La realidad detrás del cierre de páginas de elinks

Como he apuntado en anteriores posts, voy a ir desgranando poco a poco cuales son las claves para crear un negocio rentable en Internet a nivel de industria del entretenimiento. Yo estoy desarrollando uno pero creo que la competencia es incluso deseable para dar lo mejor a los ciudadanos. De hecho he empezado esta serie hablando de los errores que no habría que cometer, como usar tecnologías restrictivas como los DRM ya que éstas intentan crear una falsa sensación de escasez de los contenidos. Ahora vamos a tratar un poco de las maniobras que están detrás de la presión que vienen sufriendo las páginas que ofrecen elinks, etc para que cierren sus servicios.

Antes de continuar quiero dejar claro que; estas páginas pueden llegar a tener interesantes ingresos derivados de la publicidad, en cualquier caso ahora no quiero entrar a valorar la legitimidad o no de éstos ni de la actividad en sí. Segundo que no entro a valorar si estas noticias son totalmente ciertas o tal vez puedan formar parte de alguna campaña que poco o nada tenga que ver con la problemática de ofrecer públicamente enlaces sin alojar los contenidos en si. De hecho el cierre de webs debería ser algo que únicamente un juez pudiera ordenar. Como he dicho, no es mi propósito hablar de ésto y no lo voy a hacer.

Quiero hablar de lo que creo se esconde detrás del interés general de la RIAA, MPAA, SGaE, SABAM, etc. por cerrar este tipo de webs así como el ataque que sufren los ciudadanos a la privacidad de sus comunicaciones en países como Bélgica para espiar qué es lo que transportan por sus conexiones privadas en el uso de redes de tipo p2p (emule, para que nos entendamos) .

Para comprender la verdadera dimensión o problema al que nos enfrentamos primero tenemos que intentar pensar como lo hacen estas empresas que forman parte del lobby de presión de la propiedad intelectual restrictiva. También tenemos que olvidarnos de las leyes que a nivel de cada nación regulan la licitud y la legalidad de lo que se puede o no compartir y en qué términos. De hecho la única ley que la industria realmente entiende y acaba respetando es aquella ley del mercado; la ley no escrita, pero sí descrita en millares de libros que hablan de economía comercio, etc.

Así pues, si nos deshacemos de los prejuicios derivados de ser consumidores y nos ceñimos a las leyes del mercado veremos que las páginas que ofrecen elinks no son otra cosa que competidores para las grandes industrias que generan contenidos con copyright restrictivo. ¿Competidores de qué? Bien, la industria del entretenimiento es lenta, reacia a los cambios, pero no son tan tontos como quieren aparentar. Saben muy bien que el futuro pasa por comercializar sus contenidos digitales por Internet. A falta de ser realmente innovadores y crear sistemas de negocio sólidos y viables que compitan por méritos incluso con los existentes de p2p, etc. (esos modelos existen, sé de lo que hablo), optan por poner un parche más al desarrollo de sus nuevos sistemas. Como hemos visto apuestan fuerte por el empleo de DRM y en el caso de no poner DRM apuestan fuerte por espiar a sus usuarios para ver quienes de ellos comparten en las redes de pares los contenidos que adquieren. En un paso más lo que están haciendo ahora es simple y llanamente servirse de las leyes del siglo XX para eliminar legalmente a la competencia bajo el pretexto de proteger a sus “artistas”.

Una vez logren cerrar la mayor parte de portales de enlaces y eviten que sus contenidos protegidos fluyan libremente por las redes privadas de los usuarios (previo espionaje de sus gustos) se lanzarán a ser ellos los únicos que podrán ofrecer los contenidos digitales, y lo harán bajo pago de una cuota o a precios fijos que establecerán en función de la escasez de competencia y la escasez ficticia que trae el DRM.

El problema de este sistema es que está igualmente condenado al fracaso por unos hechos fundamentales, a saber:

La primera es que la gente joven, que es el futuro y que son los que montan las redes p2p o las páginas de enlaces, tienen mayor capacidad de adaptación e inventiva en el entorno de las nuevas tecnologías. Las decisiones de esta gente pasa por menos filtros y está más abierta a la inventiva e innovación que la de las industrias. Esta competencia tiene pues la ventaja de la agilidad y la originalidad y además una ventaja si cabe mucho mayor, el apoyo de los consumidores y la ciudadanía en general.

La segunda es que los contenidos que pretenden vender se van a topar con un gran y poderoso enemigo, el contenido generado por los usuarios y licenciado con licencias tipo copyleft y similares. Este contenido es en muchísimas ocasiones mucho mejor que aquel ficticiamente protegido por el copyright restrictivo y no es susceptible de llevarse bien con tecnologías de DRM y Trusted Computing. Otra cosa interesante es que este contenido será a menudo gratis o a muy bajo precio, se apoyará en el uso del bando de ancha liberado del contenido con copyright lo que propiciará que se cree más contenido de este tipo.

La tecnología p2p es sólo una tecnología que por ahora puede ser precariamente controlada, pero que pronto contará con la alianza de redes inalámbricas ubicuas y permanentes que podrían escapar a todo control de las industrias del entretenimiento si los planes no revelados de ciertas grandes empresas de servicios de Internet llegan a cuajar. De estos planes hablaremos en un próximo post.

Conclusión: La única posibilidad para la industria del entretenimiento pasa por entender lo que quieren sus usuarios y simplemente dárselo. Es tan simple la solución que sorprende que nadie la haya puesto ya en funcionamiento y personalmente me sorprende más a mi porque llevo tiempo con dicha solución ideada y cuesta que se quiera invertir en un negocio que, bien llevado, podría reportar millones de beneficios mensuales además de reconciliar a los usuarios con la industria del entretenimiento. Por suerte parece que la cosa empieza a moverse.
Os emplazo, por lo tanto, al próximo artículo que dará que hablar… las opciones secretas de los grandes proveedores de serivicios de Internet (Google, Yahoo!, Skype, etc) de cara a la amenaza de la desaparición de la neutralidad de la Red.

La realidad detrás del cierre de páginas de elinks