La eficacia para proteger la creación de las licencias Creative Commons

Últimamente estoy leyendo bastantes noticias sobre el “robo” de obras, en concreto fotografías, por parte de publicaciones y publicistas sin dar el crédito de la autoría a los fotógrafos. Pese a que esto ocurre tanto con fotografías con copyright restrictivo como con aquellas con licencias más abiertas, como las que emplean las de tipo Creative Commons, me encuentro con que queda una falsa impresión sobre que las licencias, llamemoslas “copyleft” ofrecen menos protección que el copyright de “todos los derechos reservados”. No en vano me he encontrado que algunos fotógrafos que usaban licencias creative commons, ante una (o varias) experiencias de este tipo, deciden cambiar, dejar de usar estas licencias y se pasan a la restricción de derechos del copyright restrictivo (que afectan claro está el acceso a la cultura de otras personas) y algunos que incluso acaban implementando todo tipo de medidas de tipo DRM.

Sin embargo creo que hay que romper ciertos mitos y argumentar si la supuesta protección de las licencias restrictivas es mayor o no que las más abiertas. Yo sostengo que por un lado las licencias tipo copyleft ofrecen una mayor protección efectiva en el ámbito digital y que el uso de procedimientos tipo DRM y licencias restrictivas es negativo tanto para el autor como para, y no es menos importante, aquellos que desean acceder a la cultura.

Seguramente toda la supuesta desprotección de las licencias CC venga de la ignorancia por parte de muchos que emplean fotografías ajenas en sus trabajos o publicaciones sobre los términos contractuales de éstas (basadas en la legislación del copyright), así como de la falta de un registro efectivo de propiedad intelectual digital, hecho este último que en breve va a dejar de ser un problema merced a una importante iniciativa llamada SafeCreative que está ahora en fase alfa.

Otra cosa importante que no hay que perder de vista es que aunque cedamos parte de los derechos patrimoniales, no cedemos los derechos morales, así pues, si alguien usa una fotografía nuestra en un contexto con el que no estamos de acuerdo por cuestión de imagen, etc, siempre podemos reclamar la retirada de la obra.

Creo que las licencias Creative Commons son más efectivas en la protección que las licencias de copyright restrictivo, los motivos son básicamente que favorecen evitar la tentación del plagio o robo que muchas veces se deriva del tedio que supone para la gente que usa fotografías ajenas el contactar con el autor para pedir permiso expreso. Si se concede ya dicho permiso es más fácil que mencionen la licencia y no se otorguen ellos mismos la autoría. De hecho los derechos más vulnerados pertenecen a autores que usan copyright restrictivo. No hay más que ver la cantidad de imágenes que hay por la internet supeditadas al copyright de blogs, webs, portales que nada tienen que ver con la autoría de dichas imágenes. Sin embargo cada vez más se usan imágenes y otras creaciones con licencias CC mencionando la autoría, es decir, dando crédito al autor y estableciendo correctamente la licencia. En este blog, por ejemplo, siempre que se puede se usan fotografías con este tipo de licencias, con enlace a la licencia así como al autor (galería, blogs, etc).

El problema actual de la supuesta desprotección es por la falsa impresión que tienen algunos sobre este tipo de licencias. Asocian copyleft a “ningún derecho reservado” y por ende esta misma definición al Creative Commons. Es algo cómodo de pensar, pero no es correcto, pues en realidad hablamos de “algunos” derechos reservados. Entre estos derechos siempre reservados está la autoría, y los derechos morales en general sobre la obra. Esto significa que siempre que se use una creación con licencia Creative Commons se han de acatar las condiciones contractuales de la licencia si no se quiere incurrir en un ilícito o una ilegalidad.

Además, pese a lo que pueda pensar mucha gente, dar crédito al autor es tremendamente positivo para aquellos que lo hacen, pues ofrece cierto rango de fidelidad y buenas vibraciones en Internet y el concepto de web 2.0. Reconocer el mérito y trabajo de otros es positivo para que sea reconocido el nuestro, sin embargo el no hacerlo causa exactamente el efecto contrario gracias a que la red social realiza una amplia cobertura denunciando a los plagiadores con los consiguientes efectos negativos tanto económicos como a nivel de imagen.

En plena era digital y gracias a Internet es esencial que los que apoyamos y colaboramos con Creative Commons informemos de de todo esto, no sólo a los creadores, sino también a aquellos que usan las fotografías para que no piensen que la licencia (cc) es un territorio de nadie, sino que está bien regulado y establecido qué y qué no se puede puede hacer. Y ante la duda, siempre queda preguntar.

—————————-

Texto artículo por Mario Pena bajo licencia (cc) by-sa V3.0.

Imagen superior por e’s bajo licencia (cc) by-sa v2.0. Más imágenes del autor aquí.

Imagen inferior por Stygiangloom bajo licencia (cc) by. Más imágenes del autor aquí.

La eficacia para proteger la creación de las licencias Creative Commons