Los despreciables yihadistas

Cuando se pone la noción de un dios sanguinario por delante de las vidas de las demás personas, sólo se demuestra lo despreciable, perdedor y y cobarde que se puede llegar a ser.

Aquellos que se convencen de que matando y muriendo no tienen nada que perder y todo que ganar carecen de mérito objetivo alguno. Son lo peor de la especie humana y se les debe combatir. Y se debe combatir con especial atención a aquellos islamistas que tejen los mimbres de manipulación religiosa para que esos otros despreciables tengan la cobertura y autojustificación que necesitan en sus patéticas vidas y más repelentes procesos mentales.

Nuestra sociedad es imperfecta, mucho, pero aún y todo es infinitamente mejor de lo que estos despreciables cobardes podrán llegar a ofrecer al resto de la humanidad.

Anuncios
Los despreciables yihadistas

La razón contra el adoctrinamiento

Por enésima vez el lobby del copyright extremista presenta su clásica guía del buen uso de Internet para niños.

Siempre he dicho que el debate importante será impuesto por precisamente los que, hoy niños y mañana jóvenes serán los adultos en cuyas manos esté el futuro de la sociedad y, porqué no, del “copyright”; un conjunto de leyes ideadas y ya cuestionadas en un tiempo pasado, cuando no existía el componente digital que Internet ha popularizado.

La cuestión del copyright es que parece que hubiera que tomarlo como un todo incuestionable, como un dogma de fe que no admite discusión, o quien lo discute es un hereje, que traducido en lenguaje del citado lobby resulta ser pirata o amigo de piratas. Y no hablamos de los auténticos piratas que las leyes del copyright primitivas pretendieron combatir, los editores y distribuidores, hablamos de criminalizar al ciudadano que actúa sin ánimo comercial.

Pero el copyright en su sentido más amplio no sólo se puede cuestionar, sino que es imprescindible cuesitonarlo. Hay que cuestionar si debemos quitar el “copy” del copyright y dejar todo el debate en el puro ámbito de la competencia deseleal. Debemos decidir si queremos que los chavales que nos sucederán sean estigmatizados como criminales por simplemente comprender que copiar contenidos, distribuirlos y promocionarlos por lo tanto entra dentro de lo razonable, tanto o más que dar un consejo, contar un chiste o relatar un cuento.

La escala es lo que preocupa, pero eso es todo. Se trata de complejos modelos de negocio llevados por personas incapaces, a aparentemente incapaces, de crear nuevos modelos de negocio basado en la superabundancia de capacidad de copia y creación digital.

¿Qué existe un componente digital en el proceso de creación y debe poder ser remunerado de alguna manera? Por supuesto, pero el copyright debe servir en espíritu únicamente para fomentar esa creación, y no necesariamente la sobreexplotación posterior que mantiene en la existencia una industria de intermediarios agonizante y con cada vez menos razón de ser.

Debemos cuestionar no sólo lo que hoy se postula como ilícito sin serlo, sino la vigencia o conveniencia de perpetuar leyes que proscriben cualquier avance en le necesidad de saciar un hambre fundamental, el del acceso al entretenimiento, la cultura y el conocimiento.

 

Safe Creative #1104128959475

La razón contra el adoctrinamiento

Los políticos españoles contra la Neutralidad en la Red

No me voy a repetir, se lo dije a los de Google, y los politicastros no van a ser menos. La Neutralidad en la Red es esencial y sólo los ciudadanos la podemos defender, los políticos, especialmente los españoles, tradicionalmente inclinados a la corrupción, no van a hacer nada. Más bien al contrario, van a empeorar las cosas.

Los políticos cada día son más irrelevantes. Los jóvenes, sobre todo, no se sienten identificados y literalmente pasan de ellos. Puede que sea bueno, puede que no del todo, pero ocurre. Les importa mucho más cosas que hacen, ven y comparten en Facebook. El último recurso que les queda a ciertos políticos para mantener su influencia es acabar con la Neutralidad en la Red.

Defender la Neutralidad en la Red es, en esencia, defender la libertad del ser humano a decidir por si solo, sin la guía y tutela de la clase política más corrupta.

Los políticos españoles contra la Neutralidad en la Red

Macabros terroristas

Ayer tuve la dudosa suerte de cruzarme con varios autodeterminados oprimidos de Euskadi. En su paseo libertario con sus límpidas botas de monte (salvo por la mezcla de alcohol y meado que pisan en sus aventuras nocturas) y pantalones inmaculados de monte dejaron cristales de botellas rotas por los parques donde juegan los niños  y espejos para ver el complicado tráfico de nuestras calles de Irún apuntando a otro sitio.

Así son de parecidos los terroristas sin más cerebro que plomo que escupen. Nos fuerzan a girar el rostro hacia lugares en los que no hay peligro para poder ellos asestarnos un golpe mortal, a tración, como cobardes que son.

Si algo temo de ETA, y cada vez temo más, es su deriva, su sinrazón y los aplausos de los cretinos que la jalean cuando deberían simplemente escupirles en sus podridos y repugnantes rostros.

No hay mayor opresión que estos imbéciles y los que aún se creen que son dignos de una mal llamada “lucha armada”.

Cuánto me gustaría ver a esta gente enfrentarse de verdad a los problemas que existen todavía hoy en algunos países. Cuánto me gustaría que vieran de verdad lo que es la opresión, la desesperanza.

Y así durante décadas por venir seguirán con su paranoia y su sueño masturbatorio de pretendidas víctimas. No son sino víctimas de su infinita estupidez y mientras los demás a sufrir su existencia con nuestra mente y en demasiadas ocasiones, con nuestra sangre.

Safe Creative #1004055913352

Macabros terroristas

Temo a los políticos pero temo más a los que los votan

España es un país en decadencia, o mejor dicho, un país que no ha sido todavía capaz de superar una época dictatorial. Guarda las formas, los mandatarios y las costumbres de hace años. Nada parece haber cambiado. Los políticos pocos, tal vez hayan empeorado, pero lo que sigue igual son los votantes.

España es un país que necesita volcarse en la tecnología y la innovación. Ideas como la del ministro de industria para acabar con la neutralidad en la Red son claros ejemplos de la deriva a la que estamos siendo llevados. Unos gobernantes incapaces e interesados, vendidos a la posibilidad de un beneficio inmediato, vendiendo cualquier posibilidad de futuro para esta sociedad y de paso destruyendo el Estado de Derecho.

Nunca nos hemos destacado por pensar a medio o largo plazo. Cuando la prefabricada crisis golpea nuestras costas nos lanzamos a defender a los que la han producido y nos olvidamos de lo que realmente importa, la tecnología, la creatividad, la productividad, los trabajadores.

¿Nos lo hemos ganado? ¿Hemos de resignarnos?

Creo que sí nos lo hemos ganado. Hemos cometido el error de creer en el espejismo una y otra vez pensando que alguno de los partidos mayoritarios haría algo por los ciudadanos. Pero de la decena de partidos principales ninguno ha sido capaz de dar la talla en un momento u otro. Creo que a estas alturas el sistema está tan corrompido que pocas opciones quedan ya.

La desobediencia civil es a estas alturas lo único a lo que algunos podemos agarrarnos mientras esperamos a que el resto de la sociedad se de cuenta de la charada en la que estamos metidos. Tal vez tardemos décadas, décadas irrecuperables. Tal vez este barco se hunda antes y no quede luego ya mucho que salvar. Al menos hemos avisado.

Safe Creative #1002165529371

Temo a los políticos pero temo más a los que los votan

La injusticia mundial y el apatismo social

¿Qué tiene que ocurrir para que los ciudadanos actuemos como tales y pongamos freno a las injusticias que vemos, escuchamos y leemos cada día?

Hay una crisis en marcha desde hace muchos años, la crisis del hambre, de la esclavitud, del fanatismo, pero sólo hablamos de crisis cuando es la que los poderosos han programado para reajustar sus posiciones, para maquillar la realidad de las libertades que nos van a seguir arrebatando.

En Italia Berlusconi pretende destrir las universidades, en Francia  y Gran Bretaña, el modelo neofascista de Sarkozy pretende quitar la conexión de Internet a sus ciudadanos por sólo aceptar la realidad del cambio de la propiedad intelectual en detrimento de modelos de negocio suicidas. En España se favorecen los lobbys de presión que mantienen a la cultura en un permanente estado de secuestro y esclavitud y ministros de mal llamada cultura se permiten amenazar a toda la población con lo que califican como “medidas impopulares”. ¿Acaso nadie siente vergüenza ajena? ¿Será algo impopular al estilo la guerra de Irak de Bush, Blair y Aznar?

Damos dinero a los banqueros millonarios que han robado y robado sin contemplaciones, vemos como un estafador que ha robado millones de dólares elude la cárcel pagando diez millones mientras que hackers son encarcelados cinco años sin haber robado nada, sólo por demostrar la inseguridad de los paranoicos sistemas de seguridad militares (y probablemente salvandonos de un desastre terrible).

Ciertas clases eclesiásticas inundan a la sociedad con mensajes xenófobos, homófobos y parece que debamos tratarlos con respeto unidireccional.

El fascismo, la imposición, el totalitarismo, la negación de la cultura y conocimiento sólo buscan ofuscarnos, alejarnos de la realidad, que los gobernantes, vendidos, ocultan e ignoran los auténticos problemas de una población que de alguna manera se lo ha buscado. Porque seguimos creyendo que harán algo por nosotros. Les seguimos votando y lo cierto es que esto ya no funciona. Gobiernan al pueblo pero sin el pueblo. Todos sabemos cómo acaban estas historias ¿ o tal vez ya lo hemos olvidado para siempre?.

Es el momento de recordar a los gobiernos que son ellos los que deben temernos y no al revés.

La injusticia mundial y el apatismo social