Fotografía copyleft de la semana

Esta semana de fiestas, banquetes, excesos, traemos una fotografía que me ha gustado, que me ha impactado, no sólo por la calidad fotográfica, sino por el mensaje que escribe el propio fotógrafo y que pego a continuación.

me voy a comer .... el mundo
“¿Qué diablos pasaría en el mundo si todo el mundo pudiera hacer este gesto?
¿Cuanto dinero nos costaría? ¿Cuantas guerras superarán ese presupuesto con creces?”
Es un gesto sencillo, al cual estamos acostumbrados en nuestra sociedad, sin embargo para dos tercias partes de la humanidad este gesto es algo desconocido, irreal.
Existe en el mundo comida y recursos suficientes para todos, sin embargo no parece que sea prioridad de los gobiernos el solucionar los problemas de tantos miles de millones de personas. Da más la sensación de que se pretenda mantener esta situación de pobreza inducida por la mayor cantidad de tiempo posible. Fruto de esta situación es un mundo inestable, un futuro incierto para la humanidad y horrores tremendos sin fin.
No vamos a arreglar el mundo, pero sí es cierto que gracias a Internet se está despertando una nueva conciencia social y que tal vez, sólo tal vez, sea posible mejorar algo las cosas.
Es hora de empezar a cuestionar lo que se nos ha dado como verdad inmutable, es hora de decidir si vamos a poder cambiar algo nosotros, porque nadie lo va a hacer en nuestro lugar.
Fotografía con licencia (cc) by-nc-sa por Luisillo. Más imágenes de Luisillo en este enlace: http://www.flickr.com/photos/luiscdiaz
Fotografía copyleft de la semana

Mejorar un poquito el mundo no es imposible

A veces pensamos que es imposible mejorar el mundo, que intentarlo siquiera puede ser utópico. Muchos nos damos por vencidos durante no poco tiempo y retomamos después el teclado para seguir aporreandolo sacando artículos y pensamientos de lo más profundo con la sincera esperanza de lograr conmover algún corazón y que alguien se empiece a cuestionar lo que hasta ahora le han comunicado como verdad absoluta, como dogma de fe.

Cuando leemos noticias de alumnos agredidos por compañeros, de chavales que mueren del puro terror que situaciones incomprensibles para un espíritu sensible, no podemos menos que sentir una profunda tristeza y lo que es peor, impotencia. Pero ¿qué podemos hacer para arreglar esas situaciones? Los que mueren por los violentos ya no volverán. Los que caen por el fanatismo, por la ira, por el miedo, han caido y nada o poco podemos hacer ya.

No podemos cambiar el pasado, pero hemos de caminar hacia el futuro y buscar soluciones, buscar mejorar algo, aunque sólo sea un poco.

Siempre pienso que Internet es tal vez la herramienta más poderosa que tenemos en nuestras manos para mejorar algo este mundo. La capacidad potencial de la red de redes de mover conocimientos y cultura sin límite a cualquier parte del mundo, de llevar cultura, pensamientos, opiniones a cualquier persona por relativo poco dinero es algo que no debemos perder bajo ningún concepto.

Porque cuando la gente lea, aprenda, comparta, discrepe, dialogue de manera rápida, interactiva y barata las cosas podrán empezar a mejorar.

Hay barreras, como los radicales del copyright, lease SGAE, RIAA, MPAA, OMPI y sus políticos a sueldo que no quieren, que ponen trabas, toda clase de impedimentos y lo hacen mediante leyes absurdas, criminalizaciones de la ciudadanía, campañas engañosas sobre lo que es piratería etc. Hay barreras por parte de las compañías de telecomunicaciones que buscan rentabilizar sistemas tecnológicos obsoletos como el UMTS (3G) a toda cosa impidiendo la implantación de tecnologías inalámbricas de largo alcance que podrían comunicarnos a todos permanentemente y de forma casi gratuita…

Siempre el dolar por delante de la posibilidad de mejorar el mundo. Pienso que si más gente pudiese escuchar en cualquier momento y libremente “Blowin’ in the Wind”, si nos preguntásemos más a menudo las preguntas que siempre tendríamos que hacernos, las cosas podrían mejorar un poquito y toda mejora vale la pena.

Y si las entidades de gestión no quieren, si la industria del entretenimiento y sus políticos a sueldo no quieren, seremos los ciudadanos los que tendremos que hacer algo y demostrarles que no nos hacen falta. Porque en realidad, al final, no son necesarios.

La respuesta, amigo mio, flota en el aire.

Mejorar un poquito el mundo no es imposible

Creative contra sus usuarios ¿y cuántos suman ya?

Sony, Creative, Apple… todos nos quieren vender algo lleno de unas prestaciones que luego no dudan en quitarnos en las sucesivas actualizaciones de firmware. ¿De verdad cree la RIAA (la SGAE de los EEUU) que pueden ir en ese plan recaudatorio prohibitivo amenazante para siempre?

Lo último que encuentro de una noticia de octubre que sale al relucir cuando un cuñado mio estaba mirando de actualizar el firmare de su Zen Vision. Al actualizar los firmwares, se elimina la posibilidad de grabar directamente del reproductor de radio del propio aparato.

Al parecer Creative se encontró ante la tesitura de cobrar un canon por cada nuevo reproductor o eliminar la posibilidad de grabar de la radio. Eligieron no pagar, para ser más competitivos metiendo un sistema similar a las funciones de un DRM que impide hacer algo totalmente legítimo para la mayor parte de usuarios europeos.

Las leyes pueden estar para ser cumplidas, incluidas las del copyright, pero las leyes pueden ser absurdas y en este caso lo son. Las demandas de las entidades de gestión como RIAA y SGAE van en contra del derecho de acceso a la cultura de la humanidad. La mera contemplación de la posibilidad de hacerles caso es un error. El mundo ha cambiado y esas estructuras dinosauricas caerán, no hay otra opción, ante la avalancha de creación copyleft que dejará sin efecto la necesidad de crear más leyes absurdas que impidan acceder libremente a toda cultura.

No somos criminales, no somos piratas por grabar de la radio. En cambio ellos mismos, las RIAAs, las MPAAs, las SGAEs, AGEDIs, PROMUSICAEs están agotando la paciencia de una ciudadanía cada vez más informada de sus derechos.

Por cierto, acabaremos comprando reproductores de mp3 “made in china” sin esas absurdas restricciones. Posibilidades y alternativas a los DRM y estupideces tendremos siempre.

Imagen cortesía de Paco Rives, aka Mermadon con licencia (cc) by 2006