La letal hipocresía de la banda asesina y cobarde ETA

Tal y como he comentado en Meneame, y repito aquí, tras el último atentado de ETA (Energúmenos Terroristas Asesinos según una definición que mejor les califica), demuestra, o consuma el engaño e intento de engaño no sólo a la ciudadanía en general sino incluso a sus bases, constituida por muchas personas que en más de un caso vieron con buenos ojos el alto el fuego “permanente” de la mafia terrorista.

Las actividades criminales y cobardes de la banda demuestran algo que muchas veces pasamos por alto pero que es esencial analizar y comprender en profundidad. ETA, pese a lo que la gran mayoría de la población vasca le ha requerido, se niega a abandonar las armas y disolverse. En lugar de eso sigue tutelando a una ciudadanía a la que no respeta y a la que no considera con capacidad de decidir por si sola y luego piden en un ejercicio de hipocresía, que elimina cualquier atisbo mínimo de credibilidad, que se respete la voluntad del Pueblo Vasco.

La propia existencia de ETA, el brazo militar que haría muy buenas migas con los defensores del término “daño colateral”, no respeta la voluntad de un pueblo al que dice defender para que su voluntad sea respetada. Esta hipocresía letal demuestra que el fin último de estos asesinos no es otro que el perpetuarse mientras pueda, porque hace tiempo que sus “argumentos” han sido uno por uno desmontados, no sólo por aquellos que no apoyan la independencia del el País Vasco de manera cabal, sino incluso por aquellos que sí la apoyan. Hablo de grupos políticos o facciones políticas que han demostrado que se puede luchar por la independencia con las herramientas que los tiempos modernos nos otorgan, mediante la palabra, la concienciación, la movilización social y la renuncia inequívoca a todo tipo de violencia.

Si la ETA percibe que la “violencia” que se ejerce sobre ella es mala, la suya no deja de ser por ello mala (más bien peor en términos relativos) y se califica por tanto a si misma.

En cualquier caso la ciudadanía hace tiempo que se ha cansado, décadas  ya, y ya nada será igual que antes. Ahora podemos hablar alto y claro pues vemos cómo será el futuro y sabemos qué es realmente lo que preocupa a la sociedad y desde luego que no es lo que diga ETA, más bien lo que haga, pero sobre todo los problemas sociales que por causa de estos asesinos cobardes y mafiosos pasan a un desgraciado segundo plano, como la situación laboral y financiera de una sociedad que sufre el embate de la especulación más descarnada. Una sociedad a la que la actividad de una panda de asesinos no le parece más que una burda maniobra para conseguir publicidad gratis y perpetuarse económicamente a costa del sufrimiento de terceros.

La letal hipocresía de la banda asesina y cobarde ETA

2 comentarios en “La letal hipocresía de la banda asesina y cobarde ETA

  1. JSA dijo:

    Sí pero…cuando hay un crimen hay un primer culpable que es siempre el asesino. Sin embargo, si a un asesino múltiple hay un juez que lo pone en la calle rápidamente ¿ese juez no tendría también alguna culpabilidad?

    Comento esto porque NADIE, con independencia del partido de que se trate, se ha embarcado en una negociación política con los asesinos como lo ha hecho el actual presidente en su comentado delirio de conseguir el premio Nobel de la Paz.

    Suárez entendió mal lo que era la banda de asesinos y puso en la calle a muchos de ellos creyendo que eran antifranquistas y que, una vez muerto Franco, se había acabado todo. Los resultados fueron los famosos “años del plomo”.

    González y Aznar han tratado también de buscar el contacto y, cuando vieron que no había nada que hacer, tiraron la toalla y fueron por la vía policial y judicial.

    Lo de Zapatero, en cambio, recuerda a la situación de los Estados centroamericanos negociando con las “maras” no se sabe qué. No sé si su “ansia de paz” será infinita como pregona. Desde luego, su vanidad sí que lo es.

    ETA estaba prácticamente muerta en 2004 y quien la ha resucitado es Zapatero. Lamentablemente ni la historia le pasará factura. La indigencia moral e intelectual del sujeto le convierte en insolvente para pagarla. Si ETA asesina, es culpable y responde a la naturaleza de la banda de asesinos que es.

    Si, en lugar de desaparecer, hoy está fortalecida, ya no le podemos echar la culpa a ETA. Esa culpa tiene un único culpable. Ese culpable hoy reside en la Moncloa y su partido, a pesar de que muchos dicen estar en desacuerdo, le sostiene en el puesto por una disciplina mal entendida y que dice mucho sobre el propio partido.

  2. Hola JSA,

    En el post no he querido entrar a valorar la iniciativa del JL Rodríguez Zapatero, sino hacer una reflexión sobre el engaño de una banda asesina a gran parte de su propio entorno.

    Tampoco puedo valorar de manera objetiva el asunto de la “negociación” pues me falta mucha información, información que por otra parte ha sido muy manipulada desde muchas perspectivas.

    Pongo por delante que no soy votante de partidos políticos desde hace un tiempo ya, pues todos, todos me han demostrado de qué van en realidad. Creo que son ajenos a la realidad social, incompetentes, corruptos, etc.

    Pero comentando tu comentario he de decir que a mi no me pareció mal que se iniciara una negociación. Vivo en el País Vasco, he sido amenazado y he vivido el asesinato de personas cercanas así que sí, tenía esperanzas de que esta locura acabara. Esto es muy subjetivo y fruto del interés de no tener que explicar a mi hijo que hay una banda de gente matando a gente porque piensa distinto.

    Sí creo que posiblemente los negociadores del Estado no fueran lo suficientemente fuertes o contundentes ante ciertos acontecimientos que se fueron dando. No obstante no me atrevo a asegurarlo.

    En cualquier caso, lo que sí creo que es bastante demostrable es que la banda asesina ha cambiado mucho tanto de objetivos como de reclamaciones, miembros, etc a lo largo de los años y sigue cambiando, no siendo la ETA de hace diez años la misma que la de hace 20 ni la que es ahora. Es decir, la banda criminal siempre ha sido criminal, asesina, militarista, pero no es inmutable. Muta y así lo hacen las circunstancias. Constatar que en esencia no quieren la paz, porque no les conviene (al no aterrorizar pierden rápidamente su poder, su influencia sostenida por la pólvora), es algo que se ha hecho y tal vez se siga haciendo, sólo que ahora ya sólo les queda la baza del abandono de lar armas, cosa que no harán en décadas, y mientras dejarán un reguero de sufrimiento a los ciudadanos.

    Lo que ha habido en ETA es una fricción en su cúpula, pugnando la rama más violenta por ostentar más poder e influencia, y la “menos violenta” (atención a las comillas) por buscar una salida a una situación insostenible.

    Si a esto sumamos intereses electorales de muchos partidos políticos mayoritarios tenemos un coctel en el que los únicos perjudicados somos los ciudadanos.

    Y creo que responsabilidad no es que la tenga sólo el Sr. Zapatero, sino que la tiene además también el Sr. Rajoy, pero diré más… la tenemos un poco todos. Pero los vencedores absolutos en responsabilidad son los asesinos.

    Dudo que en 2004 la banda estuviera en las últimas y más viendo cada día la clase de chusma de cantera que por estas bellas tierras del norte viene con fuerza descerebrada, sádica y asesina a reemplazar a los actuales miembros de la sangrienta banda. Las cosas sólo van a ir a peor. Veremos cosas espantosas en las próximas decadas… Matarán y nos matarán y el sufrimiento irá en aumento.

    Lo que quiero decir es que ETA no desaparecerá por la vía policial, y demuestra que tampoco por la del diálogo. ETA desaparecerá por la presión de una ciudadanía que les dió la espalda hace décadas, desaparecerá porque su propio mal la fagocitará, desaparecerá porque el grito atronador de la gente, aunque sea a través de Internet, acabará con su influencia bestial.

    ETA es un monstruo sangriento y moribundo. Un negocio que no cabe ya por más tiempo en el siglo en el que estamos y somos los ciudadanos los que tenemos que tener esto claro y dejarlo claro. Tendrán que comprar muchas balas para matarnos a todos. No tienen ni tendrán suficiente dinero para semejante gasto. La razón se impone a la sinrazón. La verdad a la mentira, el argumento a la bala.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s