Competencia en la era digital

Cuando la industria del entretenimiento, la que no se quiere o sabe adaptar, se queja amargamente de las copias y descargas de contenidos que hacen los ciudadanos, siempre surge la pregunta de “cual es el modelo de negocio”.

Yo ya me imagino cual es el modelo de negocio de la era digital, pero lo que sí que tengo claro es cual no lo es. Es precisamente el que están pensando implantar, que es cobrar por la copia y descarga de contenidos. Es una muy mala idea, pues compiten con sus propios espectadores, con sus propios clientes o clientes potenciales. Intentar cobrar por aquello que de otra manera podemos hacer sin apenas inversión, es un error.

Quiero que se fijen en Netflix, 8 dólares al mes por el streaming ilimitado de series y películas que es muy posible que antes que tarde esté también ofreciendo sus servicios en España. Cualquiera que lo analice un poco verá que lo que se vende no es el contenido, no pagas más por ver treinta películas al mes que por ver tres, es una tarifa plana. Por lo que se paga es por el servicio en si, el poder ver películas y series cuando quieras en el dispositivo que desees.

Y en el fondo de eso se trata. Si alguna empresa o entidad en España intenta hacer lo que siempre han hecho, vender copias enlatadas, aunque sea en formato digital, no tendrán éxito, porque para eso ya se bastan los ciudadanos por si solos. Es una competencia imposible. Es apostar la supervivencia de una industria a un caballo perdedor. Sólo apostar por dar los contenidos de forma cómoda y sobre todo a muy buen precio, tiene algún futuro.

Aprovechar las recomendaciones de los espectadores, colaborar con ellos, y ofrecerles lo que desean, sin límites, en cualquier dispositivo y a gran escala, es la clave siempre y cuando la codicia de algunos intermediarios no den al traste con este tipo de negocios.

Safe Creative #1012308166271

Competencia en la era digital

Pensando en la industria del entretenimiento y los creadores: Iboria

Iboria.comLlevo unos 8 ó 9 años en esto de Internet, detrás de la pantalla, como quien dice, formando parte de los que de alguna manera “hacen” la Web. No que sea alguien importante, pero al menos participo con mi grano de arena.

Uno de mis principales caballos de batalla es la libertad de acceso al conocimiento, la libertad de expresión y por ende, los modelos de negocio entorno a los contenidos digitales.

Pasé de una fase de estar protestando por todo a una en la que quería aportar soluciones, no porque como consumidor de contenidos crea que esté en la obligación como muchos creen, sino porque el tema realmente me gusta. El efecto puede ser que encuentre alguna manera de ayudar a la industria o destruirla como tal. En realidad es irrelevante.

He comenzado hace pocos meses un proyecto con unos amigos llamado Iboria (web, twitter) que pretende crear un sistema de remuneración indirecta a los creadores y productores de obras independientes usando las estructuras de compartir y recomendar actuales. Será un API que básicamente medirá la atención que reciben los contenidos. La atención será premiada en forma de descuentos para productos o servicios de cuya comisión se hará llegar parte a aquellos que originaron el contenido consumido en primera instancia.

El creador “regala” son contenido, el usuario lo comparte, el usuario es premiado p0r esto (no castigado), compra cosas más baratas, se recauda parte de las comisiones generadas y se reparte entre los creadores de contenidos.

La clave es eliminar la barrera del precio y el DRM y los micropagos que se generan por otra actividad no necesariamente vinculada al contenido digital inicial.

Buen resumen y ¿ahora cómo se guisa? Es complicado y estoy buscando financiación. De hecho ya tengo propuestas para sacar el tema adelante, incluso ya existe algún proyecto que lo quiere usar.

La primera prueba será con contenidos alternativos, no “mainstream” y si ahí se puede obtener algo de dinero, creo que será perfectamente extrapolable a otros tipos de contenidos.

Veremos si mi hipótesis tiene alguno sentido. Lo importante es ver el desafío, competir y ofrecer algo mejor que lo que ya existe, sin molestias y siempre respetando a todos los actores involucrados, salvo, tal vez, algunos intermediarios de la distribución cuyo ciclo ya ha expirado.

Safe Creative #1012308164574

Pensando en la industria del entretenimiento y los creadores: Iboria