90 Años de Citroën presenta el nuevo C3 en la Torre Eiffel

Citroën, del grupo PSA cumple el próximo 22 de Octubre 90 años de existencia. Coincidiendo con el 120 aniversario de la Torre Eiffel van a presentar el nuevo Citroën C3 en un entorno especial invitando a los bloggers y aficionados al motor en general a un evento exclusivo online (sobre todo por eso de que trasladarse hasta Paris nos viene un poco complicado ahora mismo).

Así pues el evento será online con lo que podréis acceder desde la web oficial de Citroën en: http://www.citroen.com/, sitio que mostrará el espectáculo en exclusiva para todo el mundo. El evento empieza a las 21 horas GMT+1 del 22 jueves. La idea consiste en poner video cámaras a 10 nuevos Citroën C3 para mostrar en vivo el espectáculo de iluminación con el que va a ser adornado uno de los monumentos más emblemáticos del mundo; podremos elegir desde qué ubitación ver a través de las webcam el espectáculo de las iluminaciones de la Torre Eiffel.

Aquí un video (y tenéis más cosas en Facebook).

Pero ¿cuales son las novedades de este coche? Tal vez lo más llamativo sea el su parabrisas extendido que permite una visión de hasta 80% hacia arriba. Siguiendo la moda de las últimas incorporaciones de todo tipo de vehículos sedan y utilitarios, el utilitario ciudadano de Citroën se inclina por mejorar y aumentar la visibilidad.

La verdad es que la silueta del coche se ve un poco extraña. Personalmente en su día este tipo de parabrisas he de admitir que no me convencían… hasta que pude probar un coche que permitía mirar hacia arriba en toda su extensión, aunque con una barra en la parte de las pantallas contra el sol. De hecho mis dos últimos coches han tenido ambos esta característica que es muy apreciada por los acompañantes. Puede parecer algo superfluo, pero lo cierto es que tener gran parte del techo transparente es de indudable utilidad. Por ejemplo para mirar esos semáforos incómodos que nos obligan en coches tradicionales a inclinarnos sobre el salpicadero para ver si cambian de color. Con un C3 no tienes nada más que mirar arriba y ya está.

Nuevo Citroën C3
Nuevo Citroën C3 Le Visiodrive

Tal vez la principal ventaja es la sensación de espacio que en coches de este tamaño es de vital importancia. Pronto nos acostumbramos a gestionar la luz del sol de frente, y una vez tenemos claro que existen ciertos momentos en los que es importante controlar que la luz solar no nos moleste ya nos costará mucho prescindir de la luminosidad y la sensación de desahogo del parabrisas Zenith.

Por lo demás personalmente el diseño del coche me parece muy bonito, mucho más bonito que los primeros C3. Me parece un coche que da un aspecto compacto y sólido. Tiene además aspecto de buen acabado tanto interior como exterior. No lo he probado, pero por las fotografías parece más grande de lo que seguramente es. Se observa además que tiene una prudente separación entre ejes, con lo que apostaría que la conducción en carretera abierta tiene que ser muy cómoda.

Es sorprendente cómo han evolucionado estos coches que se han convertido sin duda en la mejor opción actual para una conducción mixta pero mayoritariamente por carreteras de ciudad. Sirven para todo y no gastan nada. ¡Ah! Y os aseguro que consumen como un mechero.

Bueno, os animo a que os apuntéis al evento que me parece una apuesta muy original e interesante por parte de Citroën y el grupo PSA.

90 Años de Citroën presenta el nuevo C3 en la Torre Eiffel

El Fracaso en los Éxitos

Cuando hablamos de aprender del fracaso una de las principales lecciones que he extraído en los últimos tiempos es que para evitar que un proyecto fracase hay que analizar cada pequeña actividad dentro de éste como pequeños proyectos individuales que pueden tener éxito o fracasar. No es cierto tampoco que sólo con lo fracasos de aprenda, también hay que analizar y aprender de los éxitos para convertirlos en costumbre. Un proyecto que aprenda de sus pequeños éxitos y fracasos individuales tiene muchas más posibilidades de triunfar en un entorno cambiante, como puede ser el de Internet.

Trabajo desde hace un par de años en Safe Creative. Primero fue de forma voluntaria porque creía en el proyecto y cuando la dedicación al proyecto lo requirió fui contratado. Cuando me pongo a analizar el motivo creo que es precisamente porque es un éxito el involucrar profesionalmente a la gente que ama un proyecto. Al sentir formar parte de él es más fácil llevar adelante las difíciles misiones que hay que superar a diario.

No todo son éxitos. También hay cosas que no salen como planeas. Es importante analizar cada una de éstas y descubrir porqué funcionan o no según van ocurriendo. Eso se hace reconociendo errores, aciertos, analizando y buscando soluciones constructivas para los primeros y analizando y premiando los segundos. En pocas palabras, no hace falta esperar a que un gran proyecto fracase o tenga un éxito absoluto para reconocer, identificar y enmendar o promocionar los pequeños errores y éxitos que se producen en cada una de sus fases, cada uno de sus días.

El análisis lleva su tiempo. A veces hay que alejarse del ordenador, de apagar incencios diariamente. A veces basta con dar un paseo, con alejarse para comprender porqué algunas cosas no funcionan y porqué otras sí. Sobre todo porque en un proyecto innovador como el nuestro no encontramos referencias de cómo hay que hacer las cosas. Es decir, somos los primeros y abrimos el camino que otros tendrán que seguir después.

En la filosofía de nuestra empresa lo que sí tenemos claro es que no podemos ser rígidos, ni podemos obcecarnos en una idea preconcebida. Internet cambia día a día y día a día tiene que cambiar el proyecto porque el sustrato sobre el que se cimenta su éxito cambia igualmente y lo puede hacer tambalear. El cambio continuo pero reflexivo es la clave para seguir existiendo.

Si me preguntaran cual es ahora el principal éxito de nuestra plataforma sería éste; estar cerca de los usuarios de forma transparente y honesta. No importa qué nos pregunten ni cuántas veces. Damos una respuesta personal y estamos siempre que nos necesiten. Esto lo hacemos no sólo porque sea bueno para la empresa, sino porque no podemos concebir que nadie nos confíe la custodia de sus creaciones si no hablamos todos el mismo lenguaje, si no aprendemos los unos de los otros mutuamente.

Si me preguntan cual es principal error por el momento creo que es el creer, con demasiada ingenuidad tal vez, que las viejas estructuras entorno a la propiedad intelectual y las formas de entenderlas en un modelo analógico, iban a cambiar de la noche a la mañana para pasar a formar parte de los estándares abiertos en Web. Creo que debemos seguir volcados en los usuarios que ya tenemos y los que quieran conocer y usar Safe Creative; porque son ellos, y nadie más, quien nos da el auténtico valor de un proyecto de ésta índole.

Safe Creative #0910214714290

El Fracaso en los Éxitos