Matando niños y más niños

Cada  día mueren niños por falta de comida y agua en el mundo.

Israel bombardea Gaza y mata niños.

¿Merece el ser humano ser llamado como tal? La humanidad ha huído y ¿qué hacemos?

Nos regocijamos en nuestros gadgets, en nuestras televisiones, en nuestros medios de comunicación. Abrimos el frigorífico y miramos hacia otro lado.

Ni siquiera nos conmovemos. Ni siquiera sentimos rabia. Ni siquiera podemos llorar ya.

Las herramientas que tenemos son para hacer algo con ellas. ¿Y qué hacemos? Nada. No hacemos nada.

Se nos ha olvidado que lo que nos hace humanos es preocuparnos por los demás. No es que vayamos a solucionar las cosas nosotros solos, no es que vayamos a arreglar el mundo de un día para otro. Es que tenemos que estar furisos, rabiosos, cargados de ira hacia todos aquellos que bajo escusas y amparados en la manipulación siembran la muerte y el dolor entre los niños. Personalmente me da igual el bando que sea.

¿Es que somos tan cínicos como para no reconocer que somos parte del problema por el simple hecho de no estar terriblemente enfadados?

Sinceramente que no sé si vale la pena pelear por todos nosotros. No sé si merece la pena intentar salvar a nadie si nadie quiere realmente salvarse. Nos hemos vendido. Somos máquinas. Nada más.

Matando niños y más niños