El fin de los videoclubs y otros modelos de negocio

El fin de las cosas, la muerte es, como bien decía Steve Jobs, el mejor invento de la naturaleza. Se quita lo viejo y se abre camino a lo nuevo. Esto es así desde que el mundo es mundo y a pesar de lo que quieran muchos, el cambio es inevitable e intentar frenarlo es absurdo y sólo retrasa aquello que de todos modos acabará ocurriendo.

Esta máxima, esta realidad es más dramática en Internet. La era digital, como he dicho muchas veces, impone nuevos modelos de negocio. La distribución e incluso la creación de contenidos está ahora en la mano de los que antes eran sólo espectadores. Ahora la relación entre creadores de contenidos, programadores de parrillas y consumidores se diluye. La gente puede tener su propia televisión o radio, ahora cualquiera puede ver prácticamente cualquier serie cuando quiera y escuchar la música que le apetezca. Ya ni siquiera es necesario “bajarse” series o música. Ya está todo en Internet en vivo.

En el camino muchos modelos de negocio quedan obsoletos. Es inevitable. Es la muerte de los modelos de negocio. Todos los modelos de negocio tienen un ciclo vital, nacen, se desarrollan y mueren dejando el camino a otros modelos de negocio nuevos. Entre estos modelos los videoclubs son tal vez de los más evidentes de los últimos meses. Ocurre con éstos igual que como ocurrió con los fabricantes de hielo o los conductores de carromatos en el pasado. Esto no es malo en sí, o sólo es malo de forma puramente relativa y me temo que sólo para aquellos que no han tenido la suficiente previsión para cambiar, que se han acomodado demasiado pensando que las cosas siempre serían así, negando lo evidente y soñando que todo sería siempre como a ellos les gustaría que fuera, no como en realidad acabaría siendo.

Hace no muchos años los fotógrafos vivíamos dependiendo de los carretes y los laboratorios de revelado. Ahora la fotografía digital se ha llevado enormes empresas por delante; empresas y proyectos que creíamos estarían ahí para siempre ¿es eso malo? Depende de la perspectiva de cada uno. Unos ven una oportunidad en medio de la crisis. Otros sólo aciertan a quejarse y nada más.

Pero el dato objetivo es que la era digital ha llegado para quedarse y no importan las leyes restrictivas que se hagan, no importa lo que griten algunos. Algunos negocios ya están muertos. Es hora de crear otros nuevos.

El fin de los videoclubs y otros modelos de negocio