del profesor. No se atrevió a decir nada sobre la argumentación de la alumna en cuestión. Se quedó parado y me interpeló a ver si yo podría explicar el dema de las valencias atómicas mejor, sin referirse en ningún momento al comentario sobre la Biblia. Naturalmente yo dije que no era capaz de explicar las valencias de mejor manera que él (si llego a admitir que conocía una manera mejor de explicarlo me hubiera colgado el “San Benito” para el resto del curso).

Esto fue hace veinte años y es probable que la reacción de la alumna tuviera más que ver con la dificultad de captar los conceptos que en una credulidad real. Hoy por desgracia esta credulidad ha desembarcado con fuerza en las costas de la vieja Europa.

Mi primer encuentro con la credulidad del creacionismo

Todos los derechos reservados no es más que una opinión

Digamos que hay una opinón que dice que un autor tiene todos los derechos reservados sobre su obra siempre. Sin embargo otra opinión, que se basa en el método científico, afirma que no pueden ni deben reservarse todos los derechos en todas las circunstacias o para todos los posibles usos.

La ley de propiedad intelectual actual se basa en una opinión y los políticos se decantan por la versión superticiosa y mística de una supuesta propiedad absoluta sobre la creación.

Son monopolios que no responden a la realidad. Si confrontas la realidad, los hechos, con la fantasía, el castillo de naipes de la ley actual de propiedad intelectual cae con el estrépito de frágiles cristales.

Por un lado lo que temen los políticos: Que la gente empiece a pensar que la cultura debe difundirse libremente y no encuentren nada “ilegal” o “ilícito” en ello. ¡Gente culta! ¡Gente que piensa con capacidad crítica! Terror de los políticos. Miedo. Muchos males endémicos de esta débil raza humana desaparecerían… tal vez ni hicieran falta los políticos, ni muchos abogados.

Por otro lado lo que teme la industria del entretenimiento del siglo XIX y comienzos del XX: Que la gente empiece a crear y a crear mejores cosas a nivel amater, por pura afición, que lo que ellos hacen. Que la gente aprecie más una buena idea que un efecto especial, que una desgarrada voz con una simple guitarra arranque más lágrimas que la más emotiva de las baladas de algún grupo con superproducción.

Por desgracia, opinar ciertas cosas basándonos en el método científico, compartir las opiniones de Bernard Shaw o Thomas Jefferson y ser intelectualmente honesto con la forma en que la cultura ha de compartirse, hoy por hoy es un crimen.


Safe Creative #0904193094184

Todos los derechos reservados no es más que una opinión

HADOPI, los nuevos Cirilos para aniquilar la moderna biblioteca de Alejandría

Leyes de tres avisos, desconexión de Internet, represión de usuarios, criminalización de opiniones, identificación de bloggers. Los nuevos Cirilos que asesinarán virtualmente a los millares de Hipatias que poblamos la gran biblioteca de Alejandría que es Internet, son políticos elegidos por nosotros mismos. En una nube de misticismo y supersitión ganamos a pulso la aniquilación del último rincón de libertad y necesario acceso al conocimiento y la cultura.

La ley HADOPI francesa es un ejemplo de cómo aquellos que no quieren que la cultura sea accesible al pueblo, legislan en contra de éste, con el apoyo de éste para cometer uno de los crímenes legalizados más horrendos de la era tecnológica. Como antaño la esclavitud fuera legal, hoy desconectar a los ciudadanos de Internet, obligarles a pagar por un teórico y cuestionado crimen, y supervisar las comunicaciones y opiniones de los ciudadanos, se convierte en proclama dogmática en supuesta defensa de unos creadores, unos artistas. Nada más lejos. No se protege a los creadores globalmente hablando. Sólo a algunos de ellos y nisiquiera eso; se intenta mantener activo un modelo de negocio, unas industrias lentas y mastadónticas que basan su negocio en la pura especulación de un fraude piramidal con el entretenimiento en su embarrada base y el secuestro de la auténtica cultura en su cúspide.

Internet es en muchos sentidos mejor que la vieja biblioteca de Alejandría porque además de tener copia de todo el saber humano, lo puede replicar hasta el infinito y lo hace accesible a la humanidad entera, incluso aquellos con pocos recursos.

Y un pueblo ilustrado es algo que los aspirantes de dictadores deben temer, porque un pueblo que accede a la cultura, que es crítico, es difícil de engañar; puede empezar a pensar por si mismo y puede comprender el engaño al que los poderosos le someten.

El acceso a la cultura desvanece la oscuridad de la supersitición y el misticismo como la llama de una vela. Los monitores de los ordenadores y otros dispositivos son hoy llamas de velas, llamas de esperanza que iluminan un mundo en el que los monstruos son las grandes corporaciones, los corruptos políticos a sueldo de esa misma oscuridad.

En su día nadie fue a salvar a Hipatia de la turba que la despedazó. ¿Qué pasará hoy? ¿Haremos algo cuando vengan a desconectarnos? ¿Contemplaremos impasibles cómo unos políticos elegidos por nosotros acaban con el magnífico sueño que pudo llegar a ser Internet?

¿Se apagará el brillo de nuestros monitores para que una nueva era de oscuridad medieval reemplace el brillo del acceso al conocimiento que pertenece por derecho propio a toda la humanidad?


Safe Creative #0904173080565

HADOPI, los nuevos Cirilos para aniquilar la moderna biblioteca de Alejandría

Ángeles Gonzalez-Sinde quiere ordenar Internet

He estado unos días de vacaciones y sin Internet. A la vuelta he visto el revuelo que se ha levantado entorno al nombramiento para Ministra de Cultura de Ángeles Gonzalez-Sinde y algunos comentarios que ha hecho.

No voy a comentar mucho sobre esta señora, creo que ya se ha dicho más o menos todo y puede que incluso de más, sólo quiero hablar sobre uno de esos comentarios; ese en el que apunta de que existe una necesidad de ordenar Internet.

Es importante que esta señora sepa que Internet es una herramienta, tanto para la cultura, como para la economía, la tecnología, los negocios, las relaciones sociales, por lo que no existe un único ministerio con atribuciones para poner orden, ya que lo que haría sería dar un giro parcial, sesgado y peligrosamente temeracio que afectaría al resto de la realidad de Internet. Pero más importante es que antes de hablar hay que informarse. Internet es lo que es porque precisamente se auto ordena mediante el propio uso que hacen los Internautas de ella. Es una realidad que trasciende leyes, injusticiar, naciones, prejuicios, conceptos analógicos o aspiraciones dictatoriales de todo tipo.

Internet no se puede ordenar, porque a su manera ya está ordenada. Sólo que los políticos no lo entienden, o lo entienden demasiado bien y quieren restringir las libertades que Internet intenta recuperar para una ciudadanía cansada de los absurdos de un colectivo humano, el político, demasiado propenso a actuar en contra de la capacidad crítica de los ciudadanos.

Pero si quieren debatir, hagamoslo, pero sin prejuicios y sin crimanizar el uso que ciudadanos honestos hacen de la red de redes, asumiendo que millones de Internautas son creadores y que el acceso a la cultura, la de verdad, es no sólo algo bueno y positivo, sino algo que los gobiernos deberían promover derribando los muros de unos mitos encerrados en las mentes obsoletas de gente que se cree demasiado importante para considerar que los pies, deben estar en el suelo para poder caminar.

Ángeles Gonzalez-Sinde quiere ordenar Internet