La Internet que nos viene

Los contenidos y los servicios se vuelven móviles. El futuro de las aplicaciones de Internet pasan por los dispositivos móviles que con capacidad de banda ancha de alta velocidad y permanente a bajo precio o incluso gratis, facilitarán la interconexión permanente de los consumidores a Internet.

Es de suponer que a lo que tenderá el mercado de las telecomunicaciones en el que entrarán con fuerza las empresas que tradicionalmente han provisto de servicios, como Google o Apple, será a vender una conexión permenente de banda ancha al consumidor. En forma de una especie de “tarjetas de memoria” con un identificador IPV6 único para cada dispositivo, el usuario podrá dejar una de las “tarjetas” con un porcentaje del ancho de banda total en casa, otra tal vez en el trabajo y una tercera en el móvil o el dispositivo que proceda. Poniendo tarjetas esclavas en los dispositivos con capacidad digital que aprovechen la cuota de banda ancha de una de las tarjetas principales con capacidad de conexión inalámbrica se creará una capacidad de interconexión virtual a todos la vida digital e incluso analógica del ciudadano sin precedentes.

Así pues, el usuario podrá dejar un 20% de una conexión de 100MB simétricos en casa para poder consultar archivos desde la calle con su “móvil” con un 50% de esa banda ancha y puede tener un 30% en el trabajo para poder acceder mediante una conexión VNP a su escritorio en un momento dado.

Por la calle el usuario podrá llevar una cámara de video y hacer streaming directo a su casa o a Internet, ofreciendo cobertura digital mediática via una televisión propia. En el coche podrá escuchar su colección de canciones que tenga en casa, o en alguna plataforma de Internet. Podrá llamar y hacer video llamada al trabajo, desde el trabajo controlar domóticamente la casa, supervisar las webcams que tenga, ver el estado de transferencia de cualquier aplicación tipo p2p.

El futuro es un ciudadano conectado y controlando su conexión en todos los aspectos que su entorno digital o analógico.

Nuevos retos surgirán, como la capacidad para mantener la privacidad, el anonimato, la publicidad abusiva, los servicios innecesarios de intermediarios. La brecha digital también será algo muy a valorar, pues esta tecnología, pudiendose ofrecer a precios muy reducidos chocará con intereses, patentes, ambiciones, lobbys…

Un camino sin duda difícil e incierto hasta cierto punto, pero inevitable al fin y al cabo.

La Internet que nos viene

Un comentario en “La Internet que nos viene

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s