Los grandes de Internet no son Internet

De hecho, los grandes de Internet sólo forman parte de Internet, y no constituyen su totalidad. Últimamente he mantenido varios debates sobre Google, su forma de actuar en relación al PageRank y otros temas. Finalmente percibo que la gente tiene la idea de que Google es Internet y que como además es una empresa puede hacer lo que le viene en gana.

Yo no dudo que Google sea muy importante, aunque sí discrepo en cierta medida de la afirmación de que por el hecho de ser una empresa está en su derecho de actuar como le plazca. En ningún caso podemos acudir a ciertos extremos y justificar de forma inflexible las formas y maneras de las grandes corporaciones por muy acertadas que hayan sido sus carreras o lo sigan siendo en muchas de sus iniciativas. Creo que es importante tener claro que a toda afirmación sobre la importancia de Google puede ser debatida y se debería poderse debatir con entera libertad.

Muchos creen que Google es lo más importante que hay en Internet y que como ofrece un gran buscador y herramientas tremendamente útiles hay que permitirles todo. Pero ¿ha hecho Google Google? Yo creo que no. Google tiene al frente gente muy capaz e inteligente, ha actuado de forma innovadora y ha roto muchas reglas propiciando nuevos negocios y una forma sostenible de crecer en la Red, pero eso no significa que sea la Red. Google tiene mucho poder e información, pero lo tiene por los usuarios que manejamos cada día sus herramientas. Google es Google por los que usamos Google. Han sabido adaptarse a nuestras necesidades, pero es no es garantía de que lo vayan a hacer siempre o de la manera más correcta.

De hecho Internet no es algo de alguien, sino que es algo de todos. Cada uno de nosotros hacemos un poco Internet y en conjunto la llenamos de contenidos que son interesantes para otros. En este juego Google y otras grandes empresas no dejan de ser meros intermediarios. La importancia de una empresa reside en la importancia que les queramos dar y si un día vemos que no podemos hacer nada sin ellos, mala cosa. Estamos ante una dependencia que les confiere más importancia de la que sería deseable.

No debemos centrarnos en las herramientas que tenemos para crear o facilitar la difusión de contenidos, ya sean Windows, Mac, Linux, Google, Photoshop, SafeCreative, Flickr, FaceBook, etc, como lo más importante y olvidar que lo verdaderamente importante es lo que hacemos con esas herramientas o utilidades.

Así pues debemos no pensar tanto en el “qué dirán” y centrarnos más en hacer aquello que a nosotros más nos llena. Podemos crear y ser honestos, dar importancia al contenido y no al continente. Y discutir sí. Siempre cuestionar y discrepar si hace falta. Google y otras empresas tienen una posición muy fuerte, pero también se pueden equivocar. Cuando además dependemos demasiado de ellas, cuando son de facto monopolios hay que estar alertas y debatir y rebatir sus argumentanciones.

Cuando Google y otros grandes buscadores colaboran con gobiernos totalitaristas para censurar ciertos resultados de búsquedas no podemos permanecer impasibles pensando “no voy a decir nada que Google es una empresa y hace lo que quiere“. Nada más lejos. Google y otros buscadores están donde están porque nosotros somos el combustible que mueve sus motores y como tales somos más necesarios para ellos que ellos para nosotros.

Es lo mismo que dar un vaso de agua sin agua a alguien que no tiene sed. El vaso es la herramienta, el contendor, el buscador, la empresa; … el agua es la vida, el agua somos nosotros. Ya nos lo decía Bruce Lee “se agua mi amigo“. Pues necesitamos creernos que cada uno de nosotros somos mucho más importante que todos los Google del mundo.

Los grandes de Internet no son Internet