La asistencia telefónica de Telefónica me hace perder dos horas de mi tiempo para nada

Si no lo cuento, reviento. Os juro que hace un par de día aluciné como no lo había hecho en mucho tiempo. ¿Porqué? Pues porque los amigos de Telefónica nos habían puesto un servicio de “CanguroNet” en nuestra conexión del trabajo sin haberlo pedido nosotros. CanguroNet es un servicio que filtra el acceso a ciertas web de contenidos que pueden considerarse “no adecuados para niños”. Algo sin duda muy útil en una empresa de servicios de hosting y desarrollo web como la nuestra.

Lo gracioso es que cuando llamé quejándome de que no podíamos entrar a ver las webs de algunos de nuestros clientes, como Losplaceresdelola.com o nutrieuropa.com ¿nutrieuropa también filtrada?, fue el comienzo de una odisea por casi una decena de interlocutores variados que no iba a acabar bien.

No os voy a detallar el enfado que tuve, porque sería algo como para aburrir, sólo sé que después de unas diez llamadas y casi dos horas lo único que conseguí fue un cabreo de tres pares y que me colgaran en todas las ocasiones. Por suerte al día siguiente del inciendente ya pude acceder a todas las páginas que el otro día no podía visitar.

Aparte del hecho de que el servicio de restricción de acceso no fuera pedido y nos lo hubieran dado de alta de tal manera que yo no podía entrar a configurar para permitir el acceso, lo que me indignó fue el sistema tan patético que tienen en Telefónica para “solucionar los problemas”. Cada vez que hablaba con alguien nuevo tenía que dar todos mis datos y explicar una y otra vez el problema. Un departamento me invitaba a hablar con otro, eso sí, no todos podían transferir la llamada.

Sistemas incompatibles, protocolos absurdos, conversaciones largas y enervantes con máquinas con voces familiares de anuncios… para que al final al llamar al 1004 me colgaran sistemáticamente, ya ni me cogían el teléfono ¿habrá algún sistema para filtrar las llamadas de un cliente cabreado si éste llama más de 9 veces?

En fin. Sé que los currelas no tienen la culpa, pero seguro que alguien si la tiene y creo que, aunque igual no es muy bonito o constructivo, todos deberíamos leer este artículo por si pudiera inspirarnos.

Saludos,

Mario Pena (cc) by-sa v3.0

La asistencia telefónica de Telefónica me hace perder dos horas de mi tiempo para nada

Comienza la ofensiva a la libertad de expresión por parte de Conde Pumpido

Sabía que este día tendría que llegar tarde o temprano. Lo dramático es que haya llegado consecuencia de la portada de la revista El Jueves y no por los textos públicos de Ynestrillas, Losantos o el foro Hazteoir. No, viene porque una revista hace una broma de mejor o peor gusto sobre la figura del príncipe y su esposa. Consecuencia: Se secuestra una publicación.
Leo en meneame referencia a un artículo de MangasVerdes que analiza las siguientes siniestras palabras de Conde Pumpido:

“Yo creo que sería bueno que a través de ese debate se mejoren, se actualicen y se modernicen las medidas cautelares para que los ciudadanos en general estén mejor protegidos en supuestos de abuso, de manera que una decisión judicial se haga respetar y sea más efectiva”.

El análisis que hace MangasVerdes me parece totalmente acertado y me recuerda lo que un buen amigo me estuvo comentando privadamente; que todo esto del secuestro de El Jueves parecía más bien parte de la campaña mediática que se monta contra Internet con el único fin de justificar que es necesario controlar quién, cómo y cuándo se habla de qué. Y veo que sus peores temores se confirman. Ahora bien, este es el motivo principal por el cual hemos de luchar de manera denodada contra el nuevo fascismo de algunos políticos que encuentran cada vez más a la Internet como una amenaza.

¡Venid a quitarnos la libertad si pensáis que sois tan valientes…!

No es momento de demostrar miedo, ni siquiera de ponernos a la defensiva. Es el momento de atacar, de hacer lo que los poderosos no esperan. Es el momento de dar un paso adelante y decirles alto y claro lo que pensamos. Y que se cisquen (con permiso de Perez Reverte) en la gran ramera de Babilonia que les venga en gana, porque Internet y los internautas no vamos a dar un paso atrás. Es más, vamos a dar un paso adelante. Ya no pueden dar lecciones. Es hora de empezar a recibirlas.

Ya se ha acabado el tiempo de ser buenos. “No more mr nice guy” como se diría en anglosajón.

Politicuchos infieles a todas vuestra siglas, nunca habéis hecho nada por nosotros, sólo os obsesiona limitar nuestras libertades, ¿pero sabéis qué? Nos necesitáis para todo. Sois débiles y patéticos en vuestra rabieta contra la libertad. Tocad la libertad de expresión si tenéis valor. Veremos quién gana esta guerra.

Venid a quitarnos la libertad, venido a censurarnos, venid a controlarnos. Veremos cómo de valientes sois en verdad.

Ni un paso atrás.

 

Mario Pena (cc) by-sa V3.0. para el texto

Actualización 16:50. Pongo la viñeta que mi gran amigo Paco Rives, Mermadon, ha realiza a propósito del artículo de MangasVerdes:

laCensuraSegunMermadon

…….

Comienza la ofensiva a la libertad de expresión por parte de Conde Pumpido