Lo que nadie se cree lo dice Luis Eduardo Aute

Hay qué triste es ver que los que admirabas dicen tantas memeces. Son, supongo, cosas de los que se acomodan a una frágil situación.

en cinco años esto desaparece. No habrá ni canciones ni música“. Luis Eduardo Aute dixit.

Y se quedan tan anchos.

¿Se supone que porque lo dice Aute nos lo tenemos que creer automáticamente?

¡Ah, perdón, pensaba…!

¿Realmente piensan que engañan a alguien? Porque…:

Jamendo, Magnatune, Redpanal.com y la realidad está ahí para ponerles en el sitio que merecen.

En fin. Triste triste y si no queda música ni nada será por cosas como ACTA, Economías Sostenibles y otras papanatadas que destrozan la cultura para proteger a los obsoletos intermediarios de un negocio en decadencia que se basa en una escasez que no existe.

La ciencia, las pruebas señores, la evidencia y la verdad. Los dogmas religiosos dejenlos en casa.

Por cierto, los que luchamos contra la auténtica piratería, el plagio, estamos cansaditos de tanta bobada de llamar criminales a los que luego quieren que les compren.

Lo que nadie se cree lo dice Luis Eduardo Aute

Contrato social y derechos de autor

A veces me gustaría que los políticos fueran un poco humildes y que antes de idear leyes perversas escucharan a todos los autores, incluyendo a los propios ciudadanos a los que quieren barrer del mundo mediante desconexiones de Internet“. Mario Pena

Lo cierto es que la sola pretensión de cortar la conexión a Internet ante presuntas vulneraciones de las leyes de propiedad intelectual, unas leyes en tela de juicio a nivel mundial por los mayores expertos y eruditos, se me antoja del todo fuera de lugar y un elemento clave que muestra la ruptura del contrato social entre políticos y ciudadanía. No veo porqué los ciudadanos deberían ya seguir respetando la ley de propiedad intelectual en su redacción actual si lo que pretenden los legisladores es el espionaje y asesinato virtual de éstos. Me gustaría que me lo explicaran. Si no se quieren respetar derechos fundamentales de la ciudadanía, en consecuencia la ciudadanía ya no está atada a acatar dichas leyes.

Por otro lado el derecho a leer y hablar, derechos que hoy fundamentalmente tienen su máxima expresión en Internet – que no es sólo un “canal” más – no pueden ser vulnerados sin que existan consecuencias al más alto nivel social. El derecho a acceder a Internet se ampara en algo mucho más alto, los derechos humanos y eso no admite negociación ni mucho menos eliminación.

Por otro lado no se puede basar una economía sostenible en leyes perversas impuestas por lobbys de un modelo de negocio obsoleto para proteger unos agentes intermediarios a los que ni se les quiere ni se les necesita.

Todos los políticos que apoyan estas medidas quedan avisados.

Texto en devolución expresa al dominio público:
Safe Creative #0912015036205

Actualización: Interesante artículo de DerechoEnRed sobre las leyes que se quieren aprobar: http://derechoenred.com/blog/?p=116 . Sin embargo la situación me parece cada vez más preocupante. La virulencia y la rabia que destila la cloacalición coalición de intermediarios, la permanente introducción de textos en las leyes a todos los niveles y la connivencia política deja claro qué representa la voluntad del pueblo y la evidencia científica a los integristas del copyright.

Contrato social y derechos de autor