Talibanismo digital. La nueva forma de eliminar la libertad propia

Estoy navegando por mis vicisitudes diarias y me encuentro con Viernes.org que critica proyectos con los cuales colaboro. Bueno, no quiero entrar en ciertos debates porque creo que al final con el tiempo la gente verá la utilidad de cada proyecto y comprenderá las diferencias que existen y la utilidad de cada uno. Pero mi curiosidad me lleva a visitar la home del blog en cuestión. Me encuentro en la cabecera un alarmante recuadro rojo recordándome algo que ya sé, que estoy navegando con un sistema privativo, un maléfico Windows. Me dice que estoy en peligro, me dice que estoy equivocado. Me dice que no soy libre.

Todos me conocéis en mayor o menor medida y sabéis cómo soy. Defiendo el software libre, fui de los primeros en firmar el famoso manifiesto por la cultura, ayudo a coordinar varios proyectos e iniciativas por la libertad en Internet, soy amigo de los principales actores del activismo en Internet. Sin embargo también es conocida mi abierta oposición a las posturas extremas en uno u otro sentido. Mi sinceridad al defender la mesura me ha llevado a discusiones serias con más de un peso pesado. Yo no me callo y si veo que se exagera, pues tengo que decirlo también.

Cada vez siento que las distintas sensibilidades se están radicalizando. No me gusta la radicalización que toma el movimento “copylefter”, lo mismo que rechazo la radicalidad consolidada del colectivo “copyrighter”. El sólo hecho de constatar que existen dos colectivos, dos posiciones enfrentadas me preocupa. En realidad esa es parte importante del problema. Al final no nos damos cuenta de que todos tenemos argumentos buenos, todos estamos más o menos en el mismo barco. Tenemos que llegar a consensos y el enfrentamiento no hace nada por lograrlos.

El problema de radicalizarse es que se entra con demasiada frecuencia en contradicciones. Se cierran puertas y se enquistan los problemas sin existir posibilidad de solución.

¿No soy libre por usar un Windows? ¿Soy libre sólo si hago lo que alguien me revela como verdad absoluta y abrazo gnu/linux sobre todas las cosas?

Me da la sensación de que alguien me quiere adoctrinar y darme su verdad absoluta. Pero no existen verdades absolutas. Parte importante de la libertad, mi libertad es que puedo usar Windows si lo necesito. Parte de mi libertad es que puedo discrepar de la posición oficial de una comunidad por muy en posesión de la libertad que se sienta. Y en la oficina el uso de Windows es, por desgracia, demasiado necesario todavía hoy en día. En casa sí que tengo mi distribución de Ubuntu pero es muy posible que mañana compre un Mac ¿y no soy libre por tomar la decisión de comprar software privativo?

Pero analicemos. Para editar fotografías a nivel profesional, como necesito yo, sencillamente no encuentro aplicaciones de software libre comparables, por ahora, para llevar a cabo un correcto flujo de trabajo. Así pues que acabo teniendo que recurrir a software privativo. ¿Me gusta la idea? No, pero digamos las cosas claras. A veces no tenemos tiempo para andar investigando y escribiendo complejas ordenes de root en una consola en gnu/linux. En un mundo ideal lo haría. Pero vivimos en un mundo que lejos de ser ideal tendrá que aprender a convivir entre las distintas opciones personales a nivel de creación o uso de programas y contenidos.

Personalmente me pasa mucho al explicar los distintos tipos de licencia Creative Commons a la gente. Explico que algunas son más restrictivas que otras y por lo tanto menos “copyleft” que otras. Pero ¿puedo acaso afirmar que los que no usan mi licencia están equivocados? No, eso está lejos de ser libertad.

El respeto empieza por no imponer las ideas de uno, por muy convencido que estemos de que el otro se equivoca. Se trata de convencer pero sin ser rígido e inamovible. Es esencial ser flexible y reflexivo.

Demasiadas veces he podido comprobar que me equivoco. Pero esto me ha demostrado que los demás también pueden estar equivocados y ya sabéis lo que dice Yail Yabarth “empezamos a tener algo de razón cuando admitimos que podemos estar en parte equivocados”.

—–

Talibanismo digital. La nueva forma de eliminar la libertad propia

8 comentarios en “Talibanismo digital. La nueva forma de eliminar la libertad propia

  1. Yo creo que está solemnizando con algo que no tiene ni medio párrafo. Existe el copyright y el existe el copyleft. Es normal que se enfrenten porque son dos modelos de negocio diferentes pero mientras tengas la libertad de elegir, da lo mismo.

    Le leo de vez en cuando, y a veces, no termino de entenderle. ¿Cree que alguien nos adoctrina? Esas palabras, cada vez más gastadas por el uso demagógico, se deberían emplear con Goebbels. Aquí, hay negocio y por ende, campañas para que uses una cosa u otra. Pero nadie le quiere privar de su libertad. ¿No le hace más daño los anuncios de lejía diarios en TV? Porque no recuerdo nada que tenga que ver con la informática fuera del mundo digital.

    “Si lo que vas a decir, no es más bello que el silencio, no lo vayas a decir” El Último de la Fila

    Por cierto, Titanic se realizó enteramente en software libre. No sé cómo no encuentra aplicaciones para fotografía.

  2. Todas tus publicaciones. o al menos las que yo conozco, tienen una licencia libre. ¿a qué viene entonces tanto revuelo porque uses windows u otros soft prvativos?

    The Homeless Bones grabamos con Pro Tools (cuando vamos al estudio) y es privativo. Mi Guitarra Gibson es marca registrada y copyright y nuestro amplis y la batería y las Fender, hasta las marcas de la cuerdas y púas son copyright pero nuestra música es copyleft.

  3. Cuando se me ha planteado la brecha entre windows y linux yo siempre he bajado unos peldaños y he pensado en todas aquellas personas que dia si, dia no me piden consejo y ayuda.

    El analfabetismo digital (y lo de analfabetismo no lo uso con términos despectivos) se empieza quitando con windows, por la sencilla razón de que tiene unos interfaces mucho más generosos con el usuario y porque siempre te acabas nutriendo de amigos. Cambiará cuando las escuelas usen ubuntu y este a su vez sea compible con windows, lo que se acaba imponiendo siempre es la compatibilidad. Y lo hemos visto en los reproductores DVD.

    En cuanto a las licencias ya depende de cada uno. Yo uso una licencia como esta http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.5/es/ .
    Aunque lo de no darle uso comercial me gustaría matizarlo. A mi particulármente me da igual. Peeeeeeero igual a las personas que salen no les da igual, así que me cubro las espaldas y dejo claro que las crónicas que hago no son para ganar dinero, las hago por el placer de hacerlas.

    Además de que siempre ha considerado las licencias libres como una forma de protesta ante el oportunista copyright.

  4. Me molestan los sistemas de alerta que salen cuando entrando en una web me dicen que uso Windows. Lo sé, lo uso. Me molesta que se radicalicen las posturas hasta límites insostenibles por la lógica y la cordura. Me molesta la prepotencia de los que se saben con la verdad absoluta. Se intenta adoctrinar y se prohíbe disentir. Eso ocurre, es un hecho más o menos encubierto, pero es un hecho.

    Todo lo que creo es copyleft (cc) by-sa y entiendo esta licencia como la más copyleft de todas. Pero hay matices. Si alguien usa otra veo oportunidad de debate, no de recriminación.

    ¿Porqué recriminar el uso en lugar de mostrar alternativas reales? Es esencial ser práctico y para ello tenemos que usar las herramientas mejores en cada caso.

    En cuestión de fotografía he dado oportunidad a aplicaciones de SL, y seguiré dándolas, pero no he encontrado nada de referencia que permita un flujo de trabajo profesional a un aficionado avanzado. Hay aplicaciones, sí, pero no con un flujo efectivo.

    No todos tenemos el presupuesto de los productores de Titanic, ni el tiempo, para adaptar un software a nuestras necesidades.

  5. Añadiré algo más sobre el enfrentamiento. Se incrementa. No se hace nada por frenarlo y nos centramos en descalificar pero ¿cuánta energía dedicamos a mostrar alternativas? ¿Cuánto tiempo a buscar acuerdos, a investigar posibilidades? Realmente muy poco. Estamos en la postura del “no”, pero nunca de “quizá”. Y me incluyo.
    Unos dirán que no hay otra opción, que hay que pelear siempre, pero así pelearemos eternamente. Y habrá bajas. Muchas.
    Que unos quieran pelear no significa que tengamos que seguir el juego siempre. Defendernos sí, pero es hora de cambiar de discurso y ser más constructivos y realistas.

  6. ¿Pero de qué bajas hablas? ¿Alguien se va a morir? Por favor. Hace años que probé Linux. Era una Slackware y el calendario decía que 1995. Mira que he leído cosas desde entonces pero no sé qué quieres decir.

    “Me molesta que se radicalicen las posturas hasta límites insostenibles por la lógica y la cordura. Me molesta la prepotencia de los que se saben con la verdad absoluta. Se intenta adoctrinar y se prohíbe disentir.” ¿QUE HABLAS? ¿Quién te prohíbe qué?

  7. Bajas en sentido figurado. En luchas de copylefters vs copyrighters se llegan a enfrentamientos totales que producen que mucha gente se queme cuando defiende un proyecto con mesura y luego unos cuantos jalean de tal manera que queman cualquier punto posible de entendimiento con la parte opositora. En la vorágine caen proyectos interesantes que deberían pervivir cuando igual son ideas que defendidas con calma hubieran podido unir a los que discrepan.

    En muchos ambientes, y conozco más gente que le ha pasado, defender el uso de Windows, licencias o programas propietarios es casi pecado. Se impone un pensamiento único sobre lo que es correcto y el que defiende otra opción es objeto de mofa, burla e incluso insulto. Si se razonan las cosas bien, pero decir que Windows es el diablo es entender muy poco de informática. Esto lo he vivido en listas de correo, en foros (por fortuna cerrados ya) y otros ambientes.

    No le veo utilidad a las posturas inamovibles que son casi actos de fe, pero que no se sostienen con frecuencia a análisis científicos sosegados.

    Mucha gente tiene miedo de decir hoy en día que usa Windows, porque se le mira mal. Eso me parece muy negativo, así como la condescendencia.

    Llevo probando distribuciones de gnu/linux desde hace años y he visto la evolución y me encanta ver en lo que se está conviertiendo. Y sólo ahora creo que lo puedo recomendar a la gente. Hace no mucho un usuario normal no podía usarlo. Es necesario entender cómo usa la gente los sistemas operativos y qué hay que darles. gnu/linux no siempre ha estado muy acertada con todo ello.

  8. #BlaBlaBLa No sé si este post, como algunos otros, serán más largos que los discursos de Fidel Castro, pero lo que está claro es que por lo menos estan escritos con nombres y apellidos y no bajo un pseudonimo como otros cobardes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s