Prohibido fotografiar, prohibido recordar

Fotografía tomada dentro de un centro comercialNo sé qué pasa últimamente, pero me enerva la manía casi enfermiza de algunos centros comerciales por impedir que la gente haga fotos dentro de sus instalaciones.

El otro día estaba con mi familia en un centro comercial y se me ocurrió hacer una foto de lo que se veía desde una de las alturas del centro comercial. Como quiera que mi cámara no es precisamente pequeña fue notorio para un “vigilante de incógnito” que estaba haciendo una foto. No tardó en acercarse y conminarme a que guarada la cámara, que estaba prohibido hacer fotos dentro del centro comercial en cuestión.

Sobresaltado no supe reaccionar, guardé la cámara y me quedé calladito e indignado. A la salida comprobé con perplejidad que en la entrada del centro comercial, más bien poco visible, había una pegatina diciendo que estaba prohibido hacer fotos.
A las pocas semanas algo parecido me pasó en otro centro comercial, el cual, por cierto era al aire libre. Aquí le estuve preguntado al segurata de turno por el motivo de tal prohibición a lo que sólo respondió que eran “normas de la empresa”. Yo no haría más fotos, pero seguro que se aquel día se ganó el sueldo ante mi insistencia. Le dejé en paz tras unos cinco minutos ya que el buen hombre sólo cumplia órdenes. Estúpidas, pero órdenes.


Las normas, como las leyes, pueden perfectamente ser completas memeces y ésta es una de ellas. Mencionaré ya de paso que fotos hice, así que fotos tengo de los sitios, como habrá centenares si no miles de fotos hechas dentro de centros comerciales por mucha otra gente. Es impensable prohibir que la gente no haga fotos en sitios abiertos al público como esos.
Sinceramente que no me explico el motivo real para impedir que se hagan fotos ¿miedo a que alguien copie los diseños o la ornamentación del centro comercial en otro? El no hacer fotos jamás ha impedido que se copien escaparates, pero entramos, como no, en la inquina y la sospecha de todo ciudadano. ¿Qué manía es esa de poner a todos sus clientes la pegatina de criminal en potencia?
De acuerdo que son centros privados y hacen lo que les viene en gana, pero mi memoria no es suya. Mi memoria, al ser frágil, necesita de un apoyo, y la cámara fotográfica forma parte de esta necesidad. Privar a la gente de hacer fotos en esos establecimientos equivale a prohibir recordar, además de ser algo totalmente inútil.

La necedad es impresionante cuando se trata te tener mentes pensando qué hacer para hostigar a la clientela, pero se ve que es la moda. Y las modas se acaban o son forzosamente acabadas.
Yo por mi parte seguiré haciendo fotos, hasta que me den toque de aviso, o hasta que algún día esté fotografiando a mi hijo y me digan algo… es posible que ese día acabe gritando un par de verdades al director del centro comercial privado, que por muy privado que sea, jamás logrará prohibirme recordar.

Fotos y texto bajo licencia copyleft (cc)by-sa Fotografías en tamaños originales en: http://www.flickr.com/photos/oneras/

Prohibido fotografiar, prohibido recordar