De vuelta en Boyd PO Box 156 B

Qué extraña sensación estar aquí de nuevo tras 20 años. En la misma habitación en la que entré en 1989 de una casa de unos, por aquel entonces, perfectos desconocidos. Mientras escribo estas líneas, estoy viendo el pomo de la puerta que tanto miedo y nerviosismo me producía dos décadas atrás, cuando tras dormir tras haber llegado a Texas como estudiante de intercambio, tenía que girarlo para salir y enfrentarme a un nuevo entorno, a una familia de la que muy poco sabía.

Recuerdo aquella sensación, pero hoy ya no tengo miedo, y si tengo nervios es por la emoción de verles de nuevo, de estar que éstos americanos que se han convertido de verdad, a lo largo de los años y las dificultades, también en mi familia.

Michelle Mario and Miranda

Apenas me recuerdo ya como aquel chaval, tímido, larguirucho y con la cabeza llena de prejuicios. Pero de alguna manera ahí sigo estando todavía, de alguna manera. Pero es cierto que mucho ha cambiado. Han pasado muchas cosas. De hecho, toda una vida. Cuando vine tenía dieciocho años, han tenido que pasar otros tantos y dos más para volver.

Sharon y Danny siguen siendo los mismos, con veinte años más, claro. Danny, fuerte, duro, redneck, Sharon, dulce, amable, firme, llena de paciencia. Deseando ver a su nieto español, David. Espero poder hacer ese deseo realidad.

Josh, con síndrome de dawn, tenía 10 años cuando vine la primera vez. Ahora es todo un caballero, literalmente hablando. Lord John y su espada. Cariñoso, lleno de historias que contar y un eterno niño. ¿No es de envidiar en cierta medida?

Michelle, que tenía 12 años cuando vine la primera vez tiene una hija de 15 en esta nueva visita tras tanto tiempo sin aparecer por estas tierras. También un chico de 12 y ambos, geniales.

¿Qué ha pasado con mi hermanita de 12 años? ¿Cómo me he podido perder su transformación durante dos décadas? ¿Pero sabéis algo? Sigue siendo Michelle. Sigue siendo ella y Josh, Josh se ha simplemente revelado, se ha completado.

Y está también Bill y Mary, mis abuelos americanos, ahora viviendo en una apartamento que Danny hizo adosado a la casa principal, porque por motivos de salud es bueno que estén cerca, pero independientes.

Estoy aquí otra vez en el P.O. Box 156-B, en Boyd, Texas, un poco mi otro hogar que había perdido y que ahora reencuentro.

Todos hemos cambiado, somos mayores claro, pero siento profundamente que vuelvo al punto en el que viví un punto clave de inflexión de mi forma de ser. Aquí empezó a formarse mi futuro, aquí empiezan a tener sentido los puntos de esta historia que he recorrido.

De vuelta en Boyd PO Box 156 B

Los políticos españoles contra la Neutralidad en la Red

No me voy a repetir, se lo dije a los de Google, y los politicastros no van a ser menos. La Neutralidad en la Red es esencial y sólo los ciudadanos la podemos defender, los políticos, especialmente los españoles, tradicionalmente inclinados a la corrupción, no van a hacer nada. Más bien al contrario, van a empeorar las cosas.

Los políticos cada día son más irrelevantes. Los jóvenes, sobre todo, no se sienten identificados y literalmente pasan de ellos. Puede que sea bueno, puede que no del todo, pero ocurre. Les importa mucho más cosas que hacen, ven y comparten en Facebook. El último recurso que les queda a ciertos políticos para mantener su influencia es acabar con la Neutralidad en la Red.

Defender la Neutralidad en la Red es, en esencia, defender la libertad del ser humano a decidir por si solo, sin la guía y tutela de la clase política más corrupta.

Los políticos españoles contra la Neutralidad en la Red

Please read: A personal appeal from Wikipedia founder Jimmy Wales

I got a lot of funny looks ten years ago when I started talking to people about Wikipedia.

Let’s just say some people were skeptical of the notion that volunteers from all across the world could come together to create a remarkable pool of human knowledge – all for the simple purpose of sharing.

No ads. No agenda. No strings attached.

A decade after its founding, nearly 400 million people use Wikipedia and its sister sites every month – almost a third of the Internet-connected world.

It is the 5th most popular website in the world – but Wikipedia isn’t anything like a commercial website. It is a community creation, written by volunteers making one entry at a time. You are part of our community. And I’m writing today to ask you to protect and sustain Wikipedia.

Together, we can keep it free of charge and free of advertising. We can keep it open – you can use the information in Wikipedia any way you want. We can keep it growing – spreading knowledge everywhere, and inviting participation from everyone.

Each year at this time, we reach out to ask you and others all across the Wikimedia community to help sustain our joint enterprise with a modest donation of $20, $35, $50 or more.

If you value Wikipedia as a source of information – and a source of inspiration – I hope you’ll choose to act right now.

All the best,

Jimmy Wales

Founder, Wikipedia

P.S. — Wikipedia is about the power of people like us to do extraordinary things. People like us write Wikipedia, one word at a time. People like us fund it, one donation at a time. It’s proof of our collective potential to change the world.

If you have any thoughts on the letter, please share them here.

Make a donation to give our 2010 fundraising campaign a strong start.

Please read: A personal appeal from Wikipedia founder Jimmy Wales

Contra la burla al estado de derecho en forma de DF2 LES

Rellena el siguiente formularioRellenando el siguiente formulario puedes enviar un mensaje a los diputados/as del congreso español en relación a la aprobación de la Disposción Final 2 de la LES. Escríbeles lo que consideres oportuno pero sé respetuoso, solo de esta manera nuestras peticiones serán escuchadas.

Nombre:
E-mail:
Asunto:
Mensaje:
Más información: Activando esto expresas que deseas recibir información sobre futuras acciones.

Política de Privacidad

xMailer copyleft Isaac Hacksimov 2009-2010, licencia GPLv3, powered by Hacktivistas.net

Contra la burla al estado de derecho en forma de DF2 LES

No me gusta cómo se usa la palabra “piratería”

El siguiente texto ha sido adaptado de un correo enviado a una lista de discusión sobre libros electrónicos y nuevas maneras de leer:
—-

No me gusta la palabra “piratería” porque prefiero reservarla para los auténticos actos de piratería, como los que ocurren en el mar cuando los piratas abordan barcos, o en los aviones que son secuestrados. Comprendo que la palabra piratería sea un término muy interesante y abre una completa discusión sobre porqué debería usarse, pero en ocasiones aquello que calificamos como piratería en los EE.UU. no es tal en la vieja Europa, donde la gente tiene derecho a realizar copias para uso privado.

A menudo ocurre pues que lo que con frecuencia llamamos como evidente casos de piratería no son en absoluto tan claros. Prefiero considerar la palabra “piratería” como un simple reduccionismo para comunicar una opinión sobre un acto determinado, una supuesta infracción del copyright sobre la cual los jueces tendrán que decidir.

Si la “piratería” es, como sospecho, una opinión, alguien podría llegar a considerar la continua extensión de los periodos de protección del copyright como una forma de piratería, pues roba presuntamente del dominio público privando a los artistas de poder crear de aquello que pertenece a la humanidad.

Así que, yendo un paso más adelante, llamar a la gente que quiere leer algo criminales es, en mi honesta opinión, un mal movimiento por parte de la industria. En lugar de explicar porqué son tan necesarios, en lugar de intentar atraer a la gente para aprender qué quieren y de qué manera lo quieren, y explorar así nuevos modelos de negocio, prefieren calificarlos como criminales. En general no lo son. Simplemente quieren leer algo. De hecho esos son los fans, un público objetivo realmente interesante sea dicho de paso. Y esos clientes potenciales, cuando son considerados criminales, se acaban enfadando.

Y si alguien crea un negocio no autorizado vendiendo copias de trabajos de otro, vayan a por él sin duda. ¡Y vayan a por los plagiadores también!

Sin embargo lo que realmente me preocupa es que sigamos viendo el DRM como una solución. El DRM hace que los contenidos sean totalmente defectuosos y eventualmente los destruirá. La tecnología se vuelve obsoleta en el sacudir de dos dedos, y las copias DRMizadas tienen una fecha de caducidad que las hará desaparecer. Esta es una forma indirecta de matar a los autores pues creo que los libros forman parte de la propia existencia del autor, especialmente cuando ya no están vivos.

Nunca compraré un libro con DRM y la razón es que no quiero comprar un contenido “muerto al llegar” (D.O.A. Dead On Arrival N. del T.). Prefiero comprar y conservar copias impresas, pero no contribuiré al negocio del DRM. Por cierto, los DRM se rompen continuamente sin que las editoriales sepan qué ocurre con esos contenidos después. Tal vez crear modelos de negocio capaces de encontrar un beneficio del propio hecho de compartir y hacer seguimiento de obras, no sería tan malo después de todo, pero bueno, algunos ya estamos trabajando en ello.

Y sólo como un ejemplo, sólo uno, en China algunas compañías han hecho un movimiento inusual para luchar contra la las presunta infracción de copyright del software (sé que es un término más largo, pero más preciso); han bajado los precios ¿y sabéis qué?  Ha funcionado bastante bien. ¡Rayos! Me cuesta imaginar que alguien se sienta sorprendido por esto.

Bien, que empiecen pues a vender libros sin DRM como algunos ejemplos que todos conocemos, que bajen los precios y que se ciñan a la realidad. Siento profunda lástima por muchos modelos de negocio basados en premisas analógicas, pero mantengamos lo analógico en su ámbito, seamos digitales con el hecho de que las copias se pueden realizar y compartir por cualquiera con un ordenador y una conexión a Internet y los nuevos modelos de negocio eventualmente surgirán. Cuanto antes aceptemos esto, antes se encontrarán nuevas, originales y disruptivas formas de obtener beneficio directo o indirecto.

Algunos intermediarios tendrán que cambiar, otros desaparecerán, nuevos surgirán y tomarán su lugar y función, exactamente tal y como ocurrió en su día cuando la electricidad apareció, o las farolas de gas sustituyeron a las luces alimentadas con grasa de ballena. Hemos vivimos 300 años es una situación de escasez de contenidos, pero ahora lo que tenemos es una peligrosa escasez de atención de la que tenemos que ocuparnos.

Mario Pena

No me gusta cómo se usa la palabra “piratería”